Política

La degradación del Repliegue a Masaya

Un recuento de las últimas trece ediciones del Repliegue a Masaya, de 2007 a 2020. Se cumple advertencia: "A Monimbó, Ortega no vuelve a entrar"

2007: Las tarimas enfloradas

Con el retorno al poder del Frente Sandinista, en 2007, las excentricidades y caprichos de Rosario Murillo se convirtieron en asunto de Estado: las tarimas enfloradas dominaron el escenario de la vigésima octava edición del Repliegue de ese año, en una decoración nunca antes vista en este acto, que conmemora la retirada de los guerrilleros sandinistas y la población de los barrios orientales de Managua a través de caminos y veredas hacia Masaya. Murillo lucía animada antes de iniciar la caminata, mientras Ortega, enfundado en un buzo, recordaba canciones mexicanas. “Ah, mujeres divinas, esa canción es preciosa”, dijo Ortega, aquella tarde fresca, con amenaza de lluvia.

2008: Un carnaval con fondos del Estado

La ya delgada línea divisoria entre el Estado y el partido comenzó a desvanecerse, y cada vez fue más evidente el despilfarro de recursos estatales en actividades del FSLN. El cinco de julio de 2008, los simpatizantes orteguistas participaron en un carnaval lleno de colores y música en vivo. Sobre la Carretera a Masaya hubo toldos, tarimas donde se presentaron números culturales, estaciones para la venta de cervezas. Y para dar más evidencia del derroche de los recursos del Estado, los vehículos de las instituciones públicas transportaban a simpatizantes del FSLN y acarreaban equipos logísticos, como hielo, gaseosa, agua y jugos.

2009: Paranoia por el golpe de Estado en Honduras

La trigésima edición del Repliegue estuvo marcada por el golpe de Estado a Manuel Zelaya, en Honduras, y la muerte del excampeón mundial de boxeo y entonces alcalde de Managua, Alexis Argüello. La militancia se reunió en el parqueo del Mercado Roberto Huembes, en Managua, y Ortega aprovechó la oportunidad para criticar “a los golpistas” hondureños, y en un gesto que hoy precede la complicidad del Ejército, ordenó al jefe del Ejército de Nicaragua, Omar Halleslevens, que tomara “todas las medidas correspondientes para evitar todo tipo de provocación de parte de los golpistas”.

2010: Ortega, “un accidente en la historia gloriosa de la Patria”

Este año, el acto que nuevamente congregó a Ortega y sus simpatizantes en el parqueo del Huembes, se distinguió por jóvenes borrachos discutiendo por licor, empleados públicos llevados bajo amenazas y vendedores de todo tipo de artilugios rojinegros. Ortega y Rosario Murillo estuvieron acompañados por los comandantes Tomás Borge, Raúl Venerio y Edén Pastora, ahora todos ya fallecidos. Ortega cedió el discurso a Borge, quien en su intervención enredó su elogió a Ortega y le llamó “un accidente en la historia gloriosa de la Patria”.

2011: Al repliegue en Mercedes Benz

Con 66 años a cuestas, este fue el primer año que Ortega ya no logró completar la caminata conmemorativa. La lluvia fue la excusa oficial para reducir el trecho del recorrido del parqueo del Huembes hasta la segunda entrada de residencial Las Colinas, donde subió a uno de los Mercedes Benz y continúo el trayecto a Masaya. La lluvia cesó, pero Ortega no bajó de su vehículo blindado. Comandantes guerrilleros que hoy le adversan, descartaron que el motivo para reducir la caminata haya sido la lluvia y, en cambio, lo atribuyeron a la edad del mandatario, o bien, a la “paranoia que sufre”.

Repliegue 2018
Daniel Ortega durante su recorrido a Masaya en 2018, viajó fuertemente custodiado, a una ciudad que lo recibió con puertas cerradas. Confidencial | Jorge Torres | EFE

2012: Un policía muerto y el fantasma del Canal

Este año fue el último que Ortega inició la caminata del Repliegue desde el Huembes. Aquella tarde del siete de julio, miles de sandinistas, encabezados por Ortega y Murillo, se trasladaron hacia Masaya en una caravana. Nunca más volvería a hacer un solo kilómetro del Repliegue a pie. En su discurso, Ortega destacó la aprobación de la ley creadora del canal interoceánico de Nicaragua, que hoy ya caducó, sin ninguna obra concluida. En Nindirí, Ortega detuvo su vehículo para coronar a la “Chica Repliegue 2012”. Un policía murió de un infarto, mientras resguardaba la seguridad de Ortega.

2013: El cambio de ruta

A partir de este año, la caminata cambió su ruta conmemorativa. Ya no volvió a salir del Huembes, sino de la llamada “Plaza de las Victorias”. Ortega, inició la jornada pidiendo un minuto de silencio por la muerte de su homólogo venezolano Hugo Chávez. Luego recordó a los héroes y mártires de la gesta y ofreció asilo político al extécnico de la Central de Inteligencia Americana (CIA), Edward Snowden, quien estaba en la zona de tránsito del Aeropuerto de Moscú, Rusia.

2014: Una versión “moderna” del repliegue original

Las críticas de los disidentes del FSLN se centran en que Ortega no conmemora el Repliegue “ni en el día ni la ruta”. Por segundo año consecutivo, Ortega partió del Monumento a Alexis Argüello hacia Masaya, en lo que el partido llama una versión “moderna” del Repliegue. Ortega nuevamente coronó a otra “Chica Repliegue”, aunque ahora no lo hizo entrando a la ciudad de Nindirí, sino sobre la Carretera a Masaya. También evitó el viejo camino de San Carlos, y entró por una iluminada calle central desde la rotonda San Jerónimo hacia la Plaza Pedro Joaquín Chamorro, en Monimbó.

Repliegue
Ortega, de 71 años, no completa a pie la ruta del Repliegue desde 2009. En 2016 y 2017, hizo la ruta en un moderno autobús. Confidencial | EFE

2015: 52 tarimas para saludar una caravana

La lluvia sobre el sector Carretera a Masaya fue el argumento del régimen para transformar este aniversario en una caravana vehicular. Ya no era Ortega, el único en un vehículo. Al acto inaugural lo acompañó el boxeador Román “Chocolatito” González. Ortega dijo: “Seguimos en la batalla, y el futuro nos dice que tenemos el desafío de alcanzar nuevas victorias”. Sobre la ruta, fueron colocadas 52 tarimas en las que algunas personas se congregaron para ver pasar la caravana encabezada los Mercedes Benz del dictador.

2016: Ortega a bordo de un autobús

En la enflorada tarima para el acto inaugural, ese año a Ortega no lo acompañó ningún combatiente histórico o comandante guerrillero. Junto a él estaban los boxeadores Román “Chocolatito” González y Ricardo Mayorga; Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía de Managua; el diputado y jefe de la bancada del FSLN, Edwin Castro; y el diputado y sindicalista del FNT, Gustavo Porras, que hoy preside la Asamblea Nacional. Ortega abordó un autobús Mercedes Benz, de dos pisos y con aire acondicionado, desde el que iba saludando a sus simpatizantes que iban a la par o detrás del vehículo.

2017: Tarimas como altares

Ortega pronunció un breve discurso de 15 minutos, ante una militancia que lo esperó por cinco horas en el Monumento a Alexis Argüello. Salió nuevamente con su familia, a bordo de un Mercedes Benz, desde el cual saludó las 40 tarimas que emulaban a los altares de La Purísima. En Masaya, cerca de las diez de la noche, Ortega fue recibido por el Consejo de Ancianos de Monimbó, tocó un tambor, sonrió, se tomó decenas de fotos en la tarima y luego reiteró la “fiesta”, la “paz” y el “trabajo”, que estima garantiza su Gobierno.

2018: Masaya y Monimbó cerraron sus puertas

Días antes del Repliegue a Masaya, durante la Rebelión de Abril, los pobladores de esa ciudad rebelde aseguraron que no recibirían a Daniel Ortega en Monimbó y así ocurrió. El 13 de julio de 2018, Ortega aprovechó la pausa que representó el segundo paro nacional, para abrirse paso a punta de balas en una masacre en la víspera de su visita a Masaya, pero a su llegada los pobladores cerraron sus puertas, un acto simbólico de repudio a la dictadura. Para la fecha, Monimbó había sufrido 45 días de enfrentamiento, y a quien expresó su solidaridad Ortega fue al comisionado general Ramón Avellán, sus policías y paramilitares.

Daniel Ortega visita la delegación policial de Masaya en un intento de conmemorar el Repliegue de 2018. La ciudad le cerró las puertas. Presidencia | Confidencial

 2019: Ortega tampoco pudo entrar a Monimbó

Ortega celebró el aniversario número 40 del Repliegue a Masaya, viajando de Managua a Masaya, otra vez a bordo de un autobús Mercedes Benz, que encabezó otra caravana vehicular, custodiada por centenares de policías armados. Pero al igual que en 2018, no pudo entrar a Monimbó. El recorrido  concluyó en un campo deportivo en las afueras de Masaya, que desde horas tempranas fue ocupada por la Policía y nuevamente cerró sus puertas en rechazo a la dictadura que reprimió con violencia la protesta cívica y las manifestaciones de 2018, dejando 325 asesinados confirmados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA.

Orlando Noguera
Orlando Noguera, alcalde de Masaya, en el acto del 40 aniversario del Repliegue Táctico a Masaya, en julio de 2019, junto a Daniel Ortega y Rosario Murillo. // Foto: Gobierno

2020: Cancelan el Repliegue a Masaya

El FSLN canceló la caravana a Masaya y la sustituyó por un concierto virtual transmitido desde el Teatro Nacional Rubén Darío, sin la presencia de Daniel Ortega y sin militancia. Ordenaron una cuota de 20 000 conectados en el concierto virtual y no hubo ni 30%. Por tercer año consecutivo, se cumple la advertencia que lanzó el barrio indígena de Monimbó, golpeado por la represión oficial para castigar su resistencia: “A Monimbó, Ortega no vuelve a entrar”.

Repliegue 2020
Captura de pantalla de uno de los “picos” de la transmisión del concierto virtual por el Repliegue 2020. // Foto: Reproducción

Más en Política

Share via
Send this to a friend