Nación

Eurodiputados: no hubo “golpe”, demandan libertad para presos políticos

Demandan gestos al Gobierno para un diálogo nacional: que cese el acoso y la persecución y que regresen organismos internacionales de derechos humanos

Una misión de de diputados del Parlamento Europeo, al concluir su visita a Nicaragua, descartó que en el país se haya cometido un intento de golpe de Estado, como alega el régimen de Daniel Ortega, porque esa tesis es “especulativa y partidista” y porque “no está sustentada en ninguna prueba”.

En cambio, pidieron que se retome el diálogo para resolver la crisis que inició en abril del pasado año, aunque para ello pidieron “tres gestos” como condiciones mínimas para que esa iniciativa pueda prosperar y es que el régimen  permita “libertad provisional de los manifestantes presos, al menos bajo la figura de casa por cárcel,  que cesen las limitaciones a las libertades y el acoso a los líderes sociales que ejercen derechos y libertades fundamentales y que permita la vuelta al país de los organismos internacionales defensores de los derechos humanos”.

“El Gobierno y sus interlocutores oficiales nos insisten en la tesis de un golpe de Estado violento, actos terroristas, violencia, y sobre todo una agresión externa. No creemos en esta hipótesis”, dijo en conferencia de prensa, el español Ramón Jáuregui, en representación de los 11 eurodiputados que visitaron Nicaragua por tres días, hasta este sábado, para evaluar la crisis.

Errores del Gobierno

Los eurodiputados se mostraron convencidos de que la crisis de Nicaragua es una consecuencia de “la represión”e insistieron en que el diálogo “entre nicaragüenses” es la única salida.

Para ellos, la “libertad de movimientos, de reuniones, de expresión, es condición ‘sine qua non’ para un proceso de negociación democrático” como el que reclaman pues consideraron “inadmisible” escenas como las del viernes, en las que varios líderes sociales fueron retenidos por la Policía tras reunirse con la misión.

Jáuregui señaló que “el Gobierno cometió un error” al haber expulsado al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), ambos organismos tutelados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

También fue un “error” del Ejecutivo sacar del país a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como despojar de su personalidad jurídica a organismos de derechos humanos locales.

Llamado a la paz

A la oposición de Nicaragua, los eurodiputados le recomendaron que “reitere su mensaje de paz, que reitere que solo con la palabra y con los votos pretende acceder al poder político”.

“Quizá sea innecesario, pero es imprescindible: Nunca más violencia en Nicaragua“, resaltaron los diputados del Parlamento Europeo que instaron a la oposición a además a que se articule para hacer “más factible ese diálogo” para resolver la crisis.

Los eurodiputados no adelantaron si estarían dispuestos a participar como mediadores en un diálogo en Nicaragua, pero reiteraron su apoyo al proceso.

En un informe presentado este sábado en Managua, la delegación de eurodiputados dijeron que las protestas han sido legítimas y que en democracia se debe estar dispuesto a perder.

También advirtieron que la Unión Europea podría tomar decisiones legales, en referencia a los acuerdos que tienen con Nicaragua porque “la situación actual de Nicaragua en materia de derechos humanos y democracia no es compatible con el Acuerdo de Asociación” que tienen con Centroamérica y con el país.

Sin procesos adecuados

“Los procesos judiciales no gozan de las garantías procesales y penales suficientes”, sentenciaron los eurodiputados en la conferencia de prensa.

Política orteguista del “vamos con todo” falla con europeos

Además, criticaron que en Nicaragua haya periodistas presos, otros en el exilio y varios medios de comunicación cerrados o atacados.

Se refirieron a su encuentro con Miguel Mora, director de 100% Noticias, que se encuentra detenido en condiciones carcelarias “no adecuadas”.

“Miguel Mora llevaba 35 días en una celda sin poder ver el sol. Nos pidió luz y una biblia… no es admisible”, sentenciaron.

Advertisements

Más en Nación

Send this to a friend