Economía

“Impacto negativo en relaciones bilaterales“

Embajadora Dogu: Expulsión de funcionarios de Aduanas afecta al sector privado para exportar a EE.UU.

El gobierno de Barack Obama presentó una protesta formal, expresando su “fuerte desagrado” al embajador de Nicaragua en Estados Unidos, Francisco Campbell,  por la expulsión de tres funcionarios norteamericanos el martes pasado, en una acción calificada de “injustificada y contraria a la construcción de una agenda positiva que buscamos mantener con Nicaragua”.

Según el vocero del Departamento de Estado John Kirby, “este tratamiento podría potencialmente tener un impacto negativo en las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Nicaragua, y particularmente las comerciales”.

Los expulsados fueron el politólogo Evan Ellis, que realizaría una investigación académica sobre el canal interoceánico, y dos funcionarios de la Oficina de Aduanas y Seguridad Fronteriza –cuyos nombres se mantienen en reserva– que fueron detenidos el martes en la mañana, mientras desarrollaban sus labores de inspección en una zona franca textilera.

Según un comunicado del gobierno de Nicaragua, divulgado después de la protesta norteamericana, la expulsión se produjo porque desarrollaban tareas de “certificación de aduanas, relacionadas con la lucha contra el terrorismo, sin la debida coordinación con las autoridades nicaragüenses”.

Por su parte, la embajadora norteamericana en Managua, Laura Dogu, en un entrevista con Confidencial describió estas actividades como “normales” e insistió en que el mayor perjudicado con la  expulsión e impedimentos a los funcionarios de EEUU para certificar la seguridad de las empresas, será el sector privado que desea seguir exportando a Estados Unidos. A continuación la entrevista con la embajadora Dogu.

El martes pasado el gobierno expulsó a tres funcionarios norteamericanos. Conocemos el caso del politólogo Evan Ellis, que investigaba el tema del canal interoceánico; pero además fueron expulsados otros dos funcionarios. ¿Cuál era su actividad y bajo qué cargos fueron expulsados?

Los dos funcionarios, además del doctor Ellis, fueron de Customs and Borders Protection (CBP) (Aduanas y protección de las fronteras), a través de un programa que se llama C-TPAT por sus siglas en inglés, (Customs and Trade Partnership Against Terrorism) pero la verdad es que no tiene mucho que ver exactamente con terrorismo. Es un programa que ayuda a las empresas a controlar su suministro logístico, y las empresas que participan en este programa  pueden mandar o recibir importaciones y exportaciones en un flujo más rápido, porque el gobierno de los Estados Unidos entiende que tienen control y están usando buenas prácticas internacionales para controlar y proteger esta cadena de suministro.

Es completamente normal, este tipo de personas viaja a visitar varias empresas en todas partes del mundo para estar seguros que, por ejemplo, tienen control de sus facilidades desde el lugar donde están haciendo un producto hasta el destino final en los Estados Unidos, para estar seguros que nadie puede poner cosas ilegales: armas, drogas, que no están manifestados.

¿Ellos estaban trabajando con alguna empresa específica en Nicaragua o con la Dirección de Aduanas del gobierno?

No. Normalmente las empresas que en los Estados Unidos están tratando de importar productos de Nicaragua, trabajan con CBP para  mostrar que su cadena logística está bien controlada.  Y parte de esto, obviamente, es empezar con las empresas que están haciendo productos aquí en Nicaragua. Los expertos vienen para trabajar con la empresa  aquí  y entender cuáles son sus sistemas, y compartir información sobre cómo pueden mejorar sus sistemas. Entonces no es parte de una conexión del gobierno, es parte de una oficina que está trabajando con el sector privado.

En círculos oficiales relacionados con el gobierno se ha manejado que estos oficiales vinculados con temas de seguridad, estarían en Nicaragua haciendo labores de inteligencia.

Sí, posiblemente es por el nombre de este programa, pero el programa no tiene mucho que ver con eso, es un nombre que empezó hace muchos años. Pero ese programa es reconocido por la Organización Mundial de Aduanas, y se llama un Authorized Opportunity Program, sirve para mejorar las oportunidades económicas de las empresas en todo el mundo.

¿Cuándo llegaron al país estos otros dos funcionarios?

Ellos llegaron, sin conocer al profesor (Ellis), en el mismo vuelo, y posiblemente el gobierno fue confundido por esto, pero no estaban trabajando juntos.

¿Bajo qué cargos fueron expulsados los tres?

Para eso debiera preguntar al gobierno de Nicaragua.

El doctor Ellis declaró que funcionarios de Migración le dijeron que no tenía autorización para hacer entrevistas o investigar sobre el canal interoceánico. ¿Qué opinión tiene su gobierno en relación a esa justificación?

Reconocemos que Nicaragua tiene el derecho de decidir quién puede estar en Nicaragua o no, cualquier país tiene ese derecho, en los Estados Unidos también de vez en cuando estamos diciendo esto. Pero obviamente también estamos enfocados en la importancia de la libertad de expresión, y  creo que (el vino) aquí para investigar, tratando de hablar con varias personas, tratando de entender qué está ocurriendo. No estaba haciendo algo (distinto) a cualquier otro académico en el mundo. Pero Nicaragua tiene el derecho de decidir quién puede estar, y (quien) no puede estar aquí.

El vocero del Departamento de Estado dijo que estas acciones podían afectar las relaciones bilaterales comerciales. ¿De qué manera?

No queremos eso, pero puede hacerlo y en diferentes maneras. Estamos tratando de enfocar en la prosperidad de Nicaragua, y programas como este con los oficiales de  CBP son parte de este enfoque. Si las empresas de Nicaragua pueden participar en ese programa, pueden mandar sus cosas a los Estados Unidos más fácilmente, obviamente las empresas en los Estados Unidos que están comprando productos nicaragüenses van a usar las empresas que participan en este programa. Si los oficiales no pueden hacer su trabajo aquí en Nicaragua, las empresas nicaragüenses no pueden participar en los programas, y los productos de Nicaragua no van a pasar más rápido, sino por la línea más despacio. Entonces  puede tener un impacto no oficialmente entre los dos gobiernos, esto es diferente, pero es muy importante para Nicaragua el impacto económico que puede tener.

Los expertos de CBP viajan por todos los países del mundo, nunca han tenido problemas en cualquier otro país, solamente aquí en Nicaragua, y yo no sé cuándo ellos querrán mandar a su gente otra vez a Nicaragua después de tener este tipo de problema.

¿A qué nivel se ha tratado este incidente, y qué explicaciones o justificaciones les ha brindado el gobierno de Nicaragua?

Estamos en contacto con oficiales del gobierno de Nicaragua y ellos han explicado que este tipo de actividad necesita estar coordinado con el gobierno.  Pero varias personas de este programa han viajado aquí a Nicaragua muchas veces durante los últimos años y, aparentemente, este arreglo es algo nuevo  y no fue conocido antes de este evento.

¿El gobierno de Estados Unidos ha presentado una protesta formal ante el de Nicaragua por estas expulsiones?

Mis colegas en Washington han hablado con el embajador Campbell sobre esto y sus palabras fueron un poco fuertes. El vocero del Departamento de Estado dijo que fue “injustificado y contrario a la construcción de una agenda positiva que buscamos mantener con Nicaragua”.

Durante mi estancia aquí en Nicaragua hemos trabajado muy fuerte aquí en la Embajada a mejorar la relación con Nicaragua en varias maneras, y eso no es como queremos trabajar en conjunto. Creo que es importante seguir trabajando para mejorar la prosperidad de Nicaragua.

¿Estados Unidos podría tomar una represalia,  después de esta acción, y expulsar a funcionarios nicaragüenses de su país?

No queremos hacer eso, queremos mejorar la situación con Nicaragua. Pero obviamente hemos hecho un protesta bastante fuerte en Washington. Lo que queremos es seguir trabajando juntos, pero necesitamos estar seguros que nuestros oficiales de los Estados Unidos van a ser bien recibidos en Nicaragua.

Hasta este momento no hemos entendido completamente lo que necesitamos hacer,  y para seguir con este tipo de actividad va a ser muy difícil hasta tengamos nuevos arreglos. Puede tener un impacto. Esos oficiales estaban enfocados en el asunto de textiles esta vez, pero también este proceso es parte de  la industria agropecuaria, y las empresas en Nicaragua que están tratando de mandar frutas, verduras y carnes, y no pueden hacerlo sin tener inspecciones de oficiales del gobierno de los Estados Unidos, entonces puede tener un impacto económico muy grande si no podemos resolver este problema, y el sector privado de Nicaragua es una parte muy importante de este proceso, no solamente el gobierno.

¿Este incidente está superado?

Como le dije antes, estamos tratando de trabajar con el gobierno. Si los oficiales de CBP no pueden entrar a Nicaragua sin problemas, no van a viajar. Sin las inspecciones, los productos nicaragüenses nos pueden competir con productos de otros países, y creo que puede tener un impacto muy grande en las empresas nicaragüenses y en los ciudadanos de Nicaragua, y no queremos eso. Queremos seguir trabajando para mejorar la prosperidad aquí en Nicaragua.

En el caso del doctor Ellis, él explicó que su visita había sido organizada de manera privada pero que también había comunicado a autoridades del gobierno de Nicaragua que tenía previsto realizar entrevistas con autoridades del Canal y de otros funcionarios. ¿El gobierno de Nicaragua brindó alguna justificación para expulsarlo?

Debiera preguntar a ellos, porque ellos han decidido hacer eso. Yo no puedo explicar esto, pero yo sé que él estaba en contacto con oficiales del gobierno. No fue una visita secreta, el anunció el propósito de su visita, e iba a hacer una investigación en la manera de cualquier otro informe académico en el mundo.

¿Después de este incidente, hay algún proceso de diálogo abierto con el gobierno de Nicaragua?

Si, estamos trabajando con el gobierno para empezar otra vez con las visitas de este tipo de personas. Yo no puedo invitar oficiales de Estados Unidos a visitar Nicaragua si tengo duda sobre la situación, no puedo aceptar otra situación como esa por ellos. Entonces si hay duda no vamos a dar permiso a cualquier persona de visitar aquí. Pero creo que podemos trabajar en conjunto con el gobierno, encontrar una manera a seguir con las inspecciones; y estamos en contacto también, con el sector privado, porque obviamente el impacto más grande es con el sector privado.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend