Economía

Exportaciones nicas, que esperaban crecer, caen 150 millones de dólares

Entre enero y agosto, el país ha perdido ingresos por más de 104 millones de dólares, en ventas internacionales de café, carne y azúcar

Al finalizar agosto, el país había exportado 1895.7 millones de dólares, lo que es inferior en 2.0% a los 1933.6 millones exportados a la misma fecha del año anterior. El problema es que la suma efectivamente exportada es inferior en 150 millones a lo que pronosticaban los expertos de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

“Ese 2.0% pareciera no ser mucho, pero representa (en este momento) un impacto de 37.9 millones de dólares. Nosotros teníamos una proyección conservadora de crecer 6% y optimista del 10%”, reveló Guillermo Jacoby, presidente de APEN, notando que la diferencia entre su previsión más conservadora y la realidad observada representa ocho puntos porcentuales menos, o sea, unos 150 millones de dólares.

El detalle de la información disponible en el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), muestra caídas en cinco de los diez productos principales que exporta el país, todos los cuales representan el 76.2% de los ingresos totales por ventas al exterior.

Las razones son variadas: baja en el precio promedio de los productos exportados, (en cuatro de los diez casos), o disminución en los volúmenes de cuatro de los rubros colocados en el exterior.

Lo grave es cuando un mismo rubro sufrió caída en volumen y monto, (lo que explica la caída de 63.9 millones de dólares (-14.4%) en café, y de 28.3 millones (-8.0%) en carne, y un caso (el azúcar), en el que los precios se desplomaron en -12.8%, generando una caída de 11.8 millones en los ingresos, pese a que ese sector aumentó sus envíos en 24.8 millones de kilos.

El sector industrial representa el 14.8% del producto interno bruto; procesa el 75.7% de las exportaciones; genera el 21% del empleo formal del país, y contribuye con el 25% a 30% de la recaudación fiscal, y ahora reporta una caída de 30% a 40% en la producción, en especial en mayo y junio.

“Necesitamos un acuerdo político”

La razón principal son “los tranques, que impedían la circulación de los productos”, explica Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), quien refiere que “algunas empresas tuvieron que embodegar su producción”, y comenzaron a producir en agosto, pero a 85% o 90% de capacidad.

La afectación fue más severa para las pymes, con caídas de hasta 50% de producción. Si bien es cierto que “algunas están volviendo a operar, necesitamos alcanzar un acuerdo político”, afirma Maltez.

La falta de crédito afecta a pymes e industrias, sea que estén dedicadas a la manufactura, el turismo, la construcción, la venta de viviendas o la de vehículos.

“Si no hay acuerdo no se podrá solventar la situación económica, y 2019 sería un año más duro para todos. Si el Gobierno quiere que el país se recupere en 2019, tiene que oír este llamado…”, insiste el líder gremial.

Sin confianza, no hay inversión

“La falta de inversión es otro problema serio… que ocurre por desconfianza”. Para que los inversionistas vuelvan a confiar en Nicaragua, se requiere “estabilidad política y social para que haya estabilidad económica”, sentenció Sergio Maltez.

Sobre el mismo tema, Jacoby explica que el impacto mayor de las tomas de tierra fue obligar a que los inversionistas se sentaran a esperar a ver el desenlace de la crisis, para decidir si apostaban por Nicaragua o no.

Detalla que “lo que puede verse afectado son las inversiones que estaban planificadas. Las inversiones que se iban a hacer ya se hicieron, pero las que estaban en planes son las que están detenidas en este momento, y eso va a afectarnos en el futuro”, concluyó.

Café: 20% de la cosecha está en peligro

Las razones para explicar las caídas de la producción y las exportaciones de rubros como el café, la carne y la azúcar, varían en cada caso, pero todas tienen en común el descenso en los precios internacionales que reciben, sumado a la existencia de dificultades locales.

El más complicado de todos es el café, del que se espera repita este año los tres millones de quintales cosechados el año pasado, cifra que Jacoby considera “muy buena”.

La preocupación principal es cómo lo van a recoger, porque “hay mano de obra que se va a otros países porque pagan más; otros por efecto de la crisis, pero también por falta de financiamiento”, detalla.

La falta de financiamiento -que afecta a muchos otros sectores de la economía- es un problema cuyas consecuencias se sentirán este año y los venideros, siendo que al no poder comprar los fertilizantes que requiere el cafetal, se afecta su capacidad de producción presente y futura.

“Algunas proyecciones dicen que se puede afectar hasta un 20% de la cosecha este año, pero que el año que viene, debido a estos mismos factores, puede haber una afectación hasta de un 30%. En 2019 es que el café se verá afectado en realidad”, advierte Jacoby.

Carne: menos clientes, menor precio

El sector ganadero también tiene muchas razones para estar en alerta. En este caso, por el descenso en el número de animales sacrificados, lo que implica menos carne para consumir y para exportar.

“El año pasado los mataderos exportaron alrededor de 500 millones de dólares, y se espera que este año sea 10% a 20% menos. Aunque los volúmenes se mantendrán, el precio se ha caído”, detalló Maltez.

Entre los factores externos que atenazan al sector carne está, además de la caída de los precios, el hecho de haber perdido a su cliente venezolano, que dejó de comprarle unos 80 millones de dólares.

“Exportando a otros mercados, se habían recuperado casi 40 millones de dólares, sin embargo, en su momento más grave, la crisis hizo que hubiera poco transporte, y que el ganado no llegara a los mataderos y se dejara de exportar”, refiere Jacoby.

Ahora que el ganado está llegando de nuevo a los mataderos, encuentran que la industria está llena de carne, pero también que, debido a la crisis, hay ganaderos que están vendiendo muchas hembras para conseguir financiamiento, lo que puede afectar la producción de terneros para el año próximo.

Azúcar espera un millón de quintales menos

En el tema del azúcar –el otro gran rubro cuyos ingresos por exportaciones mermaron en los primeros ocho meses del año- Sergio Maltez, presidente de Cadin, resaltó que “el precio cayó de 15 a 10 dólares; afectando los ingresos por valor”.

Además del factor precio, el rubro ya se resignó a que en la zafra 2018 – 2019 se produzca entre 1.0 a 1.4 millones menos de quintales de azúcar menos que en la zafra 2017 – 2018, cuando se produjeron 17.5 millones de quintales, detalló Mario Amador, gerente de la Comisión Nacional de Productores de Azúcar (CNPA).

Las razones son “climáticas, pero también por la toma de tierras”, dijo el experto, explicando que este año se cosecharán 4000 manzanas menos que el año pasado, lo que incluye unas 1800 manzanas invadidas por los tomatierras, las que la industria ya considera ‘dañadas’.

¿Quién quiere cacao de Nicaragua?

Aunque el cacao no está (todavía) entre los primeros rubros de exportación del país, muchas señales indican que eso ocurrirá tarde o temprano. Una de ellas son los 32 premios que el cacao nicaragüense obtuvo en una feria en Berlín, en abril, superando incluso a dos naciones con mayor tradición cacaotera, como Ecuador y Perú.

Aquí, el riesgo principal es la pérdida de confianza por parte de los inversionistas, y el hecho que el nombre de Nicaragua ha sido asociado con la pérdida de vidas y la imposición de un régimen autocrático, lo que puede incidir para que los compradores decidan ignorar el producto nica, y elegir el de cualquier otra nación.

Más en Economía

Send this to a friend