Economía

Aseguran que han "desaparecido" 300,000 animales del país

Ganaderos desesperados por contrabando de reses

Piden una reunión de emergencia con Daniel Ortega, porque instituciones del Estado no los apoyan



Las cámaras del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que están ligadas al tema ganadero, firmaron un acuerdo en el que pedían investigar el contrabando de ganado en pie, detener al subvaluación del ganado exportado, y reducir la tramitología. De paso, también pedían a Daniel Ortega nombrar un interlocutor para encontrar soluciones a esos problemas. Ha pasado un mes desde la firma del documento, y el gobierno no parece darse por enterado de esa petición.

“Lo que más nos asusta es que todos con los que nos reunimos (DGI PN, MIFIC, MAGFOR, IPSA, etc.) nos dicen que van a investigar, y que después nos van a llamar, pero nada. Nadie nos llama”, asegura José Daniel Núñez, Vicepresidente de la Cámara.

Luego de un mes de silencio, el sector ganadero aglutinado en la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina, (Canicarne), insistió en solicitar a Ortega “una reunión al más alto nivel”, que escuche sus planteamientos y resuelva la problemática que está poniendo en riesgo el principal rubro exportador del país.

Aunque el sector identifica una merma de más de C$300 millones en los impuestos que habría podido colectar el país en los últimos dos años, y que tienen que llenar más papeles de lo que les parece necesario, el problema que más les preocupa es otro: ‘faltan’ casi 300,000 animales.

Las estadísticas muestran que entre 1997 y 1998 se extrajeron 445,619 animales del hato ganadero. La cifra se construye sumando la cantidad de animales que fueron sacrificados en los mataderos industriales más los que se destazaron en los rastros municipales, y los que fueron exportados legalmente.

En los 14 años siguientes, la extracción creció de manera constante, a razón de 7.6% en el promedio de todo el periodo, llegando a 1,095,777 en el bienio 2011 – 2012, pero algo pasó entre 2013 y 2014, porque al sumar los datos el total extraído era de sólo 899,422 animales, cuando la proyección indicaba que debería ser de 1,190,014.

“Nosotros creemos que el problema es el incremento sustancial y abierto del contrabando que sale por la frontera norte. Son caravanas de 15, 20 o 30 camiones por día. No es que no haya contrabando saliendo por el sur, pero no son grandes cantidades, y se mantiene bastante constante”, explicó Raúl Barrios, Presidente de la Cámara.

El sector conoce la versión que los señala como culpables de la debacle que están sufriendo, causada por una hipotética extracción incontrolada que habría mermado el hato de forma acentuada. Onel Pérez, Director Ejecutivo de Canicarne, rechaza la tesis de la reducción del hato, porque “el número de hembras sigue creciendo, así como la producción de leche”, por lo que habría que seguir buscando la causa en otra parte.

Junto con la evasión de impuestos, el país ya comienza a acusar recibo de la situación planteada: mataderos como el Nuevo Carnic S. A., que gerencia el Vicepresidente Núñez, ya sólo opera de lunes a miércoles, matando unos 275 animales por día. Atrás quedaron los tiempos en que podía operar de lunes a sábado, aprovechando al máximo su capacidad de sacrificio, que es de 850 reses.