Política

Monopolio en CSE, abuso de recursos del Estado, y ya controla 134 alcaldías

FSLN sin competencia en elecciones municipales

Elecciones municipales

Solamente 19 alcaldías están fuera del control del régimen Estado-partido. CxL, PLC, y Yatama intentan disputarla al FSLN



Este cinco de noviembre solo en los 19 de los 153 municipios del país se perfila una competencia electoral entre el Frente Sandinista y la oposición, en medio de un proceso plagado de vicios, a juicio de diversos sectores del país. En el resto de ellos, se espera que el partido de gobierno se perpetúe en estas elecciones municipales.

Los 19 municipios gobernados por opositores están asentados en la zona norte, centro y Caribe de Nicaragua, donde la maquinaria oficial no los controla. Son localidades históricamente antisandinistas, y en los que, en la actualidad, suceden episodios de repudio a la administración del comandante Daniel Ortega, sus instituciones e incluso sus proyectos.

En las pasadas elecciones municipales de 2012, el Consejo Supremo Electoral (CSE) dio por ganador al Partido Liberal Independiente (PLI) en trece municipalidades, al partido indígena Yatama en tres, al Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en dos, y al Partido Alianza Liberal Nicaragüense en una.

En algunas alcaldías gobernadas por el PLI (ahora partido Ciudadanos por la Libertad, CxL), los actuales alcaldes buscan reelegirse para proteger sus bastiones. Tales son los casos de Óscar Gadea Tinoco en Pantasma (Jinotega), y el de Denis Argueta en Río Blanco (Matagalpa). Ambos coincidieron en que el gobierno central ha tratado de doblarles el brazo con el recorte de las transferencias municipales, pero han tenido cierto éxito en la gestión.

“Hay euforia por las elecciones en el municipio. Pantasma es históricamente demócrata. Ha habido problemas de transferencias, pero eso no ha impedido llevar el desarrollo”, aseguró Gadea en el programa Esta Noche.

Argueta dijo a CONFIDENCIAL que “hay miedo” de que se roben las elecciones, “porque es lo que siempre han querido”. Sin embargo, “estamos preparados para defender el voto”, advirtió el edil.

Los opositores hablan de “estrategias” que “no pueden revelar”, y sostienen que cuentan con fiscales capacitados para cada Junta Receptora de Votos (JRV). Según ellos, han hecho un esfuerzo extra para que los fiscales no puedan “ser comprados”.

Gadea criticó que el Consejo Electoral Municipal (CEM) “está plagado” de “gente afín al Frente y al PLC”. “Hacemos un llamado a los demócratas del PLC para que nos apoyen. Es cierto que hay errores en su cúpula, pero ellos son ciudadanos y pueden apoyarnos”, invitó el edil de Pantasma.

Haydée Castillo, miembro del Consorcio Panorama Electoral, aseguró que los CEM y los Consejos Electorales Departamentales están controlados por un solo partido. Según los informes de este organismo, hay muchas irregularidades en estas instancias del Consejo Supremo Electoral (CSE).

“Algunos candidatos nos han dicho que hay inscritos concejales por ALN y CxL, pero en los pueblos todos saben que son sandinistas”, comentó Castillo. “Las estructuras del CSE no ofrecen garantías”, advirtió.

Sin embargo, la misión de acompañamiento electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) resulta alentadora para estos candidatos opositores, aunque el rol del organismo ha sido criticado por la sociedad civil y partidos inhabilitados.

“La OEA ha llegado al municipio y hemos denunciado las anomalías. Tenemos comunicación diaria con los observadores”, relató Gadea. “La OEA juega un papel muy importante. El comandante Ortega puede reivindicarse, jugar limpio. Por la OEA la gente va a salir a votar”, aseguró el alcalde.

La clave en estos municipios opositores es “la gente salga a votar”, opinó Flor Báez, candidata por CxL en Nueva Guinea, un bastión opositor que el CSE cedió en 2012 al Frente Sandinista.

Todos los candidatos consultados para este artículo sostuvieron que sus campañas han estado basadas en “la visita casa a casa”. Exponen sus planes de gobierno, pero también animan a la población para que asista a las urnas este cinco de noviembre. En estas 19 municipalidades opositoras, en las que se prevé competencia electoral real, hay más disposición para participar en los comicios. La alta abstención registrada en las elecciones generales de 2016, es una tónica que podría repetirse en localidades en los que, se da por descontado, que el Frente Sandinista siga gobernando.

Panorama Electoral ha identificado en el norte del país algunos municipios, como Ciudad Antigua y Wiwilí, en Jinotega, en los que “la gente ha planteado unirse y luchar lo más que se pueda”. “Influye en que la gente se ponga de acuerdo sobre la persona que va como candidato más que el partido. Ellos saben que van contra la corriente, pero van a salir a votar”, ejemplificó Castillo.

Amilcar Martínez, candidato opositor en Matiguás, otro bastión opositor arrebatado por el CSE, parafraseó el mensaje de los obispos de cara a las elecciones, en el que se afirma que las condiciones electorales “siguen siendo las mismas” de los procesos anteriores.

“Estamos haciendo la lucha en contra de la dictadura. No nos podemos quedar sentados, como dice la Conferencia Episcopal. No es una contienda igual: Estamos en desventaja, pero tenemos el apoyo de la población”, afirmó el aspirante Martínez.

De acuerdo a los candidatos, sus campañas han transcurrido en desventaja: Denuncian que los aspirantes del Frente Sandinista han usado recursos del Estado (como ambulancias) para hacer proselitismo político. En otros municipios, las autoridades de Gobierno han ordenado arrancar la propaganda opositora.

¿Competencia en otros 20 municipios?

elecciones municipales

Hay otros 20 municipios de tradición opositora, pero en los que el Frente Sandinista gobierna después que el CSE les adjudicara las sillas edilicias. Allí entra Matiguás y Nueva Guinea, pero también Mozonte (Nueva Segovia), La Trinidad (Estelí), El Almendro (Río San Juan), entre otros.

La mayoría de estos municipios también están ubicados en el centro, norte y Caribe del país. Aunque hay unas excepciones en el Pacifico: Granada y El Crucero, en Managua.

“La gente quiere participar. Cree bastante en los fiscales, conocen el terreno. Sabemos que hay un sistema viciado, pero tenemos que hacer la lucha. En Matiguás nosotros ganábamos las elecciones”, insistió Martínez.

En Nueva Guinea, la candidata Báez reconoce el descontento con el movimiento campesino contra el proyecto del Canal Interoceánico, pero afirma que su campaña ha procurado no “involucrar a los campesinos, porque su lucha es apolítica”.

“Eso no quiere decir que no nos apoyen. En la zona canalera: Puerto Príncipe, La Unión y La Fonseca nos están apoyando moral y económicamente”, expresó Báez. “Aquí en Nueva Guinea también juega a nuestro favor que hay descontento en los militantes del Frente por la imposición como candidata de la alcaldesa Claribel Castillo”.

Otra motivo que genera alguna especie de competencia electoral en los municipios es el “dedazo” (imposición de candidatos) dentro de las filas del Frente Sandinista. El descontento podría generar el denominado “voto castigo”. Aunque al menos en Nandaime (Granada), el candidato de CxL, Álvaro Castillo, aspira a atraer a la militancia inconforme. Él afirmó que era sandinista, pero decidió que su incursión en la actividad política fuese en otro partido, ya que “no está de acuerdo con la corrupción que hubo en la alcaldía de Róger Acevedo”, el exalcalde sandinista y actual candidato por el partido de gobierno.

En Masaya, la inconformidad por la imposición como candidato del alcalde Orlando Noguera generó fricciones en el partido. Aunque después de las protestas, los militantes no han aclarado si darán su voto al candidato opositor o se abstendrán.

“Las condiciones están dadas para que la gente salga a votar, al menos en Nandaime”, aseguró Castillo.