Confidencial

Irlanda Jerez cumple 54 días como “presa política” del régimen

Irlanda Jerez, durante una caravana Azul y Blanco, en junio pasado. Franklin Villavicencio | Confidencial

La comerciante y odontóloga Irlanda Jerez se encuentra desde hace 54 días en una celda de ocho por cuatro metros, en la cárcel de mujeres ‘La Esperanza’ junto a nueve presas políticas más del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. En la estancia la luz pasa por pequeñas rendijas del tamaño de un bloque. En 54 días Jerez ha salido al aire libre solo por una hora y ha perdido 20 libras de peso. A pesar de las privaciones, el ánimo de la dirigente permanece “inquebrantable”, según sus familiares.

“Irlanda es una persona que tiene un carácter muy fuerte. Ella dice que está haciendo resistencia civil allá dentro. Todos los martes le llevamos comida, hace ayuno por la mañana y come solo en el almuerzo”, aseveró Daniel Esquivel, pareja de la comerciante y odontóloga Irlanda Jerez, quien fue secuestrada el 18 de julio previo a la presentación de un conjunto de acciones de resistencia pacífica organizadas por la denominada ‘Unidad Azul y Blanco’, una de las articulaciones que surgieron a raíz de las protestas contra el Gobierno de Ortega.

Dos camionetas Hilux con civiles, una de la Policía Nacional y cuatro motos con encapuchados interceptaron a eso de las 03:00 de la tarde a Jerez, quien venía en un vehículo junto a su pareja. Los oficiales los detuvieron en los semáforos del barrio Jorge Demitrov, aduciendo que el carro estaba “inmiscuido en un robo”, los encañonaron y comenzaron a pegarle patadas a las puertas. Las autoridades apresaron a la comerciante sin orden de captura alguna.

La familia de Irlanda Jerez supo hasta el día siguiente que estaba detenida en la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocida como El Chipote.

CSJ aseguró que la detención fue por un caso del 2016

El 19 de julio, un día después de la detención, el Consejo Supremo de Justicia (CSJ) publicó una nota de prensa donde aseguraba que en 2016 Irlanda Jerez fue declarada culpable por los delitos de fraude y estelionato. La dirigente fue condenada a cinco años de prisión en un proceso judicial que Daniel Esquivel tacha como “oscuro”. Se presentó un recurso de amparo y de revisión de sentencia que detenía el acto de retener a Jerez, pero los familiares denuncian que estos documentos “desaparecieron”.

“Irlanda Jerez compró una propiedad como comerciante en el Mercado Oriental. Esta persona (la que vendió la propiedad) la había adquirido de otra persona más y resulta que hubo un juicio civil que está abierto por esto, porque hay una querella de la propiedad que Irlanda compró de buena fe, donde la antigua dueña dice que hubo una revocación de venta”, reveló Esquivel en una entrevista para el programa televisivo Esta Noche.

No obstante, para Esquivel –quien es abogado–, la antigua acusación es “irrisoria” y en este caso, “no cabe la figura jurídica que se está utilizando”.

“Irlanda es una compradora y el estelionato es cuando vos vendés una propiedad a dos personas diferentes. Es una violación a todos sus derechos como ser humano y como persona” argumentó la pareja de Jerez.

Otro aspecto que llama la atención del caso es que la comerciante, que desde el inicio de las protestas se opuso al Gobierno, comparte la celda con otras nueve presas políticas señaladas de “terrorismo”.

“Ella está con los presos políticos y si es un delito común, como dijo el CSJ en su comunicado, no debería estar con ellos. Es obvio que a Irlanda la están implicando por el simple hecho de presentarse en las protestas como una autoconvocada más y por llamar a la desobediencia civil”, agregó Esquivel.

Los abogados defensores solicitaron una ejecución de sentencia y suspensión de pena programada para el 25 de septiembre. Los familiares de Jerez no pierden las esperanzas que ella “saldrá libre”, pese a la nula credibilidad hacia el sistema judicial de Nicaragua.

Una de las voces que se declaró en “desobediencia civil”

El 4 de junio el Mercado Oriental se declaró en “desobediencia civil” contra el Gobierno de Daniel Ortega. Tras casi 50 días de represión, los comerciantes del mayor centro de compras del país dejaron de pagar impuestos y exigían la salida inmediata de Ortega y Murillo. Ese mismo día, en las redes sociales todos hablaban de Irlanda Jerez, la odontóloga líder del Oriental.

“Cuando hablamos de desobediencia civil en el mercado Oriental, estamos hablando de no pagar alcaldía, no pagar Conmema, no pagar basura, no pagar ningún impuesto que tenga que ver con entidades del gobierno”, dijo la tarde de ese día en una entrevista para el programa televisivo Esta Noche.

Desde entonces, Jerez se convirtió en una dirigente activa en las protestas contra el régimen de la pareja presidencial.

“Irlanda siempre tuvo su ideología patriota, no tiene color de ningún partido. Ella al ver las injusticias y que fuimos reprimidos en la primera marcha en Camino de Oriente y luego el 19 abril que salimos y nos volvieron a agredir, decidió ser una voz más para reclamar los derechos. Sus principios son inquebrantables”, argumentó su pareja, Daniel Esquivel.

Algunos líderes del Mercado Oriental que se unieron a la desobediencia civil se han visto obligados a salir del país por motivos de seguridad y por el temor de ser apresados. El caso de Jerez es uno de los más de 400 que organismos de derechos humanos como la CIDH y el Alto Comisionado de la Naciones Unidas han recopilado en sus visitas a Nicaragua desde que estallaron las protestas.