Opinión

La descomposición

"La familia Reyes Ramírez, aún llora a sus hijos asesinados por policías descompuestos, como antes lloraron otras familias por la misma causa, y sin esperanza alguna de alguna resignación, lo cual no puede ofrecer una justicia a medias o mentirosa"



Como se sabe, descomposición es la alteración del orden de las cosas. Como cuando se descompone un cuerpo y se convierte en cadáver. Como se descompone un régimen político cuando sus estructuras se desordenan y sus líderes actúan al margen del orden legal y moral, cuyos efectos los padece la sociedad, particularmente y con mayores injusticias, sus clases trabajadoras. Junto a eso –y a veces por eso—, hay una descomposición ideológica en la mente de sus beneficiarios y partidarios.

******

Ese es un retrato incompleto aún, porque no puede reflejar a la perfección lo que se encuentra en proceso de descomposición, como lo está el régimen político actual. Hay muchas cosas más descompuestas en ese organismo político y, por supuesto, son muchas las que seguirán descomponiéndose durante el tiempo que les queda para descomponerse totalmente.

******

Aún nos falta ver y sufrir mayores consecuencias de este estado de cosas en descomposición. Podría ser peor que la violación de las leyes y de la Constitución Política, en estado descomposición desde cuando violaron la prohibición de reelegirse de forma continua en la presidencia. Desde cuando el presidente reelegido ilegalmente reeligió ilegalmente al jefe del Ejército y a la jefa de la Policía, como paso inicial de su respectiva descomposición.

******

De algo descompuesto no hay nadie ni nada que bien pueda alimentarse, para su necesario crecimiento. La familia Reyes Ramírez, aún llora a sus hijos asesinados por policías descompuestos, como antes lloraron otras familias por la misma causa, y sin esperanza alguna de alguna resignación, lo cual no puede ofrecer una justicia a medias o mentirosa. La promesa de hacer justicia no puede consolar a esa familia, como no ha consolado a los padres de la niña violada por policías custodios de la residencia de los gobernantes en El Carmen. Si la cercanía de tan valiosas personas protegidas por la Policía no garantizó la seguridad de una niña, ¿qué puede esperar la ciudadanía de esta descomposición?

******

De la descomposición ideológica y moral reinante no escasean ejemplos. El préstamo abusivo que a la religión hace la co-gobernante de sus símbolos, valores y palabras, es una de las cotidianas muestras de la descomposición ideológica. El cinismo es un ingrediente de la inmoralidad que resume lo descompuesto del oficialismo en la preparación y durante los festejos del 19 de julio: además de la propaganda electorera, el derroche de dinero y del lujoso kitsch (cursilería) en el espectáculo del 19/15no oculta la descomposición, porque es producto de la descomposición misma.

******

Este año, el espectáculo de esa celebración, fue como estar frente a varios circos funcionando en uno solo. Sin faltar el reciclado discurso del domador, la cursilería verbal de la animadora (siente tan suyo el circo que no presta ni el micrófono a sus locutores) y los uniformados actores siempre listos a bailar y cantar disciplinados las canciones prestadas al pasado revolucionario. Abajo, el gran público llegado de todo el país, haciendo eco por su voluntad o por la fuerza. En todo caso, para asegurarse el empleo.

******

La descomposición ideológica no tiene tiempo, lugar ni ocasión especial para funcionar con sus referencias adulonas a la pareja gobernante en los medios digitales y televisivos de su propiedad. Estos son operados por periodistas que –sin intención de negarles su capacidad, y mucho menos de irrespetarles— no pueden dejar de adular, víctimas como son de los efectos de la descomposición del mercado laboral, cuando se cierran o se debilitan los medios de prensa libres de la influencia de la política oficial o independientes, pero no tanto de los ingresos que garantiza la publicidad. El gremio, que un día se creyó “cuarto poder”, ahora su fuerza no es ni de cuarta, sino en retroceso.

******

Esa situación moldea su lenguaje y deforma el estilo como profesionales de la comunicación, porque, además de tener que caerles simpáticos a los patronos, tienen que rebajar la calidad de su argumentación para defenderlos y para atacar a sus críticos. Esto pasa por denigrarlos sin ninguna ética, con mucha invectiva y comúnmente con frases cliché, como: “es un traidor” (si es sandinista no orteguista); “es un vendido a la derecha” (si es independiente); “es un agente de la CIA y del imperialismo” (si es de derecha). Así de fácil y muy barato en neuronas.

******

Hablar de formas y estilos de la descomposición y de los descompuestos es cosa de nunca acabar. Cuando se libraba la lucha contra los mercenarios de Reagan, Lenin Cerna, dijo a sus compañeros refiriéndose a la descomposición de los contras: “El asesinato de El Suicida no ha sido bien visto, pues cada jefe se mira en su espejo. Además, el tema del dinero los tiene divididos. Hay algunos comandantes que ya son millonarios, mientras que a otros no les alcanza ni para la tortilla con frijoles”.

******

En cuanto leí eso (“en La guerra secreta, operación Calipso”, página 218) me hizo recordar este pensamiento de Fidel: “Las verdaderas convicciones del hombre (y de la mujer, desde luego) se manifiestan cuando sus puntos de vista concuerdan con su modo de vida”. Precisamente, el espectáculo y sus discursos del 19/15, no concuerdan “con su modo de vida”, sino con el de “algunos comandantes que ya son millonarios…”

******

Una de las invitadas al espectáculo de los arbolatas, Patricia Mora, diputada y presidente del Frente Amplio de Costa Rica, dijo que vendría pagando su tiquete (no sé si vino al fin), y expresó su razón para venir: “Yo tengo sangre de mi sangre regada hace 36 años y dos meses, y voy a estar ahí como he estado cada 19 de julio”. Gracias por su sangre, compañera Mora. Pero usted vive demasiado cerca para ignorar que aquí se derramó sangre desde hace más de 75 años para obtener el triunfo y para defenderlo. Averigüe las razones por las cuales miles de padres, familiares y ex combatientes ahora condenan la descomposición del orteguismo…y no van a su circo.

******

Los invitados a discursear desde la pista circense, deberían venir cualquier día de incógnito para ver que nuestra realidad no se parece al espectáculo que vieron. Y si no pueden venir, pregúntenles a sus embajadores, y si no pueden preguntar, investiguen un poco y si no pueden investigar, no inventen como Jorge Arreaza, que inventó diciendo que Daniel fue quien venció a la guardia somocista, pues él ni si quiera vio esa derrota, porque antes del 19/79 estaba en Costa Rica y los comandantes que sí la derrotaron el 19/79… ¡no estaban en la plaza el 19/15!

******

Y ese día hubo tanto, pero tanto amor en la plaza, que uno no sabe por qué… ¡no alcanza siquiera un poquito de amor para Zoylamérica y sus hijos! (Hipocresía y cinismo gozaron de plena libertad bajo las luces multicolores de los arbolatas…)

Cronología imperial (*)

1856.- 1) Representantes de varias repúblicas latinoamericanas sesionaron en Chile a propósito de la invasión gringa a Nicaragua. 2) Antonio José de Irrisari, ministro de Guatemala en Washington, propuso a sus colegas latinoamericanos la organización de una Conferencia Americana Defensiva, a reunirse en Río de Janeiro; “de lo contrario –afirmó— seremos siempre oprimidos por la Gran Bretaña y los Estados Unidos”. 3) Convocados por irrisari –el 18 de noviembre—, los representantes en Washington de Nueva Granada, Guatemala, El Salvador, México, Costa Rica, Venezuela y Perú firman un pacto defensivo y designan a Lima como sede de un congreso latinoamericano para que se ratifique. 4) Al ser elegido James Buchanan, presidente de los Estados Unidos, Irrisari manifestó: “Este es el hombre que no ha tenido vergüenza de decir a la faz del mundo, que es lícito quitar a las naciones lo que es conveniente al usurpador”.

(Continuará)

(*) Resumida de Guía del Tercer Mundo-86.