Nación

Justicia orteguista acusa a ciudadano por “obstrucción de funciones”

Leónidas Luque fue detenido sin que le presentaran una orden de captura, y tampoco fue encontrado cometiendo un delito

Leónidas Luque González, el ciudadano arrestado arbitrariamente por la Policía en Galerías Santo Domingo, será juzgado por el delito “obstrucción de funciones” el próximo 26 de noviembre, cuando se realice la audiencia preliminar de juicio. Para el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la medida resulta exagerada, ya que el joven solo se quejó por la presencia policial en centro comercial.

María José Rodríguez, asesora legal del Cenidh, informó que Luque González estuvo recluido en la Estación V de la Policía desde el miércoles, cuando fue detenido junto a otro joven cuya identidad no ha sido conocida.

Luque González fue presentado este viernes ante el juez tercero del juzgado local de Managua. El judicial admitió la acusación de la Fiscalía y le decretó casa por cárcel como medida cautelar, lo que quiere decir que fue sacado de la prisión.

La detención de Luque González se dio dos días después que la Policía Nacional anunció que partir de esta semana implementan un plan especial, denominado “Nicaragua en paz, armonía y buena voluntad”, en el cual oficiales de la Policía vigilaran centros comerciales, paradas de buses, parques y mercados. Según organismos de derechos humanos, la decisión policial fue tomada para impedir las protestas relámpago que han realizado los ciudadanos autoconvocados, como alternativa ante la prohibición del Gobierno de realizar marchas y plantones en las calles.

“Él fue golpeado. Le quitaron su camisa, le cortaron su pantalón al ras de las rodillas”, aseguró Rodríguez. De acuerdo a la abogada, los familiares de Luque González han decidido permanecer en silencio para evitar más represalias policiales.

La abogada Rodríguez condenó el proceso judicial iniciado en contra de Luque González. Según ella, el actuar policial adentro del centro comercial fue “injustificado y arbitrario”.

“En este caso, ellos (la Policía) debería pronunciarse y explicar por qué ingresaron a un centro comercial, cuando existía un pronunciamiento de la administración de Galería Santo Domingo, que informó que no solicitó la presencia policial”, dijo la asesora legal del Cenidh.

El centro comercial Galerías Santo Domingo publicó un comunicado en su página oficial en el que afirmaba que como empresa privada “no ha solicitado la presencia de la fuerza pública” y que más bien esto “ha causado preocupación y temor a los inquilinos, visitantes y colaboradores”.

Rodríguez sostuvo que Luque González fue detenido sin ni siquiera presentarle una orden de captura, ni encontrado cometiendo un delito, como establece el artículo 33 de la Constitución Política.

“Él simplemente, al igual que otros nicaragüenses, expresó su descontento al observar la presencia policial en un centro comercial donde suelen ir niños, y familias”, afirmó Rodríguez.

Los empresarios privados han alertado que estas prácticas, lejos de abonar a
la resquebrajada economía de Nicaragua provocada por la crisis sociopolítica, solo contribuyen a desanimar el sector comercio, uno de los más golpeados
junto al sector turismo y construcción.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) detalla en su más reciente informe que 417 mil trabajadores han perdido su empleo desde el mes de abril. Además, pronostica que la economía se contraerá entre un 5.2% y 8.7% en 2019.

Más en Nación

Send this to a friend