Nación

Contaminación visual representa una amenaza para la seguridad vial de conductores y peatones

Invasión de rótulos en Managua causa contaminación visual

rótulos

Alcaldía no aplica normativa de regulación, empresas allegadas al poder practican competencia desleal. Nueva ley de rótulos sigue tubería legislativa



Las calles de Managua están cubiertas de rótulos. Cada esquina, poste, y muro en la vía pública se utiliza para promover la venta de un producto, un servicio o un evento. El espacio público se ha convertido en las nuevas “páginas amarillas”, donde todo se puede promocionar. Y muchos de estos rótulos permanecen bastante tiempo después de que su pretendida utilidad se haya agotado.

Expertos en urbanismo definen el problema como “contaminación visual”, es decir todos aquellos elementos no necesariamente arquitectónicos que perturban la visibilidad y la percepción de todo el que lo ve. La invasión de rótulos se ha convertido en una verdadera preocupación ciudadana, debido a que no solo afectan el paisaje urbano, sino también porque representan un peligro para la seguridad vial.

Wilmer Martínez, instructor de la escuela de manejo “Mano al Volante”, dice haber visto un motociclista ser lanzado de su moto tras ser envuelto por una manta publicitaria después de que esta se desprendió de un poste en la Carretera a Masaya. “¡La manta se reventó, agarro al muchacho y lo enrollo como una anaconda!”, asegura.

Una consulta de calle hecha por CONFIDENCIAL revela que los ciudadanos no solo consideran excesiva la colocación de rótulos y mantas publicitarias regadas por toda la ciudad, sino que también le atribuyen la culpa a la Alcaldía de Managua, por no regular adecuadamente el problema.

“Cada quien pone sus mantas a como quiere, y la Alcaldía de Managua, que creo que regula eso, no lo hace”, dijo Rigoberto López. Por su parte, Bayardo Granados, asegura: “Esto tiene que regularse, es un problema de la Alcaldía.”

CONFIDENCIAL solicitó la versión de la Alcaldía de Managua sobre las críticas a la falta de regulación, pero ni la alcaldesa Daisy Torres ni el director de urbanismo, Camilo Fonseca, respondieron a nuestra solicitud.

En 2003, bajo la gestión de Herty Lewites, la Alcaldía de Managua aprobó el “Reglamento de Rótulos del Municipio de Managua”, que establece normas sobre la instalación, colocación y distribución de rótulos y mantas publicitarias.

También le puede interesar: Los árboles de hojalata

La normativa menciona que debe de existir “armonía” en la colocación de anuncios en espacios públicos, para no atentar contra la seguridad vial. Sin embargo, el reglamento no especifica características técnicas, como alturas, material, color, o ubicación del rótulo o manta.

La arquitecta Fátima Darce, especialista en paisajes y consultora en obras como la planeada ampliación de la pista Juan Pablo II y el rediseño de las áreas verdes del puerto de San Juan del Sur, considera que las regulaciones actuales no permiten ejecutar una rotulación efectiva. Darce agrega que las rotondas de Managua, creadas originalmente para limpiar las intersecciones, son ahora un desorden de colores llenos de distracciones para los conductores. “Los rótulos no tienen un formato que permita que se puedan percibir. Están todos juntos y no se percibe nada,” dice.

A la arquitecta también le preocupa que muchos de los “megarótulos” son instalados muy cerca de la carretera y representan un serio peligro en el caso de un terremoto. “En Florida, por ejemplo, existe una regulación que estipula que las rotulaciones masivas se deben de instalar a 660 pies de distancia a partir de la línea exterior. Aquí no contemplamos eso, si hay un desastre natural lo más natural es que colapsen, y tendríamos una serie de obstáculos en las carreteras,” asegura.

En las últimas semanas, el exdiputado Agustín Jarquín ha enviado una serie de cartas a la Alcaldía de Managua, demandando la remoción de algunos rótulos y postes que obstaculizan la visibilidad de los conductores.

Hay una contaminación visual que es impresionante,” asegura. Jarquín advierte que existen puentes peatonales que por estar cubiertos de rótulos en ambos lados, se han convertido en un oscuro túnel donde pueden ocurrir asaltos. “Le pedimos no solo a las autoridades, sino también a las empresas, que corrijan para empezar esa situación, y no esperemos a que ocurra un asesinato o un delito mayor”, dijo Jarquín.

CONFIDENCIAL contactó a media docena de empresas fabricantes de rótulos en Managua. Sin embargo, todas se rehusaron a conceder una entrevista. En círculos empresariales, existen reclamos sobre la competencia desleal que practican empresas allegadas a la presidencia y a la secretaría del FSLN, que no son objeto de regulación por parte de la alcaldía. “Ellos pueden poner sus rótulos donde quieren. Incluso han recurrido a presiones económicas y política para sacar del juego a algunos competidores, y hay un empresario que fue obligado a venderle el punto a una empresa de la familia“, dijo una fuente empresarial que solicitó proteger su identidad, por temor a represalias.

Carlos Cuadra, director de la agencia Carlos Cuadra Cardenal Publicidad (CCCP-McCann), asegura que la saturación de rótulos afecta la divulgación del mensaje, al punto de que se pierde relevancia y eficiencia de comunicación. “Muchos rótulos no están en el lugar adecuado, no transita ahí su segmento al que va dirigido, ni tiene las condiciones adecuadas para que el mensaje sea visto con el tiempo y la atención suficiente,” asegura.

La agencia de Carlos Cuadra es parte de la red global McCann-Erickson y utiliza herramientas publicitarias para evaluar el alcance y el valor de cada rótulo o valla. “Muchas vallas en Managua no llegan a alcanzar el puntaje estándar mínimo, porque tienen demasiados elementos en contra para que puedan funcionar adecuadamente en la transmisión del mensaje”, añade.

En octubre de 2013, el comandante Daniel Ortega envió a la Asamblea Nacional la iniciativa de Ley de Rótulos, que regularía la colocación de rótulos a través de un impuesto a particulares o empresas que los instalan. Sin embargo, la iniciativa ha permanecido en la tubería legislativa de la Asamblea por casi cuatro años, por falta de consenso con el sector privado.

El presidente del COSEP, José Adán Aguerrí, expreso que llegar a un acuerdo con el Gobierno y aprobar la Ley de Rótulos es parte de la agenda del sector privado en el segundo semestre del año. “Hemos venido trabajando para tratar de unir posiciones para ordenar, descontaminar, y que se establezca un nivel de precio que permita al sector ser competitivo,” asegura. “Yo creería que deberíamos de cerrar el 2017 con una nueva Ley de Rótulos.”

Sin embargo, para el exdiputado Agustín Jarquín, la ley no se ha aprobado por falta de voluntad política. “Deben de focalizarse en la razón de ser de la gestión municipal: la población. La idea no es que se dejen de anunciar. Pero que lo hagan adecuadamente, y que tomen en cuenta a la gente, al ciudadano”, afirma.