Mundo

La mandataria queda inhabilitada del mandato durante 180 días, y se le abre un proceso político con miras a su destitución

La caída de Dilma

“Mi Gobierno ha sido objeto de sabotaje”, dijo Rousseff al ser notificada de su destitución



Brasilia.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibió este jueves la notificación en la que se le comunica que el Senado ha decidido someterla a un juicio político con miras a su destitución, con lo que ha quedado oficialmente suspendida de su cargo. La notificación fue entregada por el senador Vicentinho Alves, primer secretario de la Cámara Alta, en el despacho que hasta hoy ocupó Rousseff en el Palacio presidencial de Planalto y en el que esta misma tarde se instalará el vicepresidente Michel Temer, que la sustituirá en forma interina mientras se desarrolla el proceso. Senado brasileño aparta a Rousseff de la presidencia

Tras entregarle el documento a Rousseff, el senador Alves seguirá rumbo a la residencia oficial de Temer, donde cumplirá un trámite similar y le informará oficialmente sobre la decisión del Senado que le convierte en presidente interino de Brasil. Por una cuestión de “respeto”, en el momento en que la mandataria recibió el documento no se permitió la presencia de fotógrafos ni de periodistas.

Sesión maratoniana

El Senado brasileño dio  luz verde al juicio político contra Dilma Rousseff, que será suspendida de la Presidencia del país durante 180 días y sustituida de forma interina por el vicepresidente, Michel Temer, mientras la Cámara define si destituye a la primera mujer que ha llegado al poder en Brasil. Tras una sesión maratoniana, que se prolongó durante 20 horas y media, la votación fue contundente: 55 se pronunciaron a favor de apartar a Rousseff, 22 en contra y 4 se ausentaron.

Una abultada derrota para Rousseff: bastaba una mayoría simple, 41 senadores sobre los 81 que componen la Cámara Alta para apartarla temporalmente de la Presidencia por un “crimen de responsabilidad”, el maquillaje de las cuentas públicas, una práctica habitual en los gobiernos brasileños de todos los signos políticos y que, a ojos de la Justicia, no constituye un delito.

La oposición logró superar su objetivo de llegar a 54 votos, equivalentes a la mayoría calificada de dos tercios que, una vez que concluya el juicio, será necesaria para que Rousseff sea finalmente destituida.

El Gobierno y el Partido de los Trabajadores (PT) agotaron todas las posibilidades para tratar de frenar el proceso hasta el último minuto recurriendo incluso al Tribunal Supremo, que a primeras horas del miércoles avaló el desarrollo del procedimiento y rechazó un recurso de la Abogacía General del Estado.

No hubo sorpresas durante una jornada en la que sus señorías se ajustaron a sus respectivos guiones y, en la mayoría de los casos, utilizaron sus intervenciones más para justificarse ante su electorado con la vista puesta en las próximas elecciones municipales que para debatir en profundidad las causas que han llevado a la separación de Rousseff del poder. Sólo los miembros del PT y algunos de sus escasos aliados defendieron a la mandataria e insistieron en calificar de “golpe” la maniobra que ha llevado al hasta hoy vicepresidente Temer a la Presidencia.

El abogado del Estado, José Eduardo Cardozo, insistió en que el “impeachment” carece de sustento legal y advirtió de que con su aprobación “Brasil se transformará en la mayor república bananera del planeta”.

Entre los partidarios del impeachment, durante la sesión se sucedieron las críticas al maquillaje de las cuentas públicas y las encendidas condenas contra la corrupción, aunque sus señorías evitaron mencionar que cerca del 60 por ciento de los senadores tiene cuentas pendientes con la Justicia. El propio presidente de la Cámara Alta, Renan Calheiros, uno de los protagonistas del impulso al juicio político contra la presidenta, tiene una decena de causas en los tribunales. Calheiros admitió esta madrugada que el impeachment es “un factor de inestabilidad” y abogó por revisar la ley en el futuro para “garantizar la seguridad jurídica”. “Cada cual tendrá que responder ante la historia por sus aciertos y errores en este proceso”, dijo antes de dar paso a la votación.

Para el senador Fernando Collor de Mello, quien renunció a la Presidencia en 1992 cuando se enfrentaba a un proceso de destitución por corrupción, que el sistema político “está en ruinas”. Collor, que renunció antes de ser destituido en medio de un escándalo que sacudió al país pero fue absuelto por la Justicia dos años después, reveló que avisó a Rousseff del proceso que se le venía encima y le ofreció su consejo, pero no fue escuchado.
Rousseff a la Alvorada

Rousseff se atrincherará en la residencia presidencial, la Alvorada, durante los seis meses que se tomará el Senado para avanzar en el juicio político y definir si la exonera, y la permite volver al cargo, o la destituye. Consciente de la derrota anunciada en el Senado, Rousseff comenzó el miércoles a desalojar su despacho que ocupará su vicepresidente y nuevo presidente interino.

Temer, que en las últimas semanas ha estado muy ocupado negociando la formación de su Gobierno dando por segura la separación de Rousseff, presentará a su equipo avanzado el día. La “estrella” del nuevo Gabinete es un viejo conocido de los brasileños, Henrique Meirelles, que fue presidente del Banco Central con el gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y que ahora tiene el desafío de recuperar la economía del gigante latinoamericano. Mientras, según una encuesta del Instituto Ipsus, apenas el 14 por ciento de los brasileños se declara optimista sobre el futuro del país, el nivel más bajo en una década.

Rousseff fue arropada por miles de seguidores al abandonar el Palacio de Planato, la sede del Gobierno brasileño. “Dilma, guerrera de la patria brasileña”, coreaban los cerca de 3.000 militantes del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y de movimientos sociales que apoyaban su Gobierno que se concentraron frente a la Presidencia y a los que Rousseff se unió.

La mandataria evitó abandonar el Palacio por la rampa por la que generalmente salen los presidentes que entregan el cargo para dejar claro, como lo dijo en un pronunciamiento previo, que seguirá luchando por volver a la jefatura del Estado.

La presidenta  afirmó que en el juicio político al que será sometida no estará en juego su mandato, sino el “futuro” del propio país. Acompañada por quienes fueron sus ministros y colaboradores, Rousseff hizo un pronunciamiento y aseguró que sufre “la mayor de las brutalidades que se puede cometer contra un ser humano: castigarlo por un crimen que no cometió”.