Nación

Líder campesina participa en evento internacional de defensores de derechos humanos

Francisca Ramírez: “El Gobierno de Ortega nos trata como delincuentes”

Ramírez critica al gobierno de Ortega por irrespetar los derechos humanos de quienes se oponen a sus desmanes



La líder campesina Francisca “Chica” Ramírez denunció en Irlanda al Gobierno de Daniel Ortega por irrespetar los derechos humanos de quienes se le oponen.  Ramírez fue invitada por la fundación Front Line Defenders a participar en un conversatorio junto con otros cien defensores de derechos humanos. El evento se realizó en Dublín, Irlanda, desde el 17 de octubre y concluye el próximo 19 del mismo mes.

Francisca Ramírez
Francisca Ramírez durante su intervención en un evento mundial de defensores de derechos humanos. Cortesía.

Todos los activistas y defensores de derechos humano participantes eran de 80 países y tenían en común que sus gobiernos los persiguen por realizar el trabajo humanitario.

“La Plataforma de Dublín es un momento para construir solidaridad en los continentes y las luchas, para que las y los defensores se recuerden que no están solos en su peligroso y valiente trabajo por los derechos humanos en sus países”, dijo durante el evento Andrew Anderson, director ejecutivo de Front Line Defenders, según una nota de prensa enviada por la Fundación.

Violación a derechos humanos

Durante su discurso, Ramírez dijo ante un auditorio en el que también estuvieron miembros de las Naciones Unidas y de la Unión Europea que: “todas las personas en Nicaragua que nos oponemos a cualquier proyecto del Gobierno, no tenemos derecho a un trabajo. Nos quitan los trabajos de nuestra familia. No tenemos derecho a nada como un ser humano. Somos tratados como si fuéramos unos delincuentes.”, dijo con la voz entrecortada la lideresa campesina.

“Chica” Ramírez, quien se ha destacado por liderar las marchas de campesinos que se oponen a la construcción de un Canal Interoceánico por considerar que viola el derecho que tienen sobre sus propiedades, denunció en abril pasado que su hijo sufrió un atentado en las calles de Nueva Guinea, de donde son originarios.

Mayor López Ramírez, de 19 años, hijo de Ramírez, circulaba en su motocicleta en abril pasado cuando un alambre de púas lo hizo accidentarse.

La misma Francisca Ramírez también sufrió la represión policial en contra de las marchas campesinas. En diciembre del 2016, la Policía Nacional le decomisó dos vehículos que usaba para trabajar.

La lucha campesina

“Vengo de un país donde se violan todos los derechos de las personas”, dijo Ramírez al iniciar su intervención, mientras sostenía la bandera de Nicaragua.

Posteriormente empezó a relatar el origen de su lucha: la entrega de la concesión canalera al empresario chino Wang Jing, por parte del Gobierno de Nicaragua y la aprobación de la Ley 840.

También aprovechó para mencionar el cierre de los espacios para los medios de comunicación y de organizaciones no gubernamentales que ha sufrido Nicaragua desde el 2007, cuando el comandante Ortega regresó al poder.

“Hemos hecho 95 marchas en contra de ese proyecto. Manifestaciones de hasta 30 mil personas. Tenemos una Constitución Política de Nicaragua que dice que tenemos derecho a la libre circulación… Cuando queremos hacer las protestas son las maquinarias de las alcaldías que ocupan para trozar (cortar) las carreteras”, denunció la dirigente campesina ante el auditorio.

Front Line Defenders ya había nominado a Ramírez para otorgarle el premio que da la fundación a los defensores de derechos humanos. Aunque no ganó, quedó entre las seis principales finalistas, mencionó Mónica López Baltodano, asesora legal del movimiento campesino.

“La invitación a doña Francisca y su nominación al premio, nos indican claramente cuánto ha trascendido a nivel mundial la lucha por la tierra, el lago y la soberanía que encabeza el movimiento campesino; y expresa el reconocimiento directo a doña Francisca por su liderazgo. Las defensoras de derechos humanos nos sentimos orgullosas y representadas por doña Chica”, dijo López a Confidencial.

“El Gobierno de Nicaragua vende la imagen a mucha gente (de) que hay paz. Que se vive una gran paz, una gran alegría porque lo que tiene es un gran aliado en el gran capital, la empresa privada están aliados a ellos.”, advirtió Ramírez.

Además denunció que como parte de las presiones gubernamentales en contra del campesinado, también se les cercenan sus derechos económicos, pues cuando les cortan los caminos les impiden sacar su producción para venderla, el único que ingresos que tienen las familias del campo.

Entre las lágrimas, Ramírez concluyó su intervención diciendo que: “a veces ya no quisiera seguir defendiendo los derechos de los nicaragüenses, pero le doy gracias a la organización que nos ha invitado porque veo que hay muchos que defienden los derechos y hoy me siento que son un compañero más en la lucha de nosotros”.