Política

Secretario de la OEA se reúne con empresarios, políticos, obispos, sociedad civil y el gobierno

Líder campesina denunció la represión ante Almagro

democracia

Empresarios optimistas con diálogo. Aguerri: "A mediados de enero podamos esperar una posición de conjunto"



Empresarios, diplomáticos, políticos de diferentes corrientes, organizaciones civiles, los campesinos anticanal, pastores evangélicos y obispos se han reunido desde este jueves a las tres de la tarde con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que llegó a Managua ayer al mediodía, invitado por el gobierno de Daniel Ortega, según un acuerdo de la “mesa de comunicación e intercambio” establecida a mediados de octubre.

Una fuente de protocolo de la OEA adelantó a Confidencial que la reunión del secretario general con Ortega estaba prevista a las once de la mañana. Un breve video transmitido por el Canal 6, mostró el recibimiento de Almagro en El Carmen, residencia y despacho presidencial de Ortega.

Almagro ha recibido a todos los sectores en dos salones del Hotel Intercontinental de Metrocentro, pero durante sus diez años de gobierno Ortega ha despachado desde su residencia en El Carmen, y algunos encuentros más grandes los realiza en la antigua Casa Presidencial, rebautizada como Casa de los Pueblos.

“Venimos a construir, aportar y entendernos”, dijo Almagro a Ortega, en el video transmitido por Canal 6, que supuestamente era “en vivo”, pero se transmitió con varios minutos de retraso y repleto de cortes.

Este jueves, los primeros en reunirse con Almagro fueron los empresarios representados por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio (AmCham) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Lo que hemos dado a conocer es nuestro posicionamiento alrededor del tema electoral, de la importancia alrededor de los tres diálogos que el país necesita: económico, político y en la educación. Hemos expresado la visión del sector empresarial, hemos tenido la oportunidad de intercambiar con el secretario general su visión hasta el momento, que lo que podemos esperar es que para mediados de enero que podamos encontrar una posición de conjunto”, declaró a su salida del encuentro el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

El ejecutivo empresarial se declaró “optimista” sobre la posibilidad de que para enero el gobierno y la OEA lleguen a un acuerdo tras tres meses en la “mesa de comunicación e intercambio” establecida el pasado 14 de octubre, luego que la Secretaría General presentara un informe sobre el sistema electoral nicaragüense y la situación del país, que no ha sido revelado a la ciudadanía.

Aguerri también confirmó que expusieron a Almagro la posición del Cosep sobre el tema electoral. “Dijimos que queremos para el futuro procesos electorales que sean creíbles para todos, inclusivos y con observación electoral nacional e internacional independiente”. Almagro tweeteó tras la reunión que el encuentro con los empresarios fue “fructífero”.

Por su parte, el vicepresidente de AmCham, Dionisio Cuadra, agregó que en el encuentro también expresaron su interés en sostener en el largo plazo los logros económicos. “No tenemos porque temer amenazas como el Nica Act, todos estamos en contra, y la idea era esa: juntos ayudar para superar estas amenazas”, declaró.

Después de los empresarios, Almagro se reunió con miembros del cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua, que estuvieron encabezados por el jefe de la delegación de la Unión Europea, Kenny Bell. Sin embargo, los diplomáticos no brindaron declaraciones tras el encuentro.

Según un tweet de Almagro, esa reunión sirvió para abordar la situación de la cooperación internacional en Nicaragua.

Luego, los políticos fueron recibidos por Almagro en un solo salón, donde más de medio centenar de diferentes corrientes políticas expresaron sus posiciones sobre la realidad del país.

En la reunión participaron desde la fórmula presidencial de la Coalición Nacional por la Democracia, Luis Callejas y Violeta Granera, inhabilitados para las votaciones del pasado seis de noviembre por un fallo político de la Corte Suprema de Justicia, hasta miembros de los partidos colaboracionistas que se inscribieron en la boleta de los comicios, como el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), el Partido Conservador (PC) y el Partido Liberal Independiente (PLI), incluyendo a su recién destituido presidente, Pedro Reyes.

Los miembros del Frente Amplio por la Democracia, la Coalición Nacional por la Democracia y Cuidadanos por la Libertad coincidieron ante Almagro en la necesidad de organizar nuevas elecciones presidenciales en 2017, bajo un nuevo sistema electoral y en condiciones inclusivas y transparentes, con la participación de la observación electoral nacional e internacional independiente.

El exdiputado del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Víctor Hugo Tinoco, aseguró que durante el encuentro algunos “partidos zancudos” expusieron que el problema de la situación política del país es la falta de unidad entre la oposición.

Según Tinoco, Almagro se limitó a escuchar en todo momento, excepto por un comentario en el que expresó que él no tiene que ver con la unidad o no de la oposición porque su “interés es el respeto de la Carta Democrática, que establece el derecho de a elecciones libres y transparentes”.

Para Tinoco, ese único comentario de Almagro fue “claro y lapidario” para establecer la misión de su visita a Nicaragua y el trabajo que la OEA mantendrá con el gobierno durante estos meses.

Tras superar el aislamiento a las comunidades de Nueva Guinea, la líder campesina, Francisca Ramírez, y miembros del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía, lograron llegar a Managua para reunirse con Almagro en la última sesión del día, que incluyó a movimientos sociales, feministas e indígenas, y también al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

A su salida de su encuentro, Ramírez aseguró que sus planteamientos para el secretario general fueron denunciar al gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo por la falta de libertades y la represión que han sufrido los campesinos de parte del Ejército y la Policía. Según Ramírez, Almagro escuchó su queja con mucha atención.

“Dijimos todas las barbaridades que nos han venido haciendo el Ejérc840ito y la Policía de este país… Venimos a denunciar a este gobierno que viene atropellando nuestros derechos. Tenemos una gran esperanza puesta (en la OEA) porque dice él (Almagro) que la OEA debe velar por la democracia y en este país no hay democracia”, reclamó la líder campesina.

En una improvisada conferencia de prensa en el hotel donde decenas de jóvenes llegaron a vitorear a Ramírez, la presidente del movimiento campesino anticanal, aprovechó también la presencia de la maquinaria mediática oficialista para denunciar que nunca ninguno de esos medios les ha dado cobertura. “Ni pagados nos dan un espacio para hablar de la Ley 840. Son medios que ocultan la verdad… no nos dan espacio y nosotros somos ciudadanos”, reclamó.

Esta mañana, Almagro reanudó sus encuentros con pastores evangélicos y obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, encabezados por el cardenal Leopoldo Brenes.

Los obispos hablaron sobre la pobreza del país y la brecha de desigualdad. Sin embargo, también insistieron en que la única solución para recuperar la institucionalidad de Nicaragua es la “realización de elecciones honestas y transparentes”.

“Le dijimos al señor Almagro sobre la concentración de poder de una pareja y sus allegados”, aseguró el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, tras su salida del encuentro.

Tras su reunión con Ortega, Almagro saldría del país hoy a las 3:00 de la tarde, rumbo a Panamá.