Nación

La líder universitaria Zayda Hernández y Gustavo Méndez, de 18 años

Jóvenes secuestrados aparecen en la catedral y un hospital

El régimen negó, a través de la Cancillería, que haya cometido secuestros. Jóvenes presentaban signos de maltrato físico y sicológico



La líder estudiantil Zayda Hernández apareció la noche de este domingo con signos de maltrato en su cuerpo. La joven estuvo secuestrada desde el viernes y fue capturada en las inmediaciones de la Catedral Metropolitana de Managua, cuando asistió a una protesta por el asesinato del preso político Eddy Montes Praslim.

Fue en la misma catedral que los captores dejaron a Hernández a eso de las 6:30pm de este domingo, según el padre Luis Herrera, rector del templo metropolitano.

Hernández no dio declaraciones a los medios de comunicación. Se le miraba conmocionada, nerviosa y aturdida. Ni sus familiares, ni el sacerdote ni ella misma revelaron quien la dejó en catedral, si fueron policías o paramilitares.

“Nunca supe dónde estaba mi hija, pero sí tuve confianza en el Rey de reyes y hasta ahorita recibí una llamada que a mi hija la habían entregado”, dijo la madre de la líder universitaria. “He pasado momentos duros, momentos amargos y difíciles, pero nunca perdiendo la fe en el Señor que me iba a dar respuesta”.

El rector Herrera únicamente dijo que Hernández fue dejada en el portón oeste de catedral. La dejaron con las manos amarradas con unas bridas plásticas, que le cortaban la circulación.

Dictadura niega “desapariciones”

Casi al mismo momento en el que liberaron a Hernández, la dictadura circuló un comunicado titulado “sobre personas desaparecidas” negando el secuestro de la líder universitaria.

“Denunciamos esta nueva y nada original campaña difamatoria basada, como siempre, en mentiras. Denunciamos igualmente los llamados ‘falsos positivos’ que buscan alentar reacciones negativas en contra de Nicaragua y del interés supremo de las Familias nicaragüenses, que tenemos derecho a vivir con tranquilidad, Alegría, Paz y Trabajo”, expresó la dictadura.

Una hora más tarde, la Policía también emitió una nota de prensa invitando a la líder universitaria a “interponer la denuncia”.

¡Se acaban de conocer declaraciones brindadas por una señora que dijo haber sido secuestrada y golpeada”, dijo la Policía. “La Policía Nacional, cumpliendo con sus funciones establecidas en la Ley 872, Ley de la Policía Nacional, invita a esa persona a interponer su formal denuncia ante esta autoridad y realizar también su declaración formal que permita iniciar las investigaciones pertinentes”.

También apareció el joven Gustavo Méndez. El adolescente fue secuestrado el mismo día que Hernández en la catedral. La Alianza Universitaria Nicaragüense denunció que Méndez fue llevado al hospital Manolo Morales a recibir atención médica debido a la golpiza recibida.

“Aparece en el hospital Manolo Morales; herido, casi sin poder caminar y custodiado por la Policía Nacional luego de que los mismos negaron su detención”, insistió esa organización estudiantil.

La activista universitaria Dolly Mora, y miembro de la Alianza Cívica, denunció en sus redes sociales que perfiles asociados al gobierno la han amenazado con secuestrarla.

Ante el asesinato del preso político y estos secuestros, la Alianza Cívica valorará este lunes su continuidad en la mesa de negociación, durante una reunión plenaria.