Nación

Reafirman voluntad de presionar hasta que libere a los reos de conciencia que siguen encarcelados

Excarcelados reclaman libertad de los más de 80 presos políticos restantes

Familiares de presos políticos y excarcelados realizaron un plantón afuera del sistema penitenciario. Foto: Carlos Herrera

“Los excarcelados siguen siendo rehenes bajo medidas cautelares”, afirman Unión de Presos Políticos y Unidad Nacional



La Unidad Nacional Azul y Blanco y la Unión de Presas y Presos Políticos de Nicaragua (UPPN), anunciaron que, ante el vencimientos del plazo de 90 días en los que la dictadura Ortega Murillo se comprometió a liberar total y definitivamente a todos los reos de conciencia, rechazan el posicionamiento del Gobierno sobre el cumplimiento de los acuerdos firmados en la mesa de negociación en marzo de este año.

“No todas las personas han sido liberadas, contabilizando a la fecha más de 80 presos y presas políticas (84 de acuerdo al nuevo conteo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia) en esa condición. Los excarcelados siguen siendo rehenes bajo medidas cautelares, no gozan de ninguna libertad y siguen asediados”, dice parte del comunicado.

Luis Quiroz, presos político excarcelado, añadió que existen casos de presos políticos que han sido encerrados bajo el argumento de delitos comunes, sin embargo, no detalló los nombres de estas personas. Asimismo, dijo que hay detenidos que fueron obligados vía tortura a inculparse por delitos que no cometieron.

La UPPN expresó en su comunicado que los niveles de represión siguen aumentando bajo diferentes modalidades, incluido el ataque a las iglesias, secuestros, asedio familiar, amenazas en redes sociales, todo con la venia de la Policía Nacional apoyados por turbas y fuerzas paramilitares.

“Exigimos la liberación inmediata de los más de 80 detenidos que permanecen en las mazmorras de la dictadura. También medidas de reparación para los excarcelados y demandamos que nadie más debe quedar en la cárcel por luchar por su libertad”, refiere el documento, que ahonda en la exigencia de la recuperación de la libertad de asociación, movilización y libertad de prensa.

Otro de los presos políticos en la mesa de conferencia indicó que hasta que los derechos fundamentales no sean devueltos a los nicaragüenses, no es posible que se celebren elecciones, pues todos asistirían a un fraude y a un fortalecimiento de la dictadura.

Quiroz afirmó que seguirán firmes en la búsqueda de justicia y libertad al lado de las víctimas del régimen y alentó a la ciudadanía a continuar movilizada, a organizar acciones de resistencia constantes y progresivas en cada rincón del país y en el exterior exigiendo la salida del régimen Ortega Murillo.

Al final de la conferencia al menos doce patrullas cargadas de antimotines asediaron el hotel en el que se desarrollaba la actividad. Cerraron la vía y luego los agentes policiales se plantaron en la entrada del local. Todos eran dirigidos por el comisionado Fernando Borge, quien ante las preguntas de los periodistas, decidió callar.

El asedio duró alrededor de 30 minutos. Finalmente ante una orden del mismo Borge los oficiales se montaron a sus patrullas y despejaron la zona.

Plantón en La Modelo

Este miércoles por la mañana familiares de los más de 80 presos políticos que aún permanecen en las cárceles de la dictadura, tras el vencimiento del plazo para su liberación, este 18 de junio, se concentraron afuera de la cárcel La Modelo, para exigir su libertad inmediata, de acuerdo al compromiso que adquirió la dictadura de Daniel Ortega con la Alianza Cívica, en la mesa de negociación que permanece suspendida.

Con globos y banderas azul y blanco, que se han popularizado como símbolo de la protesta contra el Gobierno de Ortega y Murillo, pancartas y fotografías de sus familiares, los familiares comenzaron a reunirse desde las 7:00 de la mañana afuera de la cárcel.

Lizbeth Cornejo, hermana de Bryan Cornejo, quien fue condenado a seis años de prisión por robo agravado, llegó a demandar la salida de su familiar, pues según ella le imputaron un delito común para evitar que fuera liberado como ha sucedido con los otros reos de conciencia.

“Mi hermano es inocente. A él lo secuestraron el tres de julio cuando salía de su trabajo en el mercado Roberto Huembes. Daniel Ortega dice que ya liberó a todos los presos pero es falso, porque siguen varias personas detenidas. Tiene que liberarlos a todos. A mi hermano lo tienen preso porque siempre participó en las marchas pacíficas”, expresó Lizbeth.

Cristina Rodríguez, familiar del preso político Edward Lacayo, conocido como la Loba, también asistió al plantón para exigir a la dictadura que libere a quien fue en su momento uno de los líderes de la protesta en Monimbó, Masaya.

“A mi primo lo he visto flaco, él era un hombre fuerte, blanco, pero ahorita me lo tienen mal. Han tratado de que se venda pero él no se vende. El Gobierno se está desquitando con él, porque fue activo en las protestas en el barrio. Yo por eso pido su liberación, porque su único delito fue protestar contra el Gobierno”, finalizó Rodríguez.

Al finalizar el plantón autoridades policiales secuestraron a un joven que participó en la manifestación pacífica. Hasta el momento se desconoce el nombre del joven, que presuntamente está detenido en la delegación de Tipitapa.