Nación

Abogado defensor confirmó a Confidencial que juez aceptó petición de suspender condena

Liberan a Nilamar, la profesora solidaria

Padres de la profesora solidaria agradecen junto con pobladores de San Juan del Sur que protestaron contra detención y juicio a la docente



La profesora Nilamar Alemán liberada la tarde de este viernes. Primero sonriendo y luego con lágrimas en los ojos, la maestra solidaria de San Juan del Sur (Rivas, al sur del país) condenada por “tráfico imprudente de migrantes”, dejó las instalaciones de la delegación de la Policía Nacional en Ocotal (Nueva Segovia, al norte del país), donde estuvo detenida desde el pasado trece de agosto.

Cristhian Saldaña, abogado defensor Alemán, confirmó la noche del jueves a Confidencial que la profesora quedaría libre hoy, después que el juez de Distrito Penal de Nueva Segovia, Mario Barberena, aceptó suspender la pena por el delito de “tráfico imprudente de migrantes”, por el que la docente fue condenada a la pena mínima de tres años de cárcel.

Alemán fue detenida, enjuiciada y condenada por ayudar a una migrante ilegal congolesa y su bebé a llegar a la frontera con Honduras en su ruta a Estados Unidos, como pretenden miles de migrantes de origen africano y haitiano varados desde principios de año en la frontera con Costa Rica, por el bloqueo impuesto por el gobierno del comandante Daniel Ortega.

Saldaña afirmó que el juez aceptó la suspensión de la condena porque la profesora no tiene antecedentes penales, fue procesada por un delito “imprudente”, recibió la pena mínima y además tiene 62 años de edad con los que podría complicar su paso a prisión.

El defensor fue notificado este jueves cerca de la una de la tarde, pero confirmó la noticia hasta después de las siete de la noche. Explicó que la profesora Nilamar solo deberá cumplir con no involucrarse en otros delitos y reportarse cada mes a la autoridad correspondiente.

Saldaña no tiene la hora exacta en que la profesora Nilamar saldrá de la delegación policial de Ocotal. Nueva Segovia, pero se declaró “contento” y “satisfecho” con la suerte de su defendida.

La solidaridad que condenó a la maestra

La profesora Nilamar, originaria de San Juan del Sur, fue detenida el pasado trece de agosto en el puesto fronterizo Las Manos, por tratar de facilitar la salida hacia Honduras a una migrante de la República del Congo llamada Neohamo Zephirin y su hija de diez meses de edad.

La docente fue encontrada culpable y la Fiscalía pidió la pena máxima de cinco años. Sin embargo, su defensor solicitó la condena menor de tres años. El hecho de tener una condena menor y carecer de antecedentes delictivos, influyó en que la condena prevista a leerse el próximo cinco de octubre fuese suspendida, según Saldaña.

La noticia fue conocida la noche de este jueves en el municipio de San Juan del Sur, donde se realizó otra marcha de rechazo a la condena de la profesora. Los ciudadanos se concentraron a eso de las cuatro de la tarde en el Barrio María Auxiliadora, en la entrada del municipio turístico, y finalizó en el parque central. “Libertad y solidaridad para Nilamar”, rezaban las pancartas que portaban los manifestantes junto a banderas de Nicaragua.

“Agradecemos a todo el pueblo por acompañarnos en esta causa, nuestra hija solo actuó humanamente”, dijeron Domitila Mora y Benjamín Alemán, padres de la maestra.

La profesora Nilamar es muy querida en San Juan del Sur. Ha formado a varias generaciones en la secundaria del instituto publico Emmanuel Mongalo y Rubio de San Juan del Sur. Además, es una reconocida simpatizante sandinista, cuya familia está ligada a las actividades gubernamentales en esa localidad rivense.

Esta docente fue la primera víctima de la política del comandante Daniel Ortega contra los migrantes africanos y haitianos que pretenden llegar a Estados Unidos. La administración sandinista ordenó el cierre de las fronteras desde la crisis humanitaria de los migrantes cubanos, y criminalizó la solidaridad a finales de 2015.

La profesora Nilamar, según su hermano Oliver Alemán Mora, dijo que el hecho de que ella se opuso a la decisión oficial de cerrar la frontera y de protestar a favor de permitir el paso de los migrantes, causó el juicio en su contra.

“Ella está siendo sacrificada, usada por el partido, porque ha sido una buena militante. Pero como ahora se ha apartado y criticado las malas actuaciones, a algunos compañeros del partido no les gusta”, dijo Alemán Mora.

Pese al muro de contención de militares y policías, los haitianos y africanos varados en Peñas Blancas han logrado sortear la barrera ayudado de coyotes. Sin embargo, los coyotes los abandonan en las playas de San Juan del Sur.

En uno de esos grupos llegó Neohamo Zephirin, quien fue abandonada en la playa de Peña Rota, a unos cinco kilómetros de distancia de la casa de la profesora Nilamar. Según el relato de los familiares de la maestra recabados por Confidencial, la hija de la migrante estaba enferma de pulmonía. La constante tos de la menor obligó a separarse del grupo de cincuenta migrantes, porque ellos intentaron asfixiarla varias veces por el ruido.

Zephirin caminó y dio con la casa de la profesora Nilamar, una edificación donada precisamente por el gobierno del comandante Ortega a través de su programa Casas para el Pueblo.

La profesora Nilmar prestó ayuda humanitaria a ambas congoleñas y quince días después, cuando la niña superó la enfermedad, decidió acompañarlas hasta la frontera norte de Nicaragua para salir del país. Allí fueron capturadas por la Policía Nacional e iniciado el proceso judicial que causó serio descontento en San Juan del Sur.

La maestra fue acusada en primera instancia por tráfico de personas, pero el hecho de haber sido hallada culpable por un delito menor demuestra que no pudieron probarle nada, a juicio de Martha Cranshaw, coordinadora de Nica Migrantes. “No pudieron sostener la acusación”, dijo la especialistas, quien aseguró que el gobierno de Ortega criminaliza la solidaridad.