ad-200x90
Política

Grupo opositor expone segunda evaluación del proceso electoral

FAD: “Es imposible una elección limpia y transparente”

municipales 2017

A menos de tres meses de las elecciones municipales 2017, un sector de la oposición insiste en que no hay condiciones para un proceso transparente



“No existe a la fecha ningún cambio que apunte a garantizar el respeto del voto ciudadano”, en las elecciones municipales 2017, previstas en las 153 localidades del país para el próximo cinco de noviembre, según el Frente Amplio por la Democracia (FAD), que esta semana presentó su segundo informe con la evaluación de las condiciones para las votaciones que están a menos de tres meses.

El grupo opositor asegura que “el FSLN ha consolidado el control absoluto sobre las estructuras electorales que le permitirán manejar a su antojo el proceso y sus resultados”.

E insiste en que “el fraude ya está construido y es impensable una votación limpia y transparente“, porque a su juicio “los orteguistas han arreglado desde ya todo lo necesario para manipular cualquier resultado adverso”.

Las elecciones municipales del próximo noviembre serán las terceras que se organizan bajo la administración de Daniel Ortega. Y del 2008 a la fecha, la cuota del gobernante Frente Sandinista en el mapa político del país ha aumentado de ochenta en 2008 a más de 110 en 2012.

Este año, los partidos Ciudadanos por la Libertad (CxL) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) aspiran a disputar, según sus cuentas, unas cincuenta o más alcaldías al FSLN. Sin embargo, el FAD que está integrado por partidos sin personalidad jurídica, sostiene que los resultados serán “manipulados” a favor del FSLN.

Entre las condiciones que expone el FAD, hay varios argumentos que también han hecho notar organismos de observación electoral nacional no acreditados por el CSE, como Panorama Electoral, mientras, a la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que supuestamente se instalaría en el país, no da ninguna señal desde mayo pasado, cuando sus representantes se retiraron de forma abrupta del país.

1. “Negación del derecho a organizarse y participar”

El FAD argumenta que se han “judicializado” los conflictos internos de las organizaciones políticas, como los obstáculos para resolver la propiedad de la personería jurídica y representación legal del Partido Acción Ciudadana (PAC), que se disputa entre el exmiembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, Moisés Hassan, y el joven Mario Valenti.

Además, desde el 2008, el CSE canceló la personería jurídica al Movimiento Renovador Sandinista (MRS), sin que a la fecha les den una respuesta. Aunque el CSE si regresó la personalidad jurídica al Partido Conservador, al cual se la canceló para esas mismas fechas.

2. Continúan denuncias de partidización en el proceso de entrega de cédulas

El FAD y diferentes organismos de la sociedad civil, entre ellos el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, sostiene que se sigue negando el derecho de los ciudadanos a obtener en igualdad de condiciones su documento de identidad, principalmente en municipios del Norte del país, donde el oficialismo aún es minoría.

3. Competencia desleal

El tercer argumento del grupo opositor es que los reembolsos de los gastos de campaña por las votaciones presidenciales de 2016, en las que Ortega se impuso junto a su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, “se han manejado con secretividad y son utilizados para premiar a los representantes legales de los partidos adláteres”. Los reembolsos, agregan, son “discrecionales y extemporáneos”.

4. Consejo Supremo Electoral y Estructuras electorales parcializados

Desde las elecciones municipales de 2008, y con mayor insistencia tras las elecciones nacionales de 2011, organismos de observación nacionales e internacionales, como Ética y Transparencia (EyT), el Centro Carter, la OEA y la Unión Europea, han insistido en la necesidad de despartidarizar el sistema electoral de Nicaragua, actualmente controlado por el FSLN.

A menos de tres meses de las elecciones municipales 2017, el FAD sostiente que las estructuras de los Consejos Electorales Municipales, Departamentales y Regionales continúan “controlados por el régimen” y calculan que lo mismo ocurrirá –como lo han denunciado antes– con la instalación de las Juntas Receptoras de Voto o mesas electorales.

Se consolidó el control del FSLN sobre todas las estructuras electorales, asignándose la presidencia de los departamentos y municipios con mayor cantidad de población y asignando los segundos miembros a sus partidos aliados y adláteres, atribuyéndose la mayoría de los miembros para imponer sus decisiones”, afirma el FAD.

Además, denuncia que “en los lugares donde correspondió a la segunda fuerza la presidencia se ha denunciado en los medios haberles quitado toda autoridad y haberlos apartado de la dirección de estas estructuras, designando el FSLN a todo el personal”.

De igual manera, insiste en que continúa la “amenaza y chantaje a los presidentes y primeros miembros del partido designado en el segundo lugar”, porque “son múltiples las denuncias de miembros del partido designado como segunda fuerza que han sido apartados de sus funciones y reducidos a meros observadores“. Los reportes periodísticos de 2016 registraron al menos cuatro casos en diferentes departamentos.

5. Ausencia de controles en el proceso de votación y conteo

El grupo opositor también reclama por “la falta de depuración del padrón electoral y la falta de verificación a nivel de JRV (que) no permitirá contar con un padrón creíble y uniforme para todos los participantes”.

La depuración del padrón electoral es una de las tareas que se propuso la misión de la OEA que vendría al país para observar este proceso de las municipales 2017. Sin embargo, tampoco se sabe si la OEA ha conseguido el financiamiento que solicitaba para realizar su misión.

El FAD denunció que el calendario electoral no contempla días para la verificación a nivel de JRV. Según el grupo, “miles de votantes están imposibilitados de verificarse por la dificultad que tienen de movilizarse y hacer largas filas en las oficinas del municipio, continuando el padrón con ciudadanos excluidos por ser opositores, menores de edad, duplicidades y traslados que solo favorecen al partido de gobierno”.

6. Deficiencias de la Ley Electoral

Otro de los argumentos del sector opositor es la parcialidad del Consejo Supremo Electoral y de las estructuras electorales, a favor del partido de gobierno, pues “siguen sin llevarse a cabo cambios en las estructuras nacionales del CSE, donde el FSLN ha consolidado su control y dominio absoluto de todas las estructuras electorales”.

7. Observación electoral restringida y con obstáculos

Finalmente, el FAD sostiene que faltan condiciones y garantías para una amplia observación internacional, porque a la fecha se desconoce “si la OEA ha conseguido fondos suficientes para su observación” y destaca que tampoco se conoce que otros organismos como el Centro Carter o la Unión Europea hayan sido invitados a observar.