Nación

El sacerdote, representante de la Teología de la Liberación, ha asegurado que el caso es una persecución política en su contra

Justicia reanuda persecución contra el poeta Ernesto Cardenal

Ernesto Cardenal

Notifican deuda a pagar por 800 mil dólares por "daños y perjuicios" contra una exfuncionaria del Estado



Un edicto judicial publicado en La Gaceta de este viernes, exige al poeta Ernesto Cardenal pagar una deuda de 17 millones 222 mil córdobas (800 mil dólares) a Nubia del Socorro Arcia Mayorga en concepto de “daños y perjuicios”. De esta manera, la justicia nicaragüense revive un caso que el mismo sacerdote ha denunciado como una persecución política por parte del régimen del comandante Daniel Ortega.

Este caso inició por diferencias entre las partes en el manejo de la sociedad Asociación para el Desarrollo de Solentiname, bajo cuyo paraguas estaba el hotel Mancarrón, ubicado en el archipiélago.

Luz Marina Acosta, asistente personal del sacerdote desde hace más de treinta años, relató que la historia inició en los años ochenta. Cardenal consiguió un fondo de Alemania para crear una escuela para líderes campesinos en Solentiname. Se construyó la edificación, pero jamás funcionó como tal. En la década de los noventa, la Asociación para el Desarrollo de Solentiname decidió convertir la edificación en hotel.

Alejandro Guevara –un dirigente campesino en la comunidad de Solentiname formada por Cardenal, fue guerrillero sandinista, delegado de gobierno en Río San Juan durante la revolución y luego diputado ante la Asamblea Nacional– administraba el hotel junto a Arcia Mayorga, su esposa en aquel momento. Guevara falleció en un accidente de tránsito en 1994, y la Asociación decidió donarle a la viuda Arcia Mayorga alrededor de cuarenta manzanas de tierras para sus hijos en el Archipiélago, además de mantenerla al frente de la administración del hotel Mancarrón. Según Acosta, se firmó un contrato el cual establecía que Arcia Mayorga no pagaría arrendamiento por el hotel los primeros dos años. Sin embargo, después ella “falsificó” un documento firmado por Cardenal, en el que el monto por alquiler era de mil córdobas mensuales.

La Asociación reclamó por ello, y le quitaron la administración del hotel a Arcia Mayorga. Ella entabló el juicio y consiguió un veredicto favorable, que le devolvió el hotel.

“Ella reclama el hotel como que fuese herencia, y no es así”, dijo Acosta, quien forma parte de la Asociación.

El abogado José Ramón Rojas Méndez representa a Arcia Mayorga e impulsa el edicto. Este jurista representó al comandante Ortega cuando Zoilámerica Ortega Murillo lo denunció por abuso sexual. La sentencia con la deuda millonaria fue emitida el 17 de junio de 2016, en el Juzgado Tercero Distrito Civil de la circunscripción, expone La Gaceta.

Arcia Mayorga fungió por un breve periodo como ministra de Turismo luego que el comandante Ortega regresó al poder en 2007. El historial de Cardenal con Arcia Mayorga incluye otra denuncia en su contra por injurias y calumnias.

Arcia Mayorga se volvió a casar con el alemán Inmanuel Zerger, propietario de Solentiname Tours, y quien demandó a Cardenal por injurias y calumnias. Zerger consiguió que el juez de Distrito Penal de Managua, David Rojas, fallara a su favor en 2008. Al poeta le impusieron una multa de mil dólares, que rechazó al considerarla “ilegal e injusta”. Cardenal fue declarado en rebeldía.

Cuando el caso por el hotel estuvo en su punto álgido, Arcia Mayorga acusó a Cardenal de “querer quedarse con Solentiname porque le está vendiendo lotes de tierra a extranjeros, por eso los invito a que vayan a Solentiname para que vean las construcciones que están haciendo, mientras a los compañeros se les niega una escritura para sus viviendas”.

Cardenal creó en el archipiélago la comunidad de Nuestra Señora de Solentiname, y desde entonces su estancia en ese lugar ha ido a la par de su mística poética. En Solentiname escribe poesía, terminaba esculturas, daba misa y convivía con los locales.

El sacerdote —reprendido por el papa Juan Pablo Segundo en su primera visita a Nicaragua durante la revolución sandinista—ha sido uno de los críticos más fieros del gobierno de Ortega, y de la ahora vicepresidenta Rosario Murillo.

“Este cobro no tiene ni pies ni cabeza. Es absurdo, ridículo, una felonía para seguir maltratando a un hombre de 92 años que solo buen nombre le ha traído a Nicaragua”, dijo Acosta.

Festival de poesía guarda silencio

El Festival Internacional de Poesía de Granada –que fue inaugurado este lunes– no ha emitido ningún comentario respecto al cobro impuesto a Cardenal. Aunque de forma independiente, la escritora y poeta Gioconda Belli sí lo hizo en sus redes sociales.

Mientras que desde España, el Festival de Poesía de Granada, se solidarizó con el padre Cardenal. “El nuevo ataque que ha recibido a todas luces obedece a venganzas y represalias por su actitud siempre crítica ante los abusos del poder”, expresaron Daniel Rodríguez Moya y Remedios Sánchez, directores de ese evento poético.

Los españoles remarcaron que Cardenal alzó su voz contra el somocismo en su día y fue fundamental en la lucha sandinista contra la tiranía, ahora lo hace contra las nuevas formas totalitarias que lamentablemente se dan en Nicaragua. “Por ello exigimos al gobierno de Nicaragua que cese ya de una vez la represión contra una figura indiscutible a nivel internacional de la lucha por las libertades y la democracia, que a sus 92 años sigue al pie del cañón alzando la voz contra la situación política que se vive en su país”, agregan.