Emergencia Coronavirus

Hospitales de Nicaragua al borde de su capacidad por casos de covid-19

Minsa calla ante decenas de pacientes en hospitales: Alemán, Manolo Morales, Vélez Páiz, Lenin Fonseca, Vivian Pellas, Sermesa, España y Heodra

El Ministerio de Salud (Minsa) y el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo prolongan su silencio sobre el avance de la pandemia de la covid-19 en Nicaragua, pero en los centros hospitalarios quedan pocas camas disponibles, los ventiladores están topados o escasos, incrementan los casos de trabajadores de la Salud contagiados, faltan insumos primarios para la protección del personal y urge agilizar, descentralizar y transparentar los resultados de las pruebas de covid-19.

Un recorrido de CONFIDENCIAL por hospitales de Managua, y entrevistas con personal médico en varios departamentos, confirma la creciente tensión sobre el avance de la pandemia, pese a que el Gobierno se niega a reconocer el aumento de casos sospechosos de covid-19 en Nicaragua, clasificándolos como “indeterminados” o “neumonía atípica”, y desde el martes ha suspendido los reportes diarios sobre la covid-19.

En el Hospital Alemán Nicaragüense, la sala de aislamiento para atender a los pacientes positivos o sospechosos de covid-19 está al borde de su capacidad. Es por esa saturación que el Minsa, desde hace una semana, puso a funcionar áreas de aislamiento para pacientes sospechosos de covid-19 en los hospitales: Manolo Morales, Fernando Vélez Paiz y Antonio Lenín Fonseca.

En el portón número dos del Hospital Alemán, donde se atiende a los pacientes con covid-19, permanece un grupo de personas con mascarillas, guantes y equipajes de mano. Algunos tienen varios días en ese lugar “esperando información” sobre sus familiares enfermos. Un joven delgado, alto y de tez morena comenta que no ha visto su pariente “desde que ingresó” al hospital, e inmediatamente voltea a ver a los motorizados que aguardan a pocos metros del tumulto.

Según la Unidad Médica Nicaragüense, en el Hospital Alemán hay al menos 87 pacientes sospechosos de covid-19, seis de ellos con ventilación mecánica. Otros 17 pacientes sospechosos permanecen en el Hospital Bautista y 20 en Servicios Médicos S.A., (Sermesa) del departamento de Masaya. En el Hospital Manolo Morales permanecen tres pacientes sospechosos con ventilación mecánica.

En los hospitales privados la demanda de recursos disponibles es similar. CONFIDENCIAL confirmó que en el Hospital Vivian Pellas permanecen 16 casos sospechosos de covid-19, distribuidos en dos salas con una capacidad total de 20 camas. Además, solo queda un ventilador mecánico disponible.

También en los hospitales España, de Chinandega, y Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León, en el occidente del país, se reporta un incremento de ingresos hospitalarios.

Hasta este cinco de mayo, cuando el Minsa dio su último reporte oficial, el régimen acumulaba 16 casos positivos, cinco de ellos ya fallecidos. Sin embargo, el Observatorio Ciudadano COVID-19, que monitorea el avance de la pandemia a partir de reportes de la población junto a un equipo de médicos y epidemiólogos, reporta al menos 632 casos, con más de doscientos de ellos en la última semana.

Pruebas y traslados solo aprobados por Silais

En el hospital Manolo Morales se habilitó un área de “triaje” o clasificación para los pacientes con problemas respiratorios: si los médicos identifican a alguna persona con síntomas de covid-19, la trasladan a un área exclusiva para casos sospechosos, donde permanece hasta recibir los resultados de las pruebas, que controla el Minsa.

“Hasta hace algunos días los pacientes se enviaban al (Hospital) Alemán, pero como se ha saturado la atención en el Alemán; entonces, esta área que habilitaron la semana pasada ha estado recibiendo pacientes con sospechas”, detalló una fuente médica. Actualmente, los traslados al Hospital Alemán deben ser autorizados por el Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais).

Otro profesional de la Salud precisó que en el Hospital Antonio Lenín Fonseca intenta “guardar las apariencias”, pero ya han instalado un área de emergencia exclusiva para pacientes con Insuficiencia Respiratoria Aguda o neumonía atípica.

En los centros hospitalarios, según confirmó personal de Salud, al atender un caso sospechoso se debe llenar un formulario con los datos del paciente y enviarlo al Silais-Managua para que esté autorice la realización de la prueba de covid-19; entonces, “si el Silais da el visto bueno, nosotros tomamos la muestra y la enviamos al Minsa”. Los resultados demoran lo que el Minsa disponga y en algunos casos solo se confirman vía telefónica, sin ningún soporte.

Nuevas medidas en el Minsa

El aumento de casos sospechosos de covid-19 en Nicaragua, coincide con una circular que el Minsa envió esta semana a todos los Centros de Salud y hospitales públicos y privados, en la cual orientan que se establezca un sistema de triaje, es decir, que se clasifique a los pacientes con cuadros respiratorios y que cada unidad de salud destine un espacio para el ingreso de los pacientes sospechosos, que están en espera del resultado de la prueba.

“Todo paciente en que se sospeche covid-19, debe suministrársele una mascarilla descartable”, dice el documento. Una vez que se identifica un caso sospechoso, “el personal que realiza el triaje, debe informar al director del establecimiento”, y este, a su vez, al director del Silais.

Mientras el Minsa oculta, por tercera ocasión en esta semana, el reporte diario sobre covid-19, epidemiólogos independientes han advertido que “hay indicios” de que Nicaragua ya se encuentra en la etapa de transmisión comunitaria de la pandemia, y la falta de información es cada vez más perjudicial para preservar la salud de los nicaragüenses.

La doctora Greta Solís, presidenta de la Asociación Médica Nicaragüense, asegura que el aumento de casos sospechosos de covid-19 y el ocultamiento de las fuentes de contagios por parte del Minsa, son evidencia clara de que el país se encuentra en una etapa de transmisión comunitaria.

La Asociación maneja que “el número de casos es mucho mayor a los que se presentan oficialmente” dice Solís. Entre los casos que el Minsa no habría reportado se encuentran médicos, enfermeras y personal de limpieza de hospitales públicos que atendieron pacientes sin ninguna protección.

“Hospitalitos covid” se quedan cortos

En varios hospitales se han instalado áreas específicas para aislar a pacientes sospechosos de covid-19. El primero en instalar esta área fue el Hospital Alemán Nicaragüenses, donde al principio eran trasladados la mayoría de los pacientes.

Los trabajadores del Hospital Alemán Nicaragüense lo llaman coloquialmente el “segundo portón”. Son tres amplías salas, donde las autoridades de salud remiten a todos los casos positivos o sospechosos del nuevo coronavirus.

Equipada y con personal clínico y de limpieza propio, esta área fue recientemente acondicionada, donde antes eran salas de recuperación. “Están bien pintadas, con el piso nuevo, aire acondicionado y sus baños siempre limpios”, describió un expaciente sospechoso de covid-19 que conversó con CONFIDENCIAL.

Este “hospitalito” está localizado en unas edificaciones cercanas al portón norte del Alemán Nicaragüense, el portón número dos —de ahí su nombre coloquial—. Afuera de cada sala hay un equipo clínico: médicos y enfermeras.

“Nos cambiaban constantemente las mascarillas. Cada tres o cuatro horas una enfermera nos tomaba la temperatura, la presión, y nos chequeaba los pulmones y la garganta”, dijo el expaciente, quien compartió sala con dos sospechosos.

Detalló que las camas están separadas por cortinas de tela que tapan los costados y el frente. “Escuchás a los demás pacientes, pero si tosen no te afecta a vos porque tenés todo tapado”.

Formas de llegar

Al “hospitalito” se llega por tres vías: derivado de otro centro médico; o porque el paciente estuvo en contacto con un caso positivo; o vía Emergencias.

“Si llega alguien con síntomas, se capta en el área que se llama triaje o clasificación en la Emergencia. Se le interroga. Se le examina. Se le realiza la prueba con hisopado nasal y se ingresa como sospechoso en espera del resultado de la prueba”, detalló una fuente médica.

En el Alemán Nicaragüense, los internistas y médicos de otras especialidades tienen dos tipos de contratos: solo cuatro horas diarias y sin turno; y los de ocho horas diarias más turnos de 16 horas en días de semana y 24 horas los fines de semana, según la fuente.

“Los especialistas con ocho horas más turnos son generalmente médicos más jóvenes, es decir menores de 50 años. Ellos son los que están rotando en el área del coronavirus”, subrayó. También se ha reclutado a los residentes de Medicina, detalló otra fuente.

Unidades en hospitales privados

Los hospitales privados “han preparado condiciones y unidades debidamente identificadas y separadas para este fin (atención de pacientes con covid-19)”, según fuentes de estos centros hospitalarios.

“(Esa área) era necesario habitarla porque no se puede mezclar con el resto de pacientes que están por otras causas. Por la transmisibilidad del virus”, explicó un médico del Hospital Vivian Pellas.

En el Hospital Salud Integral hay también un personal específico para la atención, al que han dotado del equipo de protección personal básico, así como del “avanzado”, pero este depende del nivel de bioseguridad necesario frente al paciente: “si solo es sospechoso, si quedara hospitalizado en cuarentena; y el que debe ser atendido en cuidados intensivos y al que se tiene que intubar”.

La Unidad Médica Nicaragüense y la Asociación Médica Nicaragüense que reúnen a profesionales de la Salud han demandado la protección del personal médico, enfermería, logística y limpieza, que están más expuestos al contagio del virus. El Gobierno sigue en silencio.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend