Política

Designado por la vicepresidenta, ejerce el poder real en la Alcaldía de Managua

Fidel Moreno: ¿el número tres?

Fidel Moreno

Es el principal enlace con los gobiernos municipales, las estructuras partidarias del FSLN, los Gabinetes de la Familia y el gobierno Ortega-Murillo



Las cámaras se acomodan para grabar sus pasos mientras avanza y da explicaciones. Fidel Moreno, el secretario general de la Alcaldía de Managua, hoy es el anfitrión del recorrido que realiza Denis Martínez por el nuevo estadio que llevará su nombre.

Este día decidió vestirse más elegante: Usó una camisa azul con mangas largas recogidas, que se dejó por fuera del pantalón también azul. Moreno, quince días antes, usaba una camisa de la Juventud Sandinista y un radio en la mano. Con eso era suficiente para que, cuando se estuvieran durmiendo los jóvenes asistentes a la toma de posesión de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, hiciera un gesto con las dos manos para que esos jóvenes bien entrenados se despabilaran y volvieran a aplaudir.

Pero a veces, Fidel también usa un capote amarillo para protegerse de la lluvia cuando le toca atender a alguna familia damnificada de algún barrio de Managua; otras veces ha sido negociador del Frente Sandinista con los adultos mayores, también propone candidatos para ocupar puestos en UNEN. Le ha tocado dirigir turbas, sentar a un concejal conservador en el banquillo de los acusados, ser el presidente del Futbol Club Real Estelí, una vez fue diputado y más comúnmente, ser la cara de la Alcaldía de Managua ante la ausencia de Daysi Torres.

El “guapo” del colegio

Moreno no siempre ha sido tan poderoso. En su infancia fue un joven común de la ciudad de Estelí, donde nació en 1974. Desde pequeño se involucró en la Asociación de Niños Sandinistas Luis Alfonso Velásquez Flores de esa ciudad del norte del país.

Según una carta publicada en el medio oficialista El 19 Digital por su hermano, Emilio Moreno, Fidel mostró rasgos de ser emprendedor desde pequeño, cuando vendía libros en la ciudad. Según el hermano de Moreno, este se dedicaba a vender libros y cuadernos todos los años para así recoger fondos y poder montar una feria de artículos escolares para vender “al costo”, a los niños de escasos recursos.

Según el mismo documento, Fidel fue buen estudiante, tanto en la primaria que cursó en la Escuela Fe y Alegría, como en la secundaria que estudió en el Instituto Nacional Francisco Luis Espinoza (INFLE) de Estelí, donde era dirigente de la Federación de Estudiantes de Secundaria.

Fue en ese tiempo, allá por 1992, cuando algunos de sus excompañeros de clases lo recuerdan porque lideró una protesta de estudiantes cuando se iba a destituir a la directora del INFLE, Miryam Raudez, actual ministra de Educación.

“Él era del grupo de estudiantes que promovió una huelga en Estelí porque querían correr a la directora del Instituto y se tomaron el complejo municipal”, expresó uno de sus excompañeros del Instituto, que además lo recuerda como un joven amante del cine y la poesía y miembro de la banda de guerra del colegio.

También era el chavalo con el que todas las niñas querían andar. Sus excompañeros dicen que era el “guapo” y además de su físico, era muy admirado por sus buenas calificaciones en el colegio.

Fidel Salió de Estelí para estudiar en la Unan Managua, donde fue electo vicepresidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN). Quizás fue en ese momento que su protagonismo empezó a notarse más. Hablaba ante las cámaras para exigir que el Gobierno de Arnoldo Alemán cumpliera con las demandas de los estudiantes para que se les entregara completo el seis por ciento del presupuesto a las universidades.

No era el presidente de la organización estudiantil, pero sí es el que más declaraciones daba a los medios de comunicación. Y aunque hablara también el presidente de UNEN, Alonso García, siempre las declaraciones de Moreno eran colocadas al inicio de las piezas periodísticas, quizás, porque eran más incendiarias. Moreno cuestionaba, en aquel entonces, las violaciones que cometía Alemán en contra de la Constitución y la democracia.

El diputado Fidel 

Fidel Moreno dio un paso grande en el 2001 cuando fue electo diputado nacional por el Frente Sandinista. El diputado Moreno estuvo en la Asamblea Nacional en el período 2002-2006. Según el perfil realizado por la Asamblea Nacional de la época, Moreno fue miembro de la Comisión de la Mujer, la Juventud y la Familia; de la Comisión de Educación, Medios de Comunicación Social, Cultura y Deportes y era primer secretario de la Comisión Anticorrupción del Parlamento.

Terminando su período, Moreno pasó a ser director del Instituto Nicaragüense de la Juventud (Injuve). Una fuente consultada por Confidencial explicó que mientras era diputado, Moreno desarrolló varios programas con jóvenes para la construcción de casas dentro del partido y que eso le valió para que luego pasara al Injuve.

En el Injuve Moreno desarrolló otro programa llamado Constructores del Futuro y Herederos de la Paz para beneficiar a jóvenes desempleados del país, sin embargo, tras su salida el Injuve, investigaciones periodísticas del diario La Prensa determinaron que “Moreno dejó relajo en el Injuve”, según tituló el diario en el 2009.

La investigación demostraba que el programa había sido dirigido por Moreno mientras estaba en el esa institución, pero que en octubre del 2008 había sido cancelado por Alba Caruna por irregularidades en el manejo de los fondos. La cancelación del programa provocó molestias en los jóvenes que habían sido capacitados para construcción de viviendas, al punto que en Internet circularon correos electrónicos que señalaban a Moreno como el principal causante del cierre, incluso por los malos manejos de los fondos que se usaban, según la investigación, sin ningún control.

Pero no sería su único escándalo ese año. También en el 2009 dio mucho de qué hablar cuando otras investigaciones periodísticas del mismo diario demostraron que Moreno tenía una vivienda que compró en abril del 2009 en Altos de Santo Domingo por un valor de 300 mil dólares, junto con otros funcionarios del Gobierno de Ortega, entre ellos el actual presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

Todopoderoso en la alcaldía 

Pero ese 2009 no fue del todo mal para Moreno, al menos eso se deduce de lo que recuerda el exconsejal conservador Luciano García. Fue en esa fecha que Fidel Moreno tuvo a su disposición los poderes de la Alcaldía de Managua.

García rememora que las cosas en la Alcaldía empezaron a cambiar en el 2009, cuando el alcalde entonces era Alexis Argüello. Fidel Moreno era el secretario de la Alcaldía, pero en la práctica era quien le susurraba las órdenes al alcalde.

Por una decisión política entre el PLC y el FSLN a lo interno del Concejo Municipal, Moreno pasó a tener los poderes del alcalde tras el fallecimiento de Argüello, aún cuando el FSLN y el PLC votaron para ratificar a Daysi Torres como alcaldesa de la capital.

La votación también representaba un cambio en la comuna, porque los poderes del alcalde básicamente fueron transferidos al secretario general, mientras que el edil se encargaría de atender las relaciones públicas, adquisiciones, programas sociales y la Dirección de Deporte. De esta manera el secretario se convertía en un todopoderoso funcionario que tomaría las riendas de los siete distritos de la capital, las direcciones de registro civil, cultura y Patrimonio Histórico, así como el programa de titulación de terrenos.

García dice que antes de la muerte de Argüello existían tensiones entre Moreno y el alcalde, pues el actual secretario de la Alcaldía era quien daba las órdenes de todo lo que había que hacer.

García y Moreno tenían una relación cordial, hasta el día en que otro escándalo estalló: los rezadores. El concejal conservador señaló que en la Alcaldía habían malos manejos de los fondos públicos cuando un grupo de rezadores que el FSLN usaba para sus manifestaciones en las rotondas de la capital reclamaron directamente a Moreno por el pago de sus servicios. El escándalo llegó a los medios y García fue llevado a los juzgados por injurias y calumnias.

Durante el juicio en contra del conservador, García recuerda que vio que Fidel Moreno entró por la misma puerta que el juez cuando se le dictó la sentencia. “El juez se equivoca y me manda a cobrar, en una suma matemática, 800 mil córdobas. Estaba Amaru Ramírez (actual director del Irtramma), a la par de Fidel y le digo que sacaron mal la cuenta y me dice que no, que eso es, -nosotros ya la hicimos. Ellos ya le habían pasado la cuenta al juez”, relata todavía con sorpresa García.

Desde ese entonces la cara visible de la comuna ha sido Fidel Moreno, quien atiende las emergencias ha sido Fidel Moreno, quien hace los recorridos con los invitados es Fidel Moreno y a quien todos recuerdan que está en la Alcaldía, es, sí, Fidel Moreno.

Al mando de las huestes orteguistas

Ya para el segundo período de Daniel Ortega, a Moreno ejerció más poder. En 2013, durante la agresión al movimiento #OcupaInss, fue Moreno quien dio la orden de atacar a los jóvenes que protestaban a favor de los ancianos que exigían una pensión mínima, según una investigación de Confidencial. El principal operador político del FSLN dijo que “eran órdenes de arriba”, en una reunión que presidió en un lugar no precisado por las fuentes consultadas.

Incluso durante las negociaciones con los ancianos, Fidel Moreno aparece entre los equipos negociadores del partido, a pesar de no ocupar ningún cargo en el INSS.

El año pasado Moreno empezó a ser presentado en las conferencias de prensa como representante del Ineter. Una fuente del FSLN explicó a Confidencial que el también secretario de la comuna capitalina también coordina el Gabinete de Primera Respuesta del Sinapred.

Pero su alcance va más allá, otra fuente del mismo partido señaló que Moreno también ocupa un cargo que está por encima del coordinador de la Juventud Sandinista. Él está encargado de las actividades de logística de actividades de la JS, y de hecho, durante la toma de posesión de Ortega, Moreno era el que coordinaba, radio en mano, a todos los chavalos que llevaron a la plaza.

Eso sin contar que también es el encargado de coordinar las actividades internas y mediáticas de la agrupación política juvenil.

Moreno, además, es el encargado de nombrar a los candidatos que ocuparán el lugar en la dirigencia estudiantil de UNEN. Según reveló otra fuente del FSLN, su alcance es tal que incluso sirve como mediador cuando hay conflictos entre UNEN y la JS o cuando algún grupo no quiere acatar alguna orden que va desde las altas esferas del partido.

“En todo lo que pasa en las universidades públicas él (Fidel Moreno) está involucrado”, explicó la fuente.

Esa fuente indicó que mucho del poder que ha acumulado Moreno puede que tenga que ver con la relación muy cercana que tiene con la pareja presidencial Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero también que desde sus inicios su familia ha estado muy vinculada al Frente Sandinista.

El “cuadro” de Rosario Murillo 

Pero incluso sus adversarios le reconocen méritos a Moreno. Luciano García dice que Moreno tiene gran capacidad organizativa y que es “un hombre muy inteligente”. La administración cotidiana del Gobierno es manejada de forma directa por la primera dama Rosario Murillo a través de varios operadores, principalmente Moreno y Gustavo Porras.

Fidel Moreno, además de representar el poder real en la Comuna, es el principal enlace con los gobiernos municipales y las estructuras partidarias del FSLN y los Gabinetes de la Familia. Adicionalmente, actúa como el director de recursos humanos del régimen, elaborando las propuestas de candidatos a ubicar en los principales puestos, en un gobierno que tiene un alto grado de rotación de personal.

Para el analista Manuel Ortega Hegg, la figura de Moreno representa más bien un enlace con la Juventud Sandinista por ser un cuadro vinculado con Rosario Murillo. Sin embargo, la eficiencia de Moreno podría costarle también que pueda escalar a puestos más altos como el de Alcalde de Managua, por ejemplo.

Ortega Hegg considera que para los fines de la sucesión Ortega-Murillo, no es posible que alguien les haga sombra, por lo que a Moreno, al ser un cuadro funcional, no le darán un peso político. “Convertirlos en candidatos populares les agrega peso político y se pueden convertir en competidores”, explica el analista.

Además, Ortega Hegg ejemplifica que eso ya ocurrió con Dionisio Marenco, el exalcalde de Managua a quien considera que tenía demasiado protagonismo y por eso luego fue apartado.

Una de las fuentes que habló con Confidencial explicó que a nivel interno del FSLN, Moreno es visto casi como ¨el número tres¨, después de Ortega y Murillo.

Ortega Hegg considera que su futuro en la municipalidad está siempre en el cargo de Secretario Político. Es posible que a Moreno no se le vea como candidato en las próximas elecciones municipales, para las que se menciona la precandidatura del promotor del beisbol Nemesio Porras. De lo que no cabe duda es que Fidel Moreno, el chavalo guapo de Estelí, se ha convertido en el lugarteniente de la vicepresidenta, una pieza clave en los anillos de poder del régimen Ortega-Murillo.