Confidencial

Gobierno de Ortega en pláticas con OEA

Luis Almagro (i), secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en una visita realizada a México. EFE

La Organización de Estados Americanos (OEA) envió al gobierno de Daniel Ortega el informe que preparaba su secretario general, Luis Almagro, sobre las elecciones presidenciales y legislativas de noviembre próximo, en las que  no participa la oposición organizada en la Coalición Nacional por la Democracia porque fue ilegalizada, mientras que la observación electoral independiente fue prohibida por una decisión presidencial.

Un comunicado publicado este domingo se limita a indicar que el informe “pondera los hechos”, pero la OEA no publicó el documento, que está en manos de la Cancillería.  “El Gobierno de Nicaragua recibió el informe con disposición a trabajar en una Mesa de conversación e intercambio constructivo con la Secretaría General de la OEA para analizar en forma conjunta los temas relacionados”, dice el comunicado.

Horas más tarde, el gobierno de Ortega confirmó el intercambio a sostener con la OEA. “El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, confirma la implementación de un Mecanismo de Conversación e Intercambio con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en respeto y comunicación constructiva”, asegura el comunicado oficial.

El comunicado de la OEA no revela cuáles son las conclusiones del informe ni la sustancia de los temas analizados, pero indica que ya está en marcha un proceso de intercambio político con el gobierno. “El Secretario General de la OEA y el Gobierno de Nicaragua implementarán un mecanismo de conversación e intercambio a tales efectos” asegura el breve comunicado.

Desde agosto, el uruguayo Luis Almagro anunció que preparaba este informe para presentarlo a los países miembros del organismo. En julio, los candidatos y diputados ilegalizados por el fallo de la Corte Suprema de Justicia y miembros de organizaciones de la sociedad civil se reunieron con Almagro y conversaron tres horas, en las que presentaron pruebas del “desmantelamiento” de la institucionalidad democrática que vive Nicaragua.

Tras la reunión con opositores nicaragüenses, Denis Mocanda Colindres, representante de Nicaragua en la OEA, solicitó la renuncia de Almagro bajo el argumento de “conducta injerencista” en una reunión del organismo realizada en República Dominicana.

Para el gobierno de Ortega, resulta “inaceptable” que Almagro “abusara de su cargo, actuando de forma injerencista y contribuyendo a la inestabilidad de gobiernos legítimos y al fortalecimiento institucional que están ligados a la paz y el desarrollo”, en referencia a la activación de la carta democrática contra Venezuela que invocó el secretario general.

A diferencia de las elecciones de 2011, la OEA no recibió una invitación oficial a observar las elecciones del seis de noviembre, y más bien el cuatro de junio el presidente Ortega descalificó a los observadores internacionales como “sinvergüenzas”.

Sin embargo, ahora la OEA anunció que están preparados para iniciar diálogo con el gobierno de Nicaragua sobre temas políticos.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), fue uno de los primeros en reaccionar al comunicado de la OEA. “Qué bueno que se ha establecido un mecanismo de conversación. El dialogo político es necesario”, aseguró.

Mientras tanto, dirigentes políticos opositores como la presidenta del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Ana Margarita Vigil, y el Frente Amplio en Defensa de la Democracia, demandaron que el informe de la OEA se haga público, para que el pueblo nicaragüense y la opinión pública conozcan su posición sobre el proceso electoral y las votaciones del seis de noviembre.