Política

Jefe de misión europea: La versión de Ortega es contraria a demanda de democracia

Jáuregui: Contar la verdad “no es terrorismo”

Jauregui

“En el caso de Miguel Mora, estoy preocupado porque creo que es un periodista, y punto, nada más”, señala el europarlamentario



El periodista nicaragüense Miguel Mora y el eurodiputado español Ramón Jáuregui Atondo hablaron por media hora en una celda de la cárcel El Chipote. La charla fue calificada por el europarlamentario como “emocionante”. El caso del comunicador llamó la atención de una misión del Parlamento Europeo, que estuvo la semana pasada en Nicaragua para conocer in situ lo ocurrido en el país desde abril pasado.

Jáuregui Atondo encabezó la delegación, integrada por otros diez eurodiputados, quienes concluyeron que en Nicaragua no hubo ningún intento de golpe de Estado, como alega el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Recomendaron al Gobierno liberar a los cientos de presos políticos, entre quienes se cuenta a Mora, director del asaltado y cerrado canal 100 % Noticias.

Tras la presentación de sus conclusiones, el eurodiputado habló con el programa Esta Semana, que por primera vez en casi 20 años no se trasmitió en televisión abierta o cable, debido a la “censura de facto” impuesta por el régimen contra canal 12. El programa se emitió exclusivamente a través de Youtube y Facebook.

“Miguel Mora dirigía un medio de comunicación y contaba la verdad, contaba la información, no creo que eso pueda ser terrorismo, sinceramente”, dijo Jáuregui, quien afirmó que “no comprendía” las acusaciones contra el periodista. “En mi conversación con la Fiscalía, se me hizo saber que (Mora) tiene acusaciones graves”.

Acusaciones ad hominem

Mora fue detenido junto a la periodista Lucía Pineda Ubau, su jefa de prensa, a finales de diciembre pasado. Ambos son acusados por la Fiscalía de supuesta provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas, en concordancia con apología e inducción al terrorismo.

“Eso es lo que me preocupa de lo que son los sumarios, que están construidos a veces ad hominem contra determinadas personas, con pruebas muy pobres, con indicios insuficientes para acusaciones tan graves. Sinceramente, en el caso de Miguel Mora estoy preocupado porque creo que es un periodista, y punto, nada más”, comentó el eurodiputado.

Añadió su conversación de media hora con el periodista “fue muy emocionante”. “Hablamos mucho de lo que está pasando, de lo que él había hecho, él reivindicó su trabajo: ´soy solo un periodista, no sé de qué me acusan´. Tiene una gran fe en Dios, creo que su fe religiosa le ayuda mucho”.

“Sinceramente creo que Miguel Mora es uno de esos presos que si tiene algún tipo de acusación, puede soportarla en casa, no en la cárcel, y no en esas condiciones”, dijo Jáuregui, quien detalló: “Entré en la celda, llevaba 30 días largos ahí dentro, necesitaba luz, no había salido, estaba bien de salud. Le pedí al director de la prisión que lo dejara salir al patio una vez al día, y que le pusieran una luz para que pudiera leer; me pidió la biblia, le dije al director: ´por favor déjenle el Nuevo Testamento y pónganle una luz”.

En el caso de Lucía Pineda, aseguró que era una mujer “muy valiente”. La periodista está en una celda junto a otras tres mujeres. “Todas ellas gente humilde, no comprendo porque están en prisión”.

“Hay un pueblo muy vital, hay una gente que tiene una voluntad de vivir en libertad, una conciencia democrática, un heroísmo, un sentido del sacrificio, una voluntad de luchar. Es un pueblo muy muy intenso, muy vivo, y eso es emocionante”, destacó Jáuregui sobre los nicaragüenses.

“Una crisis democrática muy seria”

Sobre la situación en el país, el político español explicó que “hay una crisis democrática muy seria porque elementos nucleares como las libertades de expresión, de manifestación o de información están muy limitadas”.

“Creemos que hay un problema político muy grande porque el país se está dividido. Hay una comunidad sandinista que tiene su época, su memoria, su legítimo derecho a sentirse parte de ese partido. Pero hay otra Nicaragua que quiere más libertad, mejor democracia y que se ha expresado y que está ahí en la calle. No se pueden desconocer las dos, tienen que reconocerse y tienen que dialogar y encontrar un modo de convivencia, porque sino los daños económicos para el país van a ser muy serios, sobre todo los daños humanos en materia de sufrimiento personal van a ser insoportables”, afirmó el político español.

Agregó que la salida pasa por un “dialogo interno”, que a su opinión “fracasó” por se cometieron muchos errores, como trasmitirlo por televisión. “No creo que un diálogo y una negociación sobre las condiciones de futuro del país tenga que hacerse de esa manera (televisado). Fue un desahogo de lo que había ocurrido en días anteriores, pero no es el mecanismo para resolver los problemas políticos,  eso requiere una fase de discreción y de mediación”.

Demanda voluntad del Gobierno

Indicó que esos errores se tienen que resolver, lo que hace falta es que “haya voluntad por parte del Gobierno para favorecer ese diálogo, y luego que la oposición articule y vertebre su interlocución”.

En su reunión con la pareja presidencial, no pudo calibrar si el Gobierno está abierto a un diálogo real. “Creo que el presidente no rechaza esa posibilidad, pero lógicamente pondrá condiciones”.

Ramón Jáuregui, en conferencia de prensa junto a la misión del Parlamento Europeo que visitó Nicaragua. Foto: Carlos Herrera

“El presidente mantiene una versión de los acontecimientos que es muy distinta, por no decir completamente contraria, a la que tiene el mundo democrático del país, de estar reclamando reformas políticas. Digamos que el presidente sostiene la existencia de una agresión externa y reivindica su derecho a defender su país. Esa es una versión que se contradice demasiado con la realidad de esa Nicaragua que está en la calle reclamando más libertad y más democracia”, subrayo el europarlamentario.

Comentó que el tema de la verdad y la justicia debe ser parte del diálogo, aunque “la reconciliación exigirá sacrificio de todos”. “Lo más importante en mi opinión es un camino de democracia plena para el futuro, y las responsabilidades del pasado las tenemos que ir dirimiendo. No nos equivoquemos en las prioridades, si nos pasamos a cuchillo las responsabilidades se van a incrementar los odios, y no va a ser posible el diálogo”.

Respecto a los odios, dijo que estos podrían llevar a Nicaragua a un enfrentamiento civil. Afirmación que se basa en que “Nicaragua tiene una historia demasiado bélica, en que la violencia ha estado demasiado presente en el país, y en que los odios entre las dos Nicaragua son profundos”.

“En una advertencia de pura prudencia, hay que evitar eso por todos los medios. Aunque tengo la convicción, y es una de las partes más positivas de lo que he percibido en muchas de las conversaciones, que la oposición tiene una férrea voluntad de paz y que está absolutamente al margen de cualquier tentación violenta”, resaltó.

Escenario de sanciones de la UE

Antes de la visita de los eurodiputados, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, advirtió en un acto público que “pronto” llegarán “las sanciones contra la dictadura en Nicaragua”.

Jáuregui señaló que “la Unión Europea tiene que establecer un calendario de actuaciones en Nicaragua, en función de cómo evolucionen los acontecimientos. La señora (Federica) Mogherini –alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y de Política de Seguridad- dijo que no descartamos utilizar todos los medios que sean necesarios”.

Previo a la entrevista y durante una conferencia de prensa, el europarlamentario informó de que los “grupos políticos acabaremos reclamando al Parlamento Europeo la elaboración y aprobación de una resolución parlamentaria, parecida a la que aprobamos el 31 de mayo; en ella obviamente actualizaremos nuestras posiciones. Creo que esto se podrá hacer en el mes de abril”.

En la resolución  de mayo pasado, el Parlamento condenó la represión gubernamental y exigió poner fin a la violencia en el país. Los eurodiputados rechazaron la “brutal represión e intimidación de los manifestantes pacíficos”.

“Si la presión política es necesaria, pues la Unión Europea lo valorará, no lo descarto si esto no avanza, y si la represión va in crescendo la comunidad internacional no va a permanecer mirando para otro lado”, expresó.

“No queremos sanciones, no queremos perjudicar al pueblo, pero políticamente la Unión Europea evaluará en cada momento la medida que tiene que adoptar”, destacó.

En un informe presentado este sábado en Managua, la delegación de eurodiputados dijeron que las protestas han sido legítimas y que en democracia se debe estar dispuesto a perder.

También advirtieron que la Unión Europea podría tomar decisiones legales, en referencia a los acuerdos que tienen con Nicaragua porque “la situación actual de Nicaragua en materia de derechos humanos y democracia no es compatible con el Acuerdo de Asociación” que tienen con Centroamérica y con el país.