Confidencial

Fallece expresidente Francisco Flores tras 6 días en coma

Retratos permanecen a las afueras del hospital donde falleció el expresidente salvadoreño Francisco Flores a los 56 años de edad, después de 6 días en estado de coma clínico. EFE/Oscar Rivera

El expresidente salvadoreño Francisco Flores, procesado por delitos de corrupción, falleció este domingo en el Hospital de la mujer de San Salvador, donde ingresó en estado de coma clínico hace 6 días, informó el diputado de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) Ernesto Muyshondt.

El deceso del exmandatario se produjo a menos de una semana de sufrir una obstrucción arterial en su casa, donde estaba bajo arresto domiciliario, por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a terceros.

La muerte del exjefe de Estado fue confirmada por el presidente del partido ARENA, Jorge Velado, y otros miembros de este instituto político que llevó a Flores al poder.

“En estos momentos de dolor por la pérdida del expresidente Francisco Flores, nos solidarizamos con su familia, con sus hermanos del partido y con el valiente pueblo salvadoreño que ha perdido uno de sus mejores mandatarios”, publicó en sus redes sociales.

Efe intentó comunicarse con el abogado de Flores, Edgar Morales Joya, para conocer los detalles del fallecimiento del exmandatario, pero no respondió a la llamada.

Cerca de dos horas después de que se diera a conocer el deceso del exjefe de Estado, personal del Instituto de Medicina Legal llegaron hasta el referido hospital para practicarle la autopsia.

Al centro médico, protegido por agentes de la Policía salvadoreña, tambien comenzaron a llegar amigos de la familia y miembros del partido ARENA.

Flores, quien gobernó El Salvador entre 1999 y 2004, estaba acusado de apropiarse de 5 millones de dólares y desviar otros 10 millones de donaciones taiwanesas destinadas a obras de reconstrucción y de atención a víctimas de dos terremotos que afectaron al país en 2001.

Morales Joya señaló en declaración a Efe que con la muerte de Flores el proceso penal que quedaría “definitivamente suspendido”, para dar paso a un “proceso civil que tendría que ser determinado” por el juzgado correspondiente, en caso de existir.

Explicó que el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador debe de emitir un fallo en donde se establezca que la obligación civil queda en discusión dentro de un juicio.

Lourdes Rodríguez de Flores(d), esposa del expresidente salvadoreño Francisco Flores, dice que los “ataques políticos” que este sufrió le causaron una “terrible crisis en su salud”. EFE/Oscar Rivera

Por su parte, Ramón Villalta, director ejecutivo de una de las organizaciones con representación en la querella, quien coincidió con la defensa de Flores, explicó que “la responsabilidad y el proceso penal en su contra concluyen”, pero no su “obligación civil” por los cargos de corrupción en su contra.

“La responsabilidad civil tendrá que ser determinada” y “en caso de existir, tendrá que seguirse un procedimiento para la recuperación, por parte del Estado, de esos bienes”, añadió Villalta.

Especialistas del hospital Rosales (público) realizaron el pasado miércoles un chequeo al exjefe de Estado, a petición de la querella, y determinaron que sufrió un infarto extenso con edema cerebral severo de la arteria media izquierda y que esto provocó un deterioro neurológico irreversible.

El expresidente, quien sufría de trombosis en su pierna derecha y problemas de vesícula, también fue hospitalizado de urgencia el pasado 22 de diciembre, tras sufrir un sangrado interno, pero en esa ocasión no llegó a perder la consciencia.

Igualmente ya había sido hospitalizado durante 19 días en octubre de 2014 por la trombosis que padecía y los problemas biliares.

El exmandatario estaba bajo arresto domiciliario en su casa y esperaba un juicio que fue aplazado por el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, el pasado 7 de enero, quedando pendiente una nueva fecha hasta que se resolviera el sistema de declaración de los testigos que viven en el extranjero.

¿QUIÉN FUE FRANCISCO FLORES?

 

Presidente del Gobierno salvadoreño entre los años 1999 y 2004, Francisco Guillermo Flores Pérez nació en la localidad de Santa Ana (oeste) el 17 de octubre de 1959.

Licenciado en Filosofía y Política, resultó elegido diputado de la Asamblea Legislativa salvadoreña por la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) en marzo de 1994.

En junio de ese año, el presidente Armando Calderón Sol lo nombró secretario de Información de la Presidencia, puesto al que renunció el 10 de agosto de ese año para dedicarse plenamente a sus labores legislativas.

El 5 de mayo de 1997 tomó posesión como presidente de la Cámara, cargo que desempeñó hasta febrero de 1998, cuando anunció sus aspiraciones por alcanzar la Presidencia de la República.

El 29 de marzo de 1998 fue elegido candidato presidencial y en la consulta presidencial del 7 de marzo de 1999 venció a su más directo rival Facundo Guardado (FMLN), al lograr el 51.9 % de los votos por el 28.8 de su adversario, y el 1 de junio asumió la Presidencia de El Salvador.

Fotografía de archivo del 24 de noviembre de 2014 del expresidente salvadoreño Francisco Flores en una audiencia en San Salvador. EFE/Oscar Rivera

En enero de 2001 estableció la liberalización del dólar estadounidense y el cambio fijo para la divisa como parte de un plan para reactivar la economía.

El mismo año, afrontó la devastación provocada por los terremotos de enero y febrero de 2001, que dejaron más de 1,000 muertos y un millón de damnificados.

En julio de 2003 puso en marcha una operación denominada “Mano dura” para combatir a las pandillas juveniles violentas (maras).

En las presidenciales del 21 de marzo de 2004 consiguió la victoria su correligionario Elías Antonio Saca al que traspasó el poder el 1 de junio.

Dejó la política y renunció al escaño nato que le correspondía en el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

A comienzos de ese verano asumió la presidencia del Instituto América Libre, con sede en Washington, institución que él presentó oficialmente el 30 de septiembre de 2004.

El 27 de enero de 2005 consiguió el respaldo de EE.UU. en sus aspiraciones por dirigir la Organización de Estados Americanos (OEA), cuya elección se celebraría el 11 de abril, pero tres días antes retiró su candidatura.

En noviembre de 2013 el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, comenzó a denunciar que se desconocía el paradero de una donación de 10 millones de dólares de Taiwán al país en tres cheques a nombre de Flores, entre los años 2003 y 2004, que desveló un informe del Departamento del Tesoro de EE.UU.

El caso lo investiga desde entonces la Justicia salvadoreña y una comisión parlamentaria, que emitió un informe, en febrero de 2014, en el que lo involucraba en una supuesta apropiación de 15 millones de dólares.

Fotografía de archivo del 7 de enero de 2016, del expresidente salvadoreño Francisco Flores durante una audiencia especial en el Centro Judicial Dr. Isidro Menéndez en San Salvador. EFE/Oscar Rivera

En enero de 2014 el exmandatario reconoció la recepción de 10 millones de dólares; el 30 de abril fue acusado por la Fiscalía de peculado, enriquecimiento ilícito y desobedicencia de particulares, y días después un juzgado salvadoreño ordenó su captura y el embargo de sus propiedades.

En paradero desconocido, el 22 de mayo el Supremo salvadoreño pidió a Panamá su extradición, aunque este país negó que estuviera en el país.

El 5 de septiembre se entregó ante un tribunal salvadoreño que decretó arresto domiciliario, aunque el 19 de ese mes fue trasladado a una prisión policial y volvió a la situación de arresto domiciliario el 24 de noviembre después de haber estado ingresado en un hospital.

El 5 de noviembre de 2015 se inició la audiencia preliminar del juicio y el 3 de diciembre fue enviado a juicio por los delitos de corrupción y lavado de dinero.

La vista estaba previsto que se iniciará el 18 de enero de 2016, en la que se enfrentaría a la acusación de corrupción después de que el tribunal anulara el cargo de lavado de dinero, pero se aplazó.

Pocos días después, el 24 de enero, sufrió una obstrucción arterial que lo mantuvo en coma clínico hasta el día de su fallecimiento.