Reporte ciudadano

La muerte y despedida de Ernesto Cardenal

"El poeta concluyó su vida con plena asunción de su identidad, luchando por la justicia y por la libertad del pueblo nicaragüense"

Las redes sociales se han inundado de versos para darle un adiós mundial al poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, quien incólume en su lucha por la libertad y contra la injusticia, fue claro y diáfano en su denuncia de los sucesos que están ocurriendo en Nicaragua desde 2018.

La saña, el acecho, la violencia por parte del aparato gubernamental contra Ernesto no pudo quitarle ni una pizca de su talento, su gloria y su magnificencia. Grande de la literatura universal, con una obra poética, religiosa, teológica, escultórica y de compromiso social.

Los periódicos del mundo relatan su vida y su obra en diversos formatos ya sea, su regaño del papa Juan Pablo II, su reconciliación con la Iglesia, sus premios, su forma de vestir y sobre todo sus poemas que tanto crítico ha estudiado para develar su contenido y sus influencias.

Junto con Carlos Ernesto Martínez Rivas, Ernesto Mejía Sánchez y Ernesto Cardenal forma la “trilogía de los Ernestos” o “los tres Ernestos” como le llama la poetada para darles su lugar en la historia literaria nicaragüense.

Ernesto Cardenal llevó a la realidad la obra de Oscar Wilde (1895) La importancia de llamarse Ernesto, ya que Ernesto Cardenal concluye su vida con plena asunción de su identidad, luchando por la justicia y por la libertad del pueblo nicaragüense.

Su gran influencia según el propio Ernesto fue Ezra Pound, cuando declara: A mí sobre todo me ha influido Pound, que es el que me enseñó algo muy importante en la poesía: que en la poesía caben todos los temas, igual que en la prosa; que la poesía no es algo muy especial y exclusivo, sino que cualquier cosa puede ser incluida en un poema, desde datos biográficos hasta chistes, anécdotas, documentos, cifras…, todo puede caber en la poesía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yader Luna (@lunacero) el

Mi poesía está llena de todo. Y en relación a la revolución sandinista afirma lo siguiente cuando el periodista Manuel M. Cascante, corresponsal de ABC en México, le pregunta en 2012:

–¿Es usted un desencantado de la política?

–Yo nunca he sido político, he sido revolucionario, y yo no estoy desencantado de la revolución, solo que esto no es revolución.”La revolución perdida” la llamo yo en el título de un tomo de mis memorias; perdida, porque ya no la tenemos, pero fue una revolución muy bella.

Sirvan las presentes líneas para rendir homenaje al poeta Ernesto Cardenal y unirme a su familia y al pueblo nicaragüense ante la pérdida irreparable de uno de nuestros grandes poetas y amigo.

Guatemala de la Asunción, 2 de marzo de 2020

Más en Reporte ciudadano

Share via
Send this to a friend