Nación

Destrucción y muerte en Nagarote: asesinado joven de 24 años

León atrincherado contra el régimen Ortega-Murillo

Barricada en León

Levantan más de cien barricadas para defender ciudad universitaria, tras el primer día de paro ciudadano local, y hoy se unen al paro nacional



Grace Vanegas lleva dos días encerrada en su casa junto a sus hijas. No ha salido porque como ciudadana apoyó el “paro general” realizado este martes en León, y porque ese mismo día los paramilitares y antimotines de la Policía Nacional atacaron la barricada levantada en la esquina de su casa, en el barrio Guadalupe de la llamada ciudad universitaria.

Las ráfagas las comenzó a escuchar a eso de las tres de la tarde. Grace agarró a sus dos pequeñas y las protegió adentro de la vivienda. Una camioneta Toyota Hilux irrumpió por la calle del Cementerio de Guadalupe —donde está enterrado el hábil envenenador Oliverio Castañeda— y atacó la trinchera ciudadana cuyos defensores protestan contra el régimen de Daniel Ortega y su represión que acumula más de 150 muertos.

León vivió un martes desolado. Las calles que siempre están atestadas, con aceras ocupadas por diferentes comercios, estuvieron desérticas. El “paro general” convocado por la Sociedad Civil y el Movimiento 19 de Abril fue un “éxito”. Según sus organizadores, alrededor del 90% de la actividad comercial y cotidiana cesó.

León fue la primera ciudad en Nicaragua en irse “al paro”, sirviendo de antesala para el paro nacional convocado la noche de ese mismo martes por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) junto con los demás miembros de la ‘Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia’.

Imágenes, vídeos y testimonios coinciden en que antes de las tres de la tarde del martes, las calles de León “estaban más palmadas que en Viernes Santo”. La única actividad quedó en los dos tranques ciudadanos ubicados en empalme que conecta a Chinandega, y en el otro apostado en la salida hacia Managua. Pero la pasividad de la jornada fue quebrada por las balas de los antimotines. Acto seguido, según Grace, “cayeron los paramilitares”.

“Los encapuchados en la camioneta entraron en actitud amenazante y disparando. ‘Pa, pa, pa, pa, pa’ se escuchaban las ráfagas”, describió la joven madre.

El enfrentamiento duró hasta las cuatro de la tarde. Hubo una pausa. El tranque volvió a reacomodarse. Las pulperías del barrio Guadalupe que ya estaban cerradas por el “paro general” aseguraron más fuertes las puertas para protegerse de los paramilitares. A las siete de la noche el enfrentamiento se reanudó.

Hubo heridos. Aunque no de gravedad. Pero no hubo muertos pese a las armas largas de los paramilitares. Sin embargo, varios fueron detenidos, entre estos más de diez ciudadanos autoconvocados. Durante los disturbios la población también se tomó un plantel de la Alcaldía leonesa y la estación policial de Guadalupe.

Barricada en León
Algunas barricadas comenzaron a instalarse con los recursos a mano: unos cuantos adoquines y alambres o mecates. Cortesía | Confidencial

El “paro general” de León terminó en medio de la tensión. Aníbal Toruño, el director de Radio Darío —emisora que fue quemada por turbas sandinistas— es miembro de la coalición ciudadana que organizó el paro. Según él, en la mañana del miércoles los paramilitares volvieron a rondar la ciudad. Pero los barrios de León ya habían comenzado a levantar barricadas de adoquines para defenderse. Barricadas en casi la totalidad de los barrios.

Más de cien barricadas

Cuando Roberto García –el esposo de Grace Vanegas– se dirigió al centro de León para ir al supermercado, vio que la ciudad se había atrincherado. Centenares de ciudadanos arrancando adoquines y trancando las esquinas. Una imagen de la cual la ciudad de Masaya fue precursora en esta rebelión cívica. Ahora se suma “la primera capital de la Revolución Sandinista”: León Santiago de los Caballeros repudia al presidente Ortega y su gobierno represor.

Los autoconvocados mapearon las barricadas en León. Diez trincheras en el barrio La Ermita, en la esquina de Santa Fe, en el Residencial Guadalupe, frente al Instituto Nacional de Occidente (INO), por la Fraternidad, en Zaragoza, en el barrió indígena de Sutiaba… en “casi todos los barrios de León”, dijo un ciudadano que prefirió no ser identificado.

El director de Radio Darío relató que la mañana de este miércoles los paramilitares rondaron la ciudad en camionetas, pero se encontraron con las barricadas en los barrios. La coalición de autoconvocados pidió a la Iglesia católica la intercesión ante la Policía Nacional y el gobierno municipal de Róger Gurdián, a través del sacerdote Silvio Rueda, de la parroquia San Felipe. Confidencial intentó comunicarse con el alcalde Gurdián, pero al ser consultado colgó su celular.

Lo que pidieron al comisionado fue puntual: el cese de la represión, la desarticulación de los grupos paramilitares, la liberación de los presos, el respeto a la protestas en los tranques y no bloquear el abastecimiento de comida y medicinas a las trincheras ciudadanas. Los presos fueron liberados.

El pedido lo recibió el comisionado departamental de León, Domingo Navas. Los autoconvocados se comprometieron a no atacar las instituciones públicas y de la Policía Nacional. El jefe policial deslindó responsabilidades de los paramilitares, por lo que Toruño le pidió al alcalde Guardián (quien no llegó a la reunión) que solicite al secretario político del Frente Sandinista, Everth Delgadillo, su desarticulación. El director de Radio de Darío aseguró que después de la llamada al edil, los paramilitares cesaron el asedio alrededor de las barricadas.

En el barrio de Guadalupe, los vecinos de Grace Vanegas salieron a abastecerse por la mañana. Las calles de León seguían siendo un tanto inhóspitas. “Casi no había taxis, y todo el mundo regresaba rápido a encerrarse a sus casas”, describió la mujer. “A encerrarse porque mañana (jueves) nos sumamos al paro nacional”, prometió.

Un muerto en Nagarote

En la ciudad de Nagarote, siempre en el departamento de León, los paramilitares atacaron el tranque el ciudadano, la madrugada del martes. Resultó asesinado el joven Wiston Saballos, de 24 años de edad, y habitante del barrio El Porvenir.

Un microbús repleto de encapuchados rafagueó el tranque cuando sus integrantes estaban descansando, según los reportes. Por la tarde del miércoles se reportaban algunos comercios destruidos, entre estos una sucursal bancaria. También se comentó el supuesto incendio de la casa de campaña local del FSLN, aún no confirmada de forma independiente.