Política

Expreso político, exalcalde y ahora exiliado, acusa a nueva alcaldesa de pactar con el FSLN

Exalcalde revela trama y “pacto” en pugna por el poder en Mulukukú

Apolonio Fargas asegura que Silgia Gómez, la nueva alcaldesa, habría pedido 10 000 dólares para retirarse y dejar gobernando al Concejo Municipal



Apolonio Fargas, exalcalde de Mulukukú, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, fue acorralado por la Policía Nacional hasta que abandonó todo y decidió exiliarse. Su dimisión destapó una pugna por el poder en ese municipio entre la nueva alcaldesa Silgia Gómez, a quien acusa de haber pactado con el Frente Sandinista y el Concejo Municipal que intenta deshacerse de ella bajo el argumento que ellos son la máxima autoridad municipal.

El político liberal, que además fue preso político del régimen de Daniel Ortega, intentó recuperar su vida y su cargo luego de haber sido excarcelado, pero Gómez y el Frente Sandinista no se lo permitieron.

Desde su exilio, Fargas explicó en entrevista con CONFIDENCIAL las razones por las que su partido intentó sacar a Gómez de la alcaldía de Mulukukú. Reveló que ella habría pedido 10 000 dólares para renunciar su cargo y “cuando llegó el momento de hacerlo, ella faltó a la palabra”.

Para el exalcalde la razón por la que el Frente Sandinista intenta apoderarse de la alcaldía de Mulukukú es conseguir un control absoluto en el Consejo Regional de la Costa Caribe Norte, ya que este es el único municipio que no tenían bajo control.

Esta es la segunda vez que un alcalde electo en la casilla del PLC, en el municipio de Mulukukú,  se pasa al Frente Sandinista. Fargas intentó restarle importancia a la actual alcaldesa, alegando que “ella nunca ha sido del PLC” sino que su elección fue el resultado de una alianza con el PLI y señaló que “el partido no es el causante del problema, sino la ambición de poder de cada persona”, ya que cuando se tiene poder “cuesta tener dignidad”.

¿Qué es lo que está pasando en Mulukukú?

Es lamentable como (que) una dictadura trata de cualquier manera apoderarse  del poder, no tomando en cuenta ni respetando la autonomía municipal, la Ley 40 y la Ley 261 (Ley de Municipios) donde establece que la máxima autoridad (municipal) es el Concejo Municipal.

Usted renunció a su cargo de alcalde y el Concejo Municipal designó a un concejal en su lugar ¿Por qué fueron en contra de la Ley de Municipios?

Recordemos que Apolonio Fargas Gómez renunció a su cargo no porque lo haya querido abandonar sino por la situación de persecución política hacia mí. Tomé la decisión de abandonar, no solo el cargo, sino el país e hice mi renuncia ante el Concejo Municipal. El Concejo Municipal considerando que (la vicealcaldesa Silgia Gómez) ya había estado (administrando la alcaldía durante) once meses y… había demostrado que no tenía manejo sobre los recursos y los fondos de la Alcaldía, decidió poner a la persona que consideraron que tenía competencias para la administración pública…

Pero Silgia Gómez se hizo cargo de la Alcaldía mientras usted era preso político ¿Por qué ahora ya no la apoyan?

Recordemos que ella estaba asumiendo momentáneamente mientras yo era liberado, porque estuve once meses preso sin haber sido llevado a juicio…, una vez que salgo vuelvo a asumir la Alcaldía Municipal, pero Silgia Lorena Gómez, vicealcaldesa en ese momento, me echa a la Policía el día 29 de julio (2019). Ella (participó) en un complot del comisionado de Siuna y de Auxilio Judicial el comisionado Pérez Olivas. Mientras yo estaba sesionando en la Alcaldía ella estaba denunciándome por un montón de delitos, además se prestaron a eso el exalcalde Guillermo Dávila Lara, Selmira Ruiz (madre de la vicealcaldesa) y Arlen Soza, ellos me echaron la Policía para poder quedarse en poder.

Pero insisto la ley dice que en ausencia del alcalde, le corresponde al vicealcalde asumir el cargo. ¿Por qué no respetaron eso?

El día 24 de agosto en una reunión que se realizó en Managua con la junta directiva del Comité Ejecutivo Nacional del partido, porque yo me debo a un partido, ella nunca ha sido liberal… hicimos un acuerdo donde los dos renunciábamos al cargo, ella por su lado y yo por el mío, porque el Cconcejo está claro que no puede trabajar con una persona de esa naturaleza. Ella primero pidió que le dieran 800 000 córdobas, después se estableció que le iban a dar 10 000 dólares para que con eso se retirara, mientras yo dije: yo fui electo por el pueblo y no quiero ningún centavo, me retiro por la persecución de la Policía y para que pongan a otra persona por el bienestar de mí municipio.

¿Les dieron dinero?

Le voy a ser bien claro. Cuando llegó la hora de renunciar, ella es informal, ella falló a la palabra. Yo sí lo hice porque obedezco a una estructura partidaria. Cuando el partido me dijo “vos ¿qué decís?” Yo respondí que no tenía ningún problema para hacerlo y sin embargo, ella hizo lo contrario porque ella se cobija bajo las naguas del Frente Sandinista.

¿Por qué consideran que la vicealcaldesa pactó con el FSLN?

Yo creo que hasta está demás contestar la pregunta. Pero si recordamos el día de la sesión del Concejo Municipal las dos bancadas PLC y CxL apoyaron la decisión (de nombrar a un concejal como alcalde) y le dijeron “ya basta, no tenés capacidad de gobernar este municipio, nos quedaste mal, hay tantas situaciones adversas, malversación de fondos y no podés seguir manejando este municipio”; sin embargo, una minoría de concejales sandinistas y ella adujeron que ella tenía la razón. Si usted mira la grabación uno de los concejales sandinistas dijo que ellos estaban en su total apoyo a ella…

El alcalde de Mulukukú, Apolonio Fargas, también es un preso político excarcelado. Carlos Herrera | Confidencial

Esa malversación de fondos que usted menciona ¿eso era lo que iban auditar el día que la Policía se tomó la alcaldía?

Eso debieron haber hecho, pero la persecución no era para ella, era para mí. Porque cuando usted y yo nos ponemos de acuerdo para hacerle daño a alguien conspiramos en contra. Estaban auditando el proyecto de agua que fue ya dos veces juzgado, dice la ley que nadie puede ser juzgado dos veces por la misma causa, la Contraloría me absolvió y dio por cerrado ese caso; sin embargo, la Silgia me denunció por el mismo caso… y llegó a las manos del partido (PLC) el documento donde a ella le tomaron su declaración en la Policía Nacional a través de Auxilio Judicial Managua y Auxilio Judicial de Siuna. En cambio, ella tenía un montón de denuncias en la Contraloría porque había malversado, pero ellos no estaban interesados en perseguir un delito sino en crear un delito hacia mí.

¿Cuál es su percepción sobre la resolución del Concejo Supremo Electoral?

Recordemos que el partido (PLC) recurrió a la Ley 40 y a la Ley 261 que establece que el Concejo tiene autoridad para nombrar, poner o quitar. Esto se hizo a través de la Secretaría de Atención a Partidos Políticos, de Julio Acuña, que estaba dirigida al Concejo Supremo Electoral en pleno y si ven la resolución ni siquiera le notificaron al partido aunque los escaños son del partido… Esperábamos que se pronunciara el Consejo en pleno, aunque son monigotes y sabíamos que iban a decir lo mismo, pero debieron respetar el procedimiento y sin embargo lo que hicieron fue llamar (a la vicealcaldesa) y juramentar.

¿Qué interés particular podría tener el FSLN en ese municipio?

Primeramente ellos habían apostado a que en el 2017 iban a recuperar esa alcaldía. Recordemos que es un municipio liberal, un municipio joven que si ustedes recuerdan en la década de los años ochenta fue una base militar donde miles de jóvenes fueron a entrenar para enviarlos a los campos de muerte, a los campos de batalla en las montañas y que luego se convirtió en un municipio de una gran trascendencia liberal.

¿Pero qué hay en Mulukukú que no tenga el Frente Sandinista en este momento?

La verdad es la población votante, porque aunque sea un municipio pobre es un municipio muy productivo, es un municipio ganadero, quieren manejar a los ganaderos. La verdad es que es el único municipio (liberal) en la región norte caribeña, ellos lo que quieren es tener control absoluto de la Región Caribe Norte y fue el único municipio que de tres concejales que llevábamos alcanzamos  a tener dos (escaños en el Consejo Regional), si no hubiesen trasladado gente de la zona de Río Blanco a votar a Mulukukú y la gente que le pertenecía a la circunscripción seis la empadronaron para que votaran en la región diez, hubiésemos logrado los tres concejales, es una forma de control político en la región.

No es la primera vez que un alcalde liberal de Mulukukú se pasa a las filas del FSLN ¿Por qué considera que ha ocurrido esto?

Yo creo que es la ambición de poder. Yo creo que el partido no es el causante sino la ambición de poder de cada persona, una vez que se llega al poder uno tiene autonomía y recordemos que en el único partido donde hacen prevalecer el transfuguismo político es el Frente Sandinista. Ahí te sacan o te matan, en los partidos democráticos no hay esas frases que les han venido diciendo a aquellos que se han querido pasar del Frente a ser oposición, eso no existe en los partidos demócratas. Qué es lo que pasa, no es el partido (liberal) sino que los intereses de cada persona los obligan a irse (al FSLN). Cuesta tener dignidad y quiero decirle y dejar más que claro, ella (Silgia Gómez) no es PLC, del PLC soy yo, ella era una aliada que quisimos llevar para trabajar por la unidad, ella no es PLC que eso quede claro.

Veamos al futuro ¿Es posible gobernar sin el respaldo del Concejo Municipal? ¿Con qué apoyo cuenta la nueva alcaldesa de Mulukukú?

Si se respetaran las leyes eso -en este momento- sería difícil para un alcalde porque no tendría los votos necesarios… sería un municipio ingobernable si se respetaran las leyes.