ad-200x90
Política

¿Dónde estuvo el gobernante durante 23 días de silencio?

Ortega reaparece después de tres semanas de ausencia

Recibe en El Carmen a subdirector cooperación japonesa, pero sigue ausente de zonas de desastre y damnificados de la tormenta Nate



Después de tres semanas sin registro de intervención pública, el comandante Daniel Ortega apareció este miércoles 11 de octubre, recibiendo al subdirector de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, en su residencia El Carmen, aunque no mencionó nada sobre los estragos causados por la tormenta Nate en decenas de municipios del país.

A Ortega no se le había visto en una actividad pública en su condición de presidente ni un solo día de octubre, a pesar de la emergencia nacional por el impacto de la tormenta Nate y un sistema de baja presión, que el 5 y 6 de octubre dejaron al menos 16 muertos, miles de damnificados y daños en decenas de municipios del país, provocando el reclamo en redes sociales y medios de comunicación que lo califican como un “gobernante ausente”.

Según el registro de actividades e intervenciones oficiales, la última vez que Ortega había aparecido en público fue el 18 se septiembre, cuando se reunió en su residencia y despacho del reparto El Carmen con la selección de béisbol juvenil y luego con una delegación del Banco Mundial que estuvo de visita en Nicaragua.

Las otras cuatro ocasiones en las que Ortega salió o intervino públicamente el mes pasado fueron para actos eminentemente protocolarios. Entre estos: recibir la Antorcha de la Libertad, el 12 de septiembre, saludar el 38 aniversario de la Policía Nacional, el 11, y el del Ejército el 2, o colocar una orden militar al Ministro de Defensa de Taiwán, el 4.

En sus discursos, registrados en el diario oficialista El 19 Digital, Ortega tampoco ha abordado temas de interés nacional, más allá de destacar las labores y “trayectoria revolucionaria” de las fuerzas armadas nicaragüenses.

Daniel Ortega en otro acto protocolario. Confidencial / Foto/ Presidencia

La última ocasión en la que Ortega se refirió a la lluvia tampoco tuvo que ver con una tragedia.

“¿Cuánta falta nos hace la lluvia, verdad?”, dijo en la Plaza Juan Pablo II, el pasado 19 de julio, cuando la lluvia arreció durante su tradicional discurso por el aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

“¡Bendita la lluvia! Y gracias a Dios, gracias a Dios, gracias a Dios que nos manda la lluvia”, reiteró.

Las intensas precipitaciones y los fuertes vientos de la semana pasada, sin embargo, no dejaron bendiciones a las familias afectadas. Y sobre esa lluvia no se le ha escuchado.

Su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo tampoco ha visitado las zonas afectadas por las lluvias, pero sí tuvo dos o tres intervenciones por día, durante el jueves y viernes de la semana pasada, que fueron los dos días más intensos de los fenómenos naturales.

En abril, una investigación de Confidencial reveló que Ortega es un gobernante que permanece encerrado en su residencia, con pocas apariciones en público y aún menos visitas a los municipios. Según el análisis de esa fecha, en los cinco años de gobierno de su segundo período consecutivo, Ortega solo salió en 18 ocasiones fuera de Managua a únicamente ocho de los 153 municipios del país.