Política

Las sanciones internacionales aquejan a la dictadura

Las mentiras de Daniel Ortega ante la prensa internacional

Entrevista con Max Blumenthal fue un lamento de Daniel Ortega contra la NicaAct y las sanciones individuales



Daniel Ortega se queja de las sanciones internacionales contra su Gobierno cada vez que puede. Esta vez lo hizo ante Max Blumenthal y Ben Norton, periodistas norteamericanos del portal The Grayzone. En una amplia entrevista concedida por el dictador y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, aseguró que la Nica Act “ya está aplicando”.

“La Nica Act, ya sabemos la aprobó el Congreso en la primera fase, solo un congresista se opuso Vicente González, fue le único y ya luego sabemos cómo se aprobó en el Senado…”, dijo Ortega a los periodistas de izquierda. “Desde ese momento la administración la está aplicando por la vía de hecho, el representante del Tesoro y los organismos internacionales tienen una línea clara: obstaculizar para bloquear”.

Blumenthal es un periodista asociado a la izquierda norteamericana y es descrito como un allegado de regímenes autoritarios, como es el caso de Ortega, el de Nicolás Maduro en Venezuela, y el de los Castro en Cuba. No es la primera vez que Blumenthal llega a Nicaragua. Durante 2018, en medio de lo más álgido de la crisis sociopolítica, el periodista estadounidense sirvió como vocero oficioso de la narrativa de la dictadura Ortega-Murillo. En las filas del Gobierno presentan a Blumenthal como el “periodista que destapó cómo ese país norteamericano financió el fallido intento de golpe de Estado”.

Ortega apeló al derecho internacional para evitar el castigo de Washington en especial, aunque su régimen también ha sido amonestado por Canadá.

¿Libertad de expresión y religiosa?

En las declaraciones que Ortega hizo a Blumenthal y sus compañeros que participaron en el conversatorio sostenido en El Carmen, el caudillo sandinista mintió abiertamente al asegurar que existe “libertad de expresión y libertad religiosa” en Nicaragua.

“Aquí hay la más absoluta libertad religiosa y que hay la más absoluta libertad de expresión”, señaló el dictador, cuando los periodistas le preguntaron porqué invitó al acto del 40 aniversario de la revolución sandinista al pastor ultra derechista Ralph Drollinger, quien se presentó en Managua como el “maestro de biblia” del presidente Donald Trump.

“Hay un informe, que ustedes deben conocer, en el que nos acusan de que aquí no hay libertad de expresión, donde el pastor ahí pudo haber dicho cualquier cosa, nosotros no le dijimos el discurso que iba a pronunciar (a Drollinger), simplemente diga lo que quiera”, dijo Ortega en referencia a un reporte del Departamento de Estado sobre la persecución que el régimen ha desatado contra la iglesia católica.

Actualmente, existe un estado de excepción en Nicaragua impuesto por el régimen Ortega Murillo bajo el cual están prohibidas las marchas y manifestaciones de cualquier grupo excepto de quienes simpatizan con el gobierno. Además, el régimen mantiene confiscadas las redacciones de Confidencial y 100% Noticias, así como el acoso sistemático a los periodistas independientes. Sin embargo, Ortega aseguró que la entrevista que le concedía a Blumenthal era una prueba de la libertad de expresión en Nicaragua.

Ortega también mintió al asegurar que no se moviliza en un auto blindado. Una investigación de Confidencial demostró en 2015 que el mandatario compró un Mercedes Benz blindado en el que se transporta.

“Varios atentado he sufrido. Pero no he utilizado un carro blindado, más bien cuando visito otros países nos ponen carros blindados, mi carro blindado es Cristo, el pueblo es que el que me cuida”, dijo el dictador que se rodea por todo un continente policial cuando sale a las calles en sus Mercedes Benz blindados.