Nación

Protestan en las instalaciones del Ministerio Público

Fiscalía se burla del sufrimiento de madres de víctimas de la masacre

Familiares de Franco Valdivia y Harlinton Raúl López García piden información sobre las investigaciones



Juana García llora desconsolada y se le dificulta respirar cada vez que mira un video que muestra cómo un grupo de personas tratan de reanimar a su hijo, Harlinton Raúl López García, fallecido el pasado 20 de abril a causa de la dura represión desatada Daniel Ortega contra las protestas que exigían su salida del Gobierno.

El video muestra como el hermano de Harlinton intenta desesperado reanimarlo y cómo varias personas lo ayudan a trasladarlo al Hospital Militar. “Tardaron en querer atenderlo, a pesar de que mi hijo estaba asegurado en ese lugar”, insiste.

Esta madre se presentó al Ministerio Público a exigir “respuestas” sobre el asesinato de su hijo porque hasta la fecha no le han dicho nada.

Juana García es consolada a su llegada a la Fiscalía, donde exigió justicia por el asesinato de su hijo. Yader Luna | Confidencial

“Mi hijo era el único que me mantenía y pido justicia, porque su muerte no puede quedar en la impunidad. No puede ser que guarden silencio”, expresó García.

Este joven de 19 años originario de Siuna trabajaba en una empresa de diseño gráfico. Su madre, con las manos temblorosas, mostró una carta de su trabajo en la que se lee que sus compañeros están de luto porque perdieron a una persona servicial y de buen corazón.

“Nos arrebataron a un joven con un gran futuro en sus manos, con una convicción a hacer lo correcto y hacer el bien”, se lee en la carta.

¡Que den la cara!

Decenas de personas que conforman el Movimiento “Madres de abril” denunciaron ayer que la Fiscalía les oculta información sobre los casos de los jóvenes asesinados y les exigen que actúen con transparencia.

Apostadas frente a la sede del Ministerio Público con pancartas y banderas gritaban: “No son homicidios, son asesinatos”. Minutos después entraron a las instalaciones, cantaron el himno nacional y coreaban: “Fiscalía no seas cómplice, cumplí con tu trabajo”.

Leyendo el nombre en alto de algunas de las víctimas asesinadas reiteraron su compromiso de seguir luchando para que estos crímenes no sean olvidados.

Francis Valdivia, hermana de Franco Valdivia, uno de los jóvenes asesinados en Estelí, llegó a la Fiscalía General de la República para exigir información. Fue la única que logró llegar a Managua por los tranques en el norte del país.

Por segunda ocasión esperó ser recibida por la Fiscal General, Ana Julia Guido, pero no la atendió. Sin embargo, tras insistir y meterse a las oficinas “casi a la fuerza” logró entregar una carta en representación de su madre Francisca Machado Dávila y de Domitila Corrales, madre de Orlando Pérez Corrales, ambos estudiantes asesinados el 20 de abril.

Como ya habían hecho el pasado 8 de mayo en la misiva le solicitan novedades sobre las investigaciones. Valdivia detalló que “como familiares de los jóvenes” están en pleno derecho de “saber detalles de qué pasó aquel día y qué nuevas pruebas han aparecido, así como el resultado del dictamen forense”.

“Tienen que darnos la cara, no es posible que como víctimas no estemos informados de las averiguaciones”, insistió.

No les dan documentación

Valdivia contó que cuando los cuerpos de ambos jóvenes fueron exhumados, Guido les prometió en Medicina Legal que estaría accesible para hablar de las investigaciones. “En Estelí nos dicen que todo se está investigando aquí en Managua y aquí no nos quieren ni dar la cara, cuando su misión es ayudar a las víctimas”, denunció la joven.

“Nosotros estamos exigiendo justicia con transparencia. Debemos estar al tanto de que procedimientos hacen. Ni siquiera nos han querido entregar copia del dictamen forense de la autopsia (…) ¿Por qué esconden? ¿Por qué ocultan esa información? Si nosotros somos parte fundamental en el proceso”, agregó.

En la carta dirigida a Guido también demandan que se gire oficios para ordenar a la Policía Nacional que revele los nombres de los oficiales asignados al perímetro del parque central de Estelí la noche del 20 de abril, donde asesinaron a los dos jóvenes universitarios.