Nación

Amenazó a los trabajadores de la radio con ir a la cárcel si continuaban laborando en ese medio de comunicación

Jefe policial de León dirigió operativo contra Radio Darío, afirma su director

Represión León

Toruño: “El comisionado expresó que yo era un terrorista, un golpista que había financiado las barricadas y que había hecho mucho daño a Nicaragua"



El operativo policial que sacó del aire a Radio Darío, en León, fue coordinado por el comisionado mayor Fidel de Jesús Domínguez Álvarez, jefe de la Policía de este departamento, según el director y propietario de la radioemisora, Aníbal Toruño. Los trabajadores denunciaron que Domínguez Álvarez entró a las instalaciones de la radioemisora, ordenó a sus subordinados que “enchacharan” (esposaran) a cuatro trabajadores y los amenazó con encarcelarlos si continuaban laborando en ese medio de comunicación.

Toruño denunció en el programa televisivo Esta Noche, que los antimotines cercaron la manzana donde está ubicada la radio y luego bloquearon las puertas y ventanas de los vecinos que viven en los alrededores, para que estos no filmaran mientras desarrollaban el operativo policial.

“No dieron ninguna justificación, no hubo orden de cateo. No existe una orden del ente regulador Telcor, que suspenda o modifique la licencia de operación de la radio. Simple y sencillamente cuando ingresaron le dijeron a uno de los periodistas ‘o nos abren o derribamos la puerta’, eso hicieron”, declaró Toruño.

Los oficiales sacaron de la radio a los trabajadores. Montaron a tres en una patrulla y al cuarto lo tiraron contra el piso de la camioneta. Toruño explicó que además del daño físico, hubo una agresión psicológica, cuyo objetivo era desestabilizar emocionalmente al equipo de este medio de comunicación para desintegrarlo.

El comisionado mayor Fidel Domínguez, jefe de la policía de León, dirigió el operativo contra Radio Darío, denunciaron trabajadores del medio de comunicación. Foto: Cortesía.
El comisionado mayor Fidel Domínguez, jefe de la policía de León, dirigió el operativo contra Radio Darío, denunciaron trabajadores del medio de comunicación. Foto: Cortesía.

“El comisionado expresó que yo era un terrorista, un golpista que había financiado las barricadas y que había hecho mucho daño a Nicaragua. Dijo que todos los periodistas tenían una oportunidad más, que esta era la última, para evitar mayores represalias. Cuestionó las críticas a la Policía y al Gobierno. Quiere poner un bozal, censurar y amenazó con cárcel”, continuó Toruño.

El director de Radio Darío señaló que el jefe policial está extralimitándose en sus funciones y que actuó con “arrogancia”, pues no le correspondía ejecutar este tipo operativo cuando ni siquiera tenía una orden judicial. Además catalogó a la institución policial como el aparato represivo que usa el presidente Daniel Ortega para intimidar a los periodistas.

Toruño todavía no ha realizado un inventario en el edificio donde está la emisora, porque hay vigilancia policial en los alrededores. Hasta ahora su equipo de periodistas le informó que desaparecieron diez teléfonos y una computadora. Mencionó que, si bien la emisora está al aire, todavía permanecen con una programación limitada, sin embargo, esperan en los próximos días regresar con todo “asumiendo el derecho constitucional a la libre expresión”.


El pasado 23 de abril las instalaciones de Radio Darío fueron quemadas por turbas sandinistas, que según Toruño, fueron dirigidas por el diputado Filiberto Martínez y Manuel de Jesús Alvarado. Hasta el momento no hay ninguna persona investigada por este hecho.

El ataque contra este medio de comunicación ha sido incesante. El 24 de noviembre Omar Alejandro López Lorío y Eduardo Patricio Linarte Amaya, trabajadores de esta radio, fueron retenidos por la Policía de León y posteriormente liberados. Los oficiales no explicaron el motivo de la detención.

“No hay ley. Solo es la ley del señor Ortega que maneja Nicaragua con mano de hierro. Nosotros estamos con la decisión plena de seguir luchando. He conversado con los colaboradores y he tenido una respuesta impresionante de respaldo, a pesar de semejante embestida de la Policía Nacional”, afirmó Toruño, quien se encuentra en el exilio ante las continuas amenazas del régimen de Daniel Ortega.

Los ataques del jefe policial en León

El comisionado mayor Domínguez Álvarez fue nombrado jefe de la Policía de León el 23 de agosto de 2018. “La orientación principal que tenemos es que las familias leonesas regresen a vivir en la seguridad que teníamos antes del 18 de abril, que el turismo, y todas las actividades vuelvan a la normalidad”, expresó el día de la ceremonia.

El 28 de noviembre, el periodista Carlos Jirón, de Radio Mi Voz, en León, fue agredido por oficiales de la policía que lo interceptaron cuando se dirigía a esta emisora local, que días después cerró operaciones de forma temporal ante el acoso policial.

Jirón fue retenido y golpeado por los agentes. Declaró que el operativo policial fue dirigido por el jefe de la Policía de León, quien ordenó a los agentes que lo acompañaban que lo requisaran y lo desnudaran.

“Me bajaron el pantalón, me quitaron la camisa, me hicieron que me quitara los zapatos y me quitaron los documentos, también me quitaron el teléfono y me estaban pidiendo la contraseña del teléfono, luego en unos diez minutos me dejaron libre, pero antes me gritaron que éramos los medios golpistas, que hablábamos m…”, declaró Jirón al Periódico HOY.

Mauricio Álvarez Argüello denunció que el 27 de noviembre el jefe de la policía de León dirigió un ataque contra él y su familia. El reconocido biólogo y exdocente de la UNAN-León, explicó que días antes de la agresión varios agentes llegaron frente a su casa a realiza una especie de vigilancia.

“Ayer este asedio se intensificó. Todo el día mi casa estuvo rodeada por elementos uniformados, yo no tengo deudas pendientes con la justicia, es por ello que salí para hacer unas diligencias, y en ese momento me increparon y me dijeron que yo era terrorista junto a mi hermano”, dijo Álvarez al diario La Prensa.

Cenidh denuncia acoso y agresiones a periodistas

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) repudió la escalada represiva y de censura del régimen de Daniel Ortega en contra de periodistas y medios de comunicación independientes de Nicaragua. El organismo expresó que la intención del Gobierno es silenciar las voces que cuestionan el poder y sus atropellos.

“Hemos conocido las denuncias de agresiones y violaciones a los derechos humanos del Canal 100% Noticias, las radioemisoras de León: Radio Mi Voz y Radio Darío, la que anoche fue nuevamente blanco de la represión gubernamental al ser allanada de manera violenta por agentes policiales los cuales procedieron a sustraer equipos y secuestrar a cuatro miembros de este medio de comunicación”, dice parte del comunicado.

El Cenidh también condenó el “asalto dirigido” en contra de los periodistas Miguel Mendoza y Margin Pozo, a quienes cinco sujetos armados les robaron cuando salían de su casa a trabajar. Fueron despojados de una camioneta Nissan, documentos de identificación, teléfonos celulares y una computadora.

“A mi esposa la pusieron de rodilla a la orilla de la casa. A mí solo me llevaron a la parte de atrás de la camioneta. Me encañonaron, allí me insistían que les diera la llave de la camioneta cuando ya me habían quitado todo”, relató el periodista deportivo a los medios de comunicación.

“Estas acciones dejan en evidencia la continuidad de una estrategia desarrollada por el régimen Ortega-Murillo dirigida contra medios de comunicación independientes con el objetivo de conculcar la libertad de expresión y la libertad de prensa en Nicaragua, ataques sistemáticos que en la última semana han incrementado y que ponen en riesgo la integridad de los periodistas y sus familias”, continúa el comunicado del Cenidh.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, declaró que las acciones de represión en contra de los medios de comunicación y de periodistas, no son obra de la casualidad, sino órdenes dirigidas desde el más alto nivel del régimen de Daniel Ortega.

“Son acciones que buscan censurar a los medios de comunicación y periodistas. Esto atenta contra la libertad de prensa y expresión. La Policía es un guardián de la dinastía al igual que las demás instituciones”, manifestó Carrión.

Agregó que la dictadura “está desatada” y que estás son “acciones desesperadas”, pues no han logrado derrotar la resistencia “de nuestro pueblo”. “La represión confirma lo contrario del amor y la paz, porque ellos actúan con odio y venganza”, finalizó el director jurídico del Cenidh.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, solicitó al Gobierno de Daniel Ortega, a través de su cuenta de Twitter, frenar la represión en contra de los periodistas nacionales.

“Frente a las reiteradas denuncias de amenazas y actos intimidatorios contra periodistas y trabajadores de 100% Noticias, Radio Darío y Radio Mi Voz y otras voces disidentes, la OACNUDH urge al Estado a cesar estas persecuciones y respetar la libertad de expresión”.