Nación

Cien días de rebelión pacífica: la lucha contra la dictadura debe continuar

“La protesta en las calles no se puede detener”

Protesta Nicaragua

Jóvenes de la Alianza Cívica y la Articulación de Movimientos Sociales llaman a resistir pese a la represión desatada por Ortega y Murillo



El régimen de Daniel Ortega ha querido imponer el terror en los primeros cien días de protesta en las calles para evitar la resistencia, pero “la gente se sigue organizando” porque no quieren seguir “bajo una dictadura”, asegura Harley Morales Pon, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. 

“La protesta en las calles no se puede detener, la gente debe seguir saliendo a las calles, esto a pesar de que la dictadura quiera sembrar el terror (…), la gente se está organizando y es importante que se sigan realizando movilizaciones, pero también la incidencia internacional”, afirmó Morales durante su participación en el programa televisivo Esta Noche.

Para Morales, se debe trabajar en la articulación de los diferentes movimientos sociales y se debe escalar la protesta “y ser más beligerantes, en casos como la liberación de presos políticos”. 

“Hay que poner sobre la mesa la necesidad de exigir la liberación de los presos políticos por parte del régimen”, argumentó. Para este joven, se debe seguir trabajando en la organización y el fortaleciendo los territorios. 

El despertar de la población 

Elmer Rosales, de la Articulación de Movimiento Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil, manifestó que desde el 18 de abril la población nicaragüense “despertó” y se ha unido bajo una misma necesidad: la salida del Gobierno autoritario de Ortega. 

“Se ha vivido un estallido social que ha debilitado al Gobierno de Daniel Ortega y ha encendido la llama de la lucha por la autonomía a todos los niveles, incluyendo el universitario”, explicó. 

Una muestra de ello, según Harley Morales Pon, es que en todo el país la población está creando sus propias “alianzas cívicas”. En eso coincide Elmer Rosales, porque los universitarios  también, a pesar de la represión y el desalojo forzado de los recintos, están cada vez más organizados para luchar. 

La lucha de los estudiantes en Nicaragua, según Rosales, se ha centrado en la recuperación de la autonomía universitaria que durante los últimos once años de Gobierno ha sido secuestrada por UNEN, un organismo tildado como el “brazo partidario” del FSLN en los recintos universitarios. 

Ortega no puede seguir gobernando 

Para Morales Pon, lo que ha quedado en evidencia desde el inicio de las protestas es que Ortega “no puede seguir gobernando” porque seguir en el poder implicaría una mayor crisis de gobernabilidad. 

“El se quiere seguir manteniendo con sus fuerzas parapoliciales, pero estas son rentadas y es un peligro que si siguen en las calles se conviertan aún más en un problema de seguridad para el país, porque nadie tendrá control sobre ellas”, refirió. 

La única salida a la crisis actual “es que el dictador se siente de verdad y negocie la desmovilización de las fuerzas parapoliciales que causan terror en la población”. 

Ambos coincidieron, durante el programa televisivo, que en las condiciones actuales el país no ha vuelto a la normalidad, a pesar de que ese sea el discurso del oficialismo “porque la gente vive con miedo de salir a las calles”. 

“Sigue el terrorismo de Estado, eso es una realidad”, indicó Morales Pon. 

Sin embargo, ambos jóvenes creen que en estos primeros cien días de lucha la población nicaragüense que protesta ha tenido importantes triunfos como “recuperar el espacio público para la protesta”, así como el apoyo de organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA). 

Sobre el futuro del diálogo, Morales Pon cree que debe analizarse la posición de Ortega pero que no hay posibilidad de “meter” a otros sectores como los partidos políticos de oposición tradicionales, si no es aprobado por la Alianza Cívica pues son “el interlocutor legítimo del pueblo”. 

“La forma en que podría seguir el diálogo será en dependencia de lo que la gente exija en las calles”, expresó.