Nación

La telaraña legal detrás de Arun

Padre de Arun espera juicio en Nicaragua y habla con Confidencial. La madre lo acusa por actos de "violencia"

Un rosario de documentos recién colgados en las redes sociales prueban, según el alemán Michael Sahm, que él no secuestró a su hijo Arun Valentín. Los escritos, disponibles desde el 20 de noviembre de 2015 en la página de Facebook Free Arun, son en esencia resoluciones y acuerdos celebrados en distintas instancias y tribunales, entre él y su expareja nicaragüense, la instructora de yoga, Ximena Gutiérrez.

En uno de los textos, con fecha del 17 de julio de 2014, se estipula que el niño podrá viajar a Nicaragua por unos meses, pero deberá regresar definitivamente a Alemania acompañado de sus padres el 31 de julio de 2015. Este último país, reza el documento, será su lugar de residencia permanente y allí iniciará su educación pre-escolar y primaria.

En ese acuerdo en particular es en el que Sahm se basa para aseverar que lo sucedido el 14 de noviembre de 2015 –-día en que sin aviso se llevó a Arun de un centro comercial de Managua y desapareció con él– no fue un secuestro.

Sin embargo, el padre del niño espera en un hotel de Managua el desarrollo y desenlace de un proceso judicial en su contra, que inició formalmente este 24 de noviembre y en el que es acusado por los delitos de “violencia psicológica y sustracción de hijo, así como amenaza e intimidación en perjuicio de Ximena Gutiérrez”.

“No se trata de madre o padre, se trata de la ley, ajustarse y cumplir la ley, y ambos lados acordamos que el país de residencia de mi hijo es Alemania”, dijo Sahm a Confidencial.

Michael Sahm, según el portal web de la compañía Forest Carbon Group, “es un periodista formado y diplomado en Geografía Económica, Sociología e Historia”.

En Forest Carbon Group, él se desempeñaba como director de estrategia, marketing y asuntos externos y anteriormente “fue corresponsal, en periódicos y radios, en los EE.UU., Europa y Asia”, dice la página.

“No hay una corte racional que pueda condenar a alguien por secuestrar al niño del cual se tiene custodia documentada en corte internacional y en corte de Alemania”, aseguró a Confidencial Lonny Bramzon, abogado estadounidense que asesora a Sahm.

“(La custodia era compartida) pero ella violó la orden varias veces, entonces Alemania le dio custodia física a él y ella no respetó eso y escapó con el niño sin informar a nadie, sin decir dónde estaba. No hay orden en este mundo que dice que ella tiene custodia o que ella tiene derecho de tener al niño ahora, en este momento, pero hay varios documentos que confirman que él si tiene ese derecho”, concluye Bramzon.

Detenido en Mexico

Ximena Gutiérrez denunciando el "secuestro" de su hijo Arun.
Ximena Gutiérrez denunciando el “secuestro” de su hijo Arun. Carlos Herrera.

El 17 de noviembre se hizo el anuncio: luego de cuatro días desparecidos Arun Valentín, de cinco años y su papá Michael Sahm fueron encontrados en México.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo se encargó de oficializar la noticia.
“Se activó a los homólogos internacionales de nuestra Policía y, bueno, puedo comunicarles con satisfacción, compartiendo la alegría de la mamá, que el niño ha sido localizado, que el niño ha sido resguardado ya por nuestras autoridades”, indicó Murillo, no sin antes señalar que Sahm “es un fugitivo de la justicia nicaragüense y tiene que responder ante la justicia nicaragüense”.

Posteriormente se darían los detalles. Según las autoridades nicaragüenses, Sahm sacó al niño a través de puntos ciegos y así llegaron a Honduras, luego se trasladaron a El Salvador y después a México, donde fue detenido.

“Mi preocupación por su salud, su libertad, su bienestar y que yo como padre he tratado incansablemente de hacer todo por mi hijo, pero he alcanzado el límite”, fueron algunos de los motivos por los que desapareció con Arun, aseveró Sahm, quien agregó a Confidencial que el niño “ha estado cautivo en Nicaragua por más de un año”.

“Ximena desapareció con Arun por ocho semanas (…) él me ha dicho muchas veces ´papá estoy triste y no entiendo la situación´ (…) Pon todo esto junto. Fue un padre con un corazón cargado, que pensó que simplemente no había otra solución, he tratado por más de un año. ¿Sabés qué tan seguido vine a Nicaragua? En un año vine 11 veces. A pesar de la dificultad de la situación traté de hacer lo mejor”, insistió.

La tarde de ese 17 de noviembre, Arun fue entregado a su madre por la Policía Nacional. En el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez, Gutiérrez declaró que “después del secuestro en marzo en la embajada alemana me dijeron que no se lo volviera a prestar, pero siempre buscando el interés superior del niño quise que mantuviera aunque sea una pequeña conexión, pero esta persona (el papá) no está bien, expuso a Arun a demasiados peligros y quería arrancarlo de su entorno de una manera violenta (…) ningún niño merece que pase algo así con él. Ahorita mi hijo lo primero que dijo cuando me vio fue: mi papá me quería llevar a Alemania y yo no quería”, expresó.

Todo empezó en Estados Unidos

Michael Sahm, padre de Arun, en entrevista con Confidencial. / Carlos Herrera
Michael Sahm, padre de Arun, en entrevista con Confidencial. / Carlos Herrera.

Ximena Gutiérrez y Michael Sahm se conocieron en 2007, en Washington, EE.UU. Ella era consultora del Banco Mundial. Él trabajaba como periodista. Arun Valentín nació el 29 de junio de 2010. En octubre de ese año se mudaron a Alemania. La pareja que al principio, aclara ella, no tenía una relación formal, nunca contrajo matrimonio y se separó definitivamente en el año 2013.

Según Sahm, la ruptura se debió a las diferencias que tenían en cuanto a dónde debían vivir y criar a su hijo.

“Ella quería regresar a Nicaragua y yo dije, bueno a mí me gustaría quedarme en Alemania, o podríamos visionar una vida en ambos países, pero creo que ella también era un poco infeliz en Alemania”, asegura.

De acuerdo a Gutiérrez las razones fueron otras. “A mí me escondió siempre que él estaba casado o de que tenía todavía relación, cuando yo me di cuenta de eso unilateralmente decido acabar con esa relación, pero me doy cuenta que estoy embarazada”, explica. Pese a esto y a que, según ella, él negó la paternidad del niño, Gutiérrez resolvió darle una oportunidad.

“Decido yo que el niño tiene derecho de conocer a su familia, de obtener las nacionalidades que tiene, de conocer a su padre (…) yo mantengo mi residencia en Estados Unidos, voy a unos meses a probar a Alemania, pero desde que yo llego a Alemania él ya tiene muchas trampas puestas. Esta es una historia de muchas trampas y muchos engaños”, afirma Gutiérrez a Confidencial.

Así, dice, empieza el maltrato. “Yo allí estoy en una desventaja porque no tengo trabajo, no tengo amigos, no tengo familia y empiezo a vivir una vida de total manipulación, control, y desvalorización de parte de mi expareja”, confiesa. Esta situación, según ella, se mantiene al llegar a Nicaragua en 2014.

Una evaluación pericial de daño psíquico que se le realizó a Gutiérrez en la Comisaria de la Mujer y la Niñez en Nicaragua en septiembre de ese año, luego de un supuesto incidente de violencia protagonizado en Managua por Sahm, concluye que se “identifican, tanto en lo narrado por ella como en la conducta observada síntomas de: tristeza, angustia, ansiedad, miedo, inseguridad. Miedo a salir a la calle con su hijo. Posterior a situación estresante que le ha tocado vivir por el chantaje, amenazas y manipulación por parte de su excónyuge Michael Sahm. Lo que ha generado en la señora evaluada un daño a su integridad psíquica. Por lo que requiere tratamiento psicoterapéutico”.

Al ser consultado por Confidencial sobre las declaraciones de Gutiérrez, Sahm se limita a decir que sus abogados hablarán al respecto.

Su asesor legal, Lonny Bramzon, es categórico al afirmar que las acusaciones de violencia física y psicológica no son ciertas. “Nuestra posición es (que es) pura mentira para quedarse con el niño sabiendo que no tiene custodia”, sostiene. También Elton Ortega, quien durante la audiencia inicial celebrada el 24 de noviembre se identificó como abogado defensor de Sahm, manifestó que “los casos deben ser elevados a juicio en base a pruebas y no en sentimientos y emociones. El Ministerio Público no tiene las pruebas”.

“La cosa es que esto es acerca de nuestro hijo no de nuestra relación”, subraya Sahm. “Creo que lo manejamos como muchas parejas separadas y la pregunta básica para mí siempre fue cuál es el mejor interés para él (Arun), cómo podemos manejar mejor esta situación. Ha sido mi interés focal, a pesar de la separación y a pesar de los problemas que tuvimos, seguir buscando el mejor cuidado, casa y amor”, insiste.

Los acuerdos en Alemania

El primer documento oficial de un tribunal alemán que ha circulado públicamente es el acuerdo al que los padres de Arun Valentín llegaron en julio de 2014. En este, además de enfatizar que el niño deberá regresar a Alemania en julio de 2015, se establece la frecuencia con la que él verá y conversará con su papá, así como el compromiso de las partes de tomar en conjunto las decisiones importantes que afecten al niño. La custodia desde ese momento se declara compartida.

“Decidimos que era bueno que (Arun) tuviera contacto con el lado de Ximena, su cultura, su lenguaje, su familia”, explica a Confidencial Michael Sahm.

El acuerdo fue firmado por ambos. Según Ximena Gutiérrez, ella lo aceptó porque “no había otra manera”. “Yo tenía una corte alemana enfrente y es lo que me pidieron ellos (…) lo acepté porque yo vengo huyendo, protegiéndome a mí y a mi hijo de la vida que llevábamos de total violencia, de una situación espantosa”, insiste.

Siempre en ese país europeo, en enero de 2015, se emitiría una resolución judicial que dictaba que “se le traspasa al padre el derecho de residencia del niño”, aunque la patria potestad sigue siendo conjunta. En el texto se estipula que “la madre del niño está obligada a entregar de forma inmediata” a Arun “al padre del niño” y “al órgano de ejecución se le encarga” hacerlo “si fuera necesario bajo la inclusión de agentes de policía y la aplicación de la fuerza”.

Tal disposición se basa en que, reza la sentencia, la madre del menor “le niega al padre el contacto con el niño y amenaza con no dejar al niño volver a Alemania según lo acordado” y “ha promovido medidas de protección ante las autoridades nicaragüenses mediante datos erróneos, que excluyen el contacto fáctico del padre con el niño”.

En ese mismo mes, el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez, en Nicaragua, recibe la solicitud de “Restitución Internacional de la Autoridad Central de Alemania con respecto al niño Arun Valentín Gutiérrez Gutiérrez”. MiFamilia resolvió “no ha lugar a la solicitud” de Michael Sahm.

En marzo de 2015, Sahm se refugia con Arun en la embajada de Alemania en Nicaragua. El suceso es ampliamente cubierto por los medios de comunicación y se convoca a un plantón para apoyar a Gutiérrez afuera de la sede diplomática. Allí, después de negociar, se celebró un acuerdo entre ambas partes, con monseñor Bernardo Hombach, obispo emérito de Granada y de nacionalidad alemana; la ministra de la familia, Marcia Ramírez, y el embajador alemán, Karl-Otto König de testigos. Un acuerdo que posteriormente Gutiérrez pediría que se anule.

“Yo no sé que hay una sentencia cuando me comprometo que el niño vaya a Alemania por dos semanas y es una sentencia súper fuerte que dice que se lo puede llevar a la fuerza y en cualquier momento. Cuando yo leo eso digo ´Dios santo y qué firmé en la embajada, cómo no me dijeron que esa sentencia está´”, subraya.

¿Y ahora?

Gutiérrez cree que la Fiscalía debió dictar una medida precautelar contra Sahm. Carlos Herrera.
Gutiérrez pide una medida cautelar contra Sahm. Carlos Herrera.

Para el experto nicaragüense en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, “esta situación solamente se va a poder definir cuando las autoridades nicaragüenses emitan una resolución sobre los juicios pendientes”, específicamente por el que el alemán Michael Sahm, enfrenta en el Juzgado Cuarto de Violencia y que iniciará en Managua el 3 de diciembre de 2015.

Herdocia considera vertebral la negociación desarrollada en la embajada de Alemania en marzo de 2015 y aclara que por el momento el niño está sujeto a las leyes nicaragüenses, “está en territorio nicaragüense, las autoridades nicaragüenses han dictado una resolución administrativa (la del Ministerio de la Familia), no hay un mandato judicial nicaragüense mandando a ejecutar la sentencia del tribunal alemán, eso es importante, y Nicaragua tiene que seguir haciendo prevalecer el principio del interés especial y superior del niño”, explica el experto.

Esto, dice Herdocia, “protegiendo los derechos que tiene esta ciudadana nicaragüense, pero sin afectar también los derechos de él (Sahm), porque al fin de cuentas los Estados tienen que proteger en su territorio los derechos de los nacionales y extranjeros, por consiguiente él tiene derecho absoluto a hacer los alegatos correspondientes y me parecería a mi muy recomendable que tanto la autoridad alemana como la autoridad central, que en este caso es el Ministerio de Familia, puedan entrar en un diálogo y en un intercambio de documentos y posiciones”.

Confidencial consultó a la embajada alemana en Nicaragua sobre el caso y sus autoridades respondieron que “la base legal para el apoyo consular por parte de la Embajada Alemania para ciudadanos alemanes que se encuentran en Nicaragua son el Artículo 5 y 36 de la Convención de Vienasobre relaciones consulares y la Ley consular alemana. Esto también es válido para el Señor Michael Sahm. Mayores detalles no le puede brindar esta Embajada dado que se trata de un proceso abierto”.

Según Herdocia, este es un caso de derecho internacional privado y “aquí hay una situación con una complejidad enorme (…) que el derecho a veces no está acostumbrado a resolver y a veces se ignoran procesos evidentes”.
Mientras tanto, Sahm espera el juicio en un hotel de Managua. “Nuestra posición es que Nicaragua deberá tomar acción para hacer las cosas correctas según la ley internacional”, afirma Lonny Bramzon, asesor legal de Sahm. Según Bramzon esperan un proceso justo, basado en las leyes y la evidencia.

Gutiérrez, por su parte, asegura que la Fiscalía nicaragüense ha sido “frágil” con Sahm y que debió, dado los antecedentes, pedir una “medida precautelar para protegerme a mí y a Arun”.

Más en Nación

Send this to a friend