Política

Dictadura más cerca de aplicación de Carta Democrática

Los países que impulsan la aplicación de la Carta Democrática al régimen de Ortega aún tienen trabajo por delante para lograr cuatro votos pendientes

La aprobación de la Resolución 1128 del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), por 20 votos a favor, tres en contra y diez abstenciones, es una muestra de la fractura del sistema interamericano, pero también, de que quienes impulsan aplicar la Carta Democrática Interamericana al Gobierno de Daniel Ortega, tendrán que trabajar mucho para garantizar los 24 votos que se requieren para lograrlo.

Esa es la opinión de dos expertos consultados por CONFIDENCIAL –José Luis Velásquez, exembajador de Nicaragua ante ese organismo continental, y Francisco Aguirre Sacasa, excanciller de la República- después de concluir la cita en Washington, en la que el régimen contó con las abstenciones de Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice, a la vez que perdía a México y Venezuela, y Bolivia se abstenía.

“Considero importante que se haya dado una cuarta reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, específicamente para continuar con su ‘apreciación colectiva’ de la crisis nicaragüense como preludio a la Asamblea General de Cancilleres del hemisferio que se llevará a cabo el próximo mes en Medellín”, dijo Aguirre Sacasa.

“Después de lo ocurrido hoy (martes), quedó claro que Nicaragua estará en la agenda en Colombia. Y tomando en cuenta la promesa del embajador Carlos Trujillo de tratar de aplicar la Carta Democrática al Gobierno de Nicaragua antes de dejar la presidencia del Consejo Permanente, pienso que se hará un esfuerzo en Medellín para suspender a Nicaragua del Sistema Interamericano conforme a los artículos 20 y 21 de la Carta Democrática Interamericana”, añadió.

En similares términos se expresó el exembajador Velásquez, al señalar que “ya se tienen las cuatro sesiones para pasar a tratar el asunto en la Asamblea General de la OEA, y que luego pase a la reunión de cancilleres para declarar que a Nicaragua ya se le puede aplicar el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana”.

De ocurrir, “esto pondría a Nicaragua en un proceso de exclusión momentánea mientras se retoma el cumplimiento de los acuerdos internacionales, se restablece el estado de derecho, se puede organizar un proceso electoral que sea capaz de producir gobiernos legítimos, y se restablecen los derechos y garantías de los nicaragüenses”, detalló.

20 votos

Que solo se consiguieran 20 votos suena a retroceso, siendo que ya antes se había roto la barrera de la veintena de naciones que apoyaban la lucha del pueblo de Nicaragua, aun sin Venezuela ni México, lo que parecería sugerir que la causa Azul y Blanco ha perdido apoyos.

Velásquez admite lo que parece ser “un cambio en la correlación de fuerzas”, dentro del organismo continental, pero también opina que la votación refleja un mayor aislamiento de la administración Ortega.

“México se vio obligado a abandonar ese principio absoluto de la Doctrina Estrada, que quiso recuperar el presidente López Obrador, a lo que se suma la Venezuela de Guaidó y pronto El Salvador, pero también deja en evidencia la división brutal que hay entre el Caribe angloparlante y el resto de América Latina que votó a favor, y eso refleja un desajuste básico en el sistema interamericano”, analizó.

Velásquez no descarta que el Gobierno de Nicaragua haya cabildeado con algunos de los que se abstuvieron, y mencionó cómo Paraguay, por ejemplo, se mostró “dubitativo y ambiguo. Eso es porque se han roto los consensos básicos”, señaló.

Aguirre Sacasa llamó la atención sobre los (apenas) 20 votos que apoyaron la Resolución, pero también que hubiera diez países que se abstuvieran, lo que le indica que “todavía hay un trabajo importante para reunir los 24 votos que se necesitarían para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua”.

El diplomático opina que la abstención de los países del Triángulo Norte de Centroamérica, podrían ser una reacción –sobre todo en el caso de Guatemala y Honduras- molestos por la presión que la Administración Trump les está poniendo por no controlar el flujo de sus ciudadanos a la frontera sur de Estados Unidos. “Lograr un cambio en su postura dependerá de poder llegar a un trato sobre este tema”, comentó.

Volviendo al tema del aislamiento internacional, Velásquez admite que un gobierno puede sostenerse en esas condiciones “pero no por mucho tiempo. ¿Cuánto puede durar un gobierno aislado? El liderazgo sudafricano no soportó quedarse como el basurero del mundo y tuvieron que liberar a Mandela. No es posible vivir aislado a menos que queden como Venezuela o Cuba, lesionando los derechos del pueblo y sin ser capaces de alcanzar prosperidad alguna”.

“Posición cínica”

La participación de Valdrack Jaentzke, asesor de Daniel Ortega para las Relaciones Internacionales y con el Gran Caribe, fue una demostración del uso de la neolengua, en opinión del exembajador Velásquez.

La neolengua es el lenguaje que usaba el régimen totalitario que George Orwell describe en la novela ‘1984’, en el que la verdad era la mentira, y viceversa. Durante su alocución Jaentzke tildó de “cínica” la posición de muchos gobiernos, por considerar que no deberían cuestionan el accionar de Ortega en contra de su propio pueblo, siendo que ellos tienen problemas sin solucionar.

El funcionario rechazó “el intento del Grupo de Trabajo, pues consideramos que es una muestra de injerencia externa, a pesar de las amplias y claras demostraciones del esfuerzo que hemos hecho por hacer avanzar las negociaciones”.

“Aquí estamos viendo un guion que busca el derrocamiento por vía de presión externa, sanciones económicas, mentiras y manipulación, de un gobierno constitucional electo hasta el 2021”, añadió.

“Es inadmisible que se continúe usando y manipulando información interna de Nicaragua. Se habló del señor que se murió en la prisión”, dijo en referencia al asesinato a sangre fría del ciudadano Eddy Montes Praslim, que ya antes había llamado como ‘la otra delegación’, a la representación de la Alianza Cívica ante la Mesa de Negociación.

“Hay países en cuyos amotinamientos se cuentan muertos por decenas. Montes murió porque se abalanzó sobre un funcionario para arrebatarle el arma”, dijo, ciñéndose así al relato del régimen, en el que se añaden “21 funcionarios heridos”.

“El diálogo es un esfuerzo genuino por alcanzar la paz, y no es con sanciones ni imposiciones que se va a lograr eso. Estamos haciendo negociaciones serias. Queremos retomar el camino del progreso, la paz y el bienestar que traíamos. Queremos negociadores serios, que se sienten de una manera comprometida con el país, para alcanzar la paz”.

Sus contrapartes aprovecharon la sesión para recordarle los compromisos sin cumplir que ha asumido el Gobierno de Nicaragua, en el que incluso, el representante del Gobierno interino de Venezuela condenó los hechos en La Modelo; y pidió revertir el curso antidemocrático” de la administración Ortega, quien debe respetar los derechos humanos y respetar a las fuerzas políticas.

“Sentimos vergüenza y dolor por el uso de armas venezolanas para reprimir las ansias de libertad en otros países”, dijo al tiempo que hacía referencia a la “acelerada destrucción de la democracia en Nicaragua”, igual que antes hicieron Hugo Chávez y Nicolás Maduro en esa nación sudamericana.

Además de celebrar la liberación de 100 presos políticos, el diplomático aprovechó para preguntar a sus pares en ese organismo continental, pero especialmente al representante de Daniel Ortega, si las democracias se caracterizan por la ausencia de presos políticos, o por el número de sus presos políticos.

Jaentzke -ni mucho menos el canciller Denis Moncada Colindres- ya no contestó.

Más en Política

Send this to a friend