Política

La Policía Nacional continúa como parte del plan para "contribuir a la paz"

Gobierno de Ortega presenta propuesta oficial de “reconciliación”

El objetivo general de la política gubernamental es supuestamente al fortalecimiento de un “Estado democrático"



El régimen de Daniel Ortega presentó la propuesta “oficial” de la “Política de Estado para una cultura de paz y reconciliación”, en un documento muy parecido al que circuló días atrás, pero con algunos cambios de estilo.

Según el nuevo documento, la cultura de paz y no violencia, se define como el conjunto de valores, actitudes, comportamientos, que permiten a las personas alcanzar el desarrollo humano inspirados en valores cristianos, considerando la cultura e identidad de los nicaragüenses.

El objetivo general de la política gubernamental que pretende decretar por ley el Gobierno, contribuirá supuestamente al fortalecimiento de un “Estado democrático” que promueva una cultura de paz, la estabilidad y el bien común y convivencia pacífica entre los nacionales.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) demandó al Gobierno de Ortega y Rosario Murillo que, antes de proponer cualquier política de Estado que busque la “reconciliación”, debe implementarse “un proceso de verdad” con el “reconocimiento de responsabilidades, la sanción de los responsables por la justicia, la reparación de las víctimas y las reformas institucionales necesarias para restituir la confianza de la ciudadanía en las instituciones del Estado”.

Continúan siendo justificación para decretar esta política, las “experiencias de resolución pacífica de situaciones que afectan” la convivencia. Asimismo los “desencuentros que han sido abordados de diversa manera” en los que se ha logrado importantes “transformaciones”.

A través de una comunicación remitida al canciller de Nicaragua, Denis Moncada, el GIEI indica que consideran que la llamada “Propuesta de Política de Estado para una Cultura de Paz y Reconciliación” presentada el pasado seis de noviembre “debe atender el momento por el que atraviesa la sociedad nicaragüense” y que esos procesos no pueden imponerse por ley.

La propuesta del Gobierno alega que “las experiencias nacionales de paz han demostrado que el uso de capacidades para la convivencia pacífica, es un mecanismo eficaz que aporta soluciones a la transformación y a la construcción de ambientes saludables. Rescatar el legado cultural ha constituido una prioridad para el Gobierno”.

No obstante, el GIEI cuestiona que los encuentros que menciona la propuesta del régimen orteguista, que habla de incidir en la prevención de conflictos a lo interno de las familias y comunidades,  “no se imponen, por ley, especialmente en los casos de “reencuentro personal” y “a lo interno de las familias”.

GIEI cuestiona “reconciliación” del régimen orteguista

Las acciones para “buscar la paz”

La propuesta del Gobierno para “rescatar” ese legado familiar parte por consolidar estrategias familiares y comunitarias, identificando a nivel personal y colectivo los aspectos “positivos” aprendidos dentro del seno de la familia.

“Desarrollar desde la escuela la capacidad para comprender los conflictos como un elemento constitutivo de toda sociedad, abordarlos de manera positiva, a través del diálogo, para impulsar las transformaciones sociales”, dice el documento.

Los actores de la política gubernamental serían los grupos familiares, el sistema educativo, las denominaciones religiosas, las comunidades, los centros de trabajo y los medios de comunicación.

Según el GIEI, “la autenticidad y legitimidad de tales procesos se basa en la honestidad y el deseo del reencuentro, y adquieren sentido cuando sirven para afirmar la verdad y la justicia”.

El Gobierno alega que las acciones a desarrollar estarían centradas en impulsar programas como “Amor para los más chiquitos y chiquitas”, las consejerías de las comunidades y familiares, la escuela de valores familiares, también para adolescentes y jóvenes, asimismo la formación docente y una campaña permanente de promoción de valores y armonía familiar.

El “trabajo comunitario de seguridad ciudadana”, estaría siendo impulsado por la Policía Nacional, principal órgano represor del régimen, en diferentes territorios del país.

Descargá y leé aquí la propuesta de “Ley de Reconcialiación” que hasta ahora el Gobierno ha presentado como iniciativa oficial.