Confidencial

Funides: se han perdido 215 000 puestos de trabajo

El desplome de la actividad económica –que ya reporta pérdidas por 638 millones de dólares en valor agregado, y la desaparición de 215,000 puestos de trabajo- también se traducirá en un aumento de la pobreza, según un reporte de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Estimamos que a la fecha 215 mil personas han perdido su empleo. En particular, las actividades relacionadas con el turismo, comercio y construcción, representan 77% del total de empleos perdidos”, según el Reporte de Trabajo, sobre el ‘Impacto Económico de los Conflictos Sociales en Nicaragua para 2018’, actualizado al mes de junio.

“El aumento del desempleo tiene un impacto directo en la calidad de vida de las familias nicaragüenses. Las pérdidas de empleo se traducen en un aumento en el porcentaje de personas en situación de pobreza de 29.6% a 31.7%. Se estima que aproximadamente 131,000 personas han caído en situación de pobreza durante esta crisis”.

El problema es que ese número puede crecer… y muy fácilmente, en especial, en un escenario como el actual, en el que el Gobierno no puede recuperar la confianza de los inversionistas, si no resuelve su crisis de legitimidad actual.

“Existen alrededor de 1.3 millones de personas que, aunque no son pobres actualmente, están en riesgo de caer en situación de pobreza si perdiesen su empleo o se redujera considerablemente su ingreso en los próximos meses”, detalla el reporte.

“De verse afectadas todas estas personas, los niveles de pobreza serían similares a los observados en la primera mitad de la década de los 90, donde prácticamente la mitad de la población vivía en situación de pobreza”, añade.

Adiós al PIB en números azules

Luego de dos meses de crisis social, se desplomaron los más de cuatro puntos del producto interno bruto que todos los cálculos apuntaban como tasa de crecimiento esperada para el país en 2018, y ahora se limitan a entre 0.5% y 1.5%, según las optimistas proyecciones del Banco Central de Nicaragua (BCN), y un -0.03%, según Funides.

Los economistas de la Fundación también calcularon lo que pasaría si la crisis se prolonga e intensifica por el resto del año. “En este segundo escenario la tasa de crecimiento de la actividad económica del 2018 se contraería a -5.6% en comparación con 2017, lo que representa una pérdida de US$1,400 millones en valor agregado”, detalla.

Este segundo escenario implicaría una caída de más de diez puntos del PIB, que pasaría de crecer 4.9% en 2017, a -5.6% en 2018, 

Aunque todos los sectores sufren la merma de su actividad, los más afectados son, por el orden, el comercio, los servicios de alojamiento y restaurante, la producción de textiles y la de cuero y calzado; la construcción, la intermediación financiera y conexos, y la producción agropecuaria.

“Las actividades antes mencionadas son claves en la economía nicaragüense, resultando con mayores pérdidas totales no solo por su generación de valor agregado sino también por la generación de empleo”.

Desde el informe anterior, que solo incluía al comercio, al turismo y a la construcción, el nuevo reporte de actividades afectadas incluye, además del sistema financiero, a la minería no metálica, la fabricación de partes automotrices y la construcción pública de manera específica.

BCN: más inflación, menos inversión extranjera

Un informe del Banco Central, presentado por el presidente de su Consejo Directivo, Ovidio Reyes, detalla otros indicadores que no fueron abordados por Funides, tal como la inflación y la inversión extranjera.

El informe del BCN calcula que la inflación acumulada en 2018 oscilará entre 6.5% y 8.5%, mientras se proyecta una pérdida de 85,100 empleos, lo cual equivaldría a casi 6%.

“En el ámbito de la inversión extranjera, se espera una afectación de 238 millones de dólares, la cual podría ubicarse en unos 1,332 millones de dólares. En cuanto a las exportaciones se prevé una afectación por el orden de los 440 millones de dólares. En tanto, las importaciones se disminuirían en unos 465 millones de dólares, debido a la menor actividad económica”, detalla.

“En montos generales, las pérdidas de la economía a esta fecha ascienden a 13,548 millones de córdobas, equivalentes a 430 millones de dólares, resultando con graves afectaciones el sector de turismo, hoteles y restaurantes. Los ingresos por turismo bajarían en 231 millones de dólares”, según el Banco Central.