Nación

Mientras Gobierno criminaliza, Unidad Nacional y Alianza Cívica protestan sin exponer a la población

Llaman a mostrar la bandera de Nicaragua como protesta

Convocan a paro nacional de consumo de alcohol este viernes 13 y a una marcha cívica el próximo sábado 21 de septiembre



Dado que portar la bandera patria es prohibido, y lanzar papelillo (o chimbombas de color) azul y blanco es delito, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), ha optado por nuevas formas de protesta que aseguren, por un lado, que los ciudadanos no se verán expuestos a las represalias del régimen, y por otro, que se le golpeará donde más le duele: en el bolsillo.

“Si sos autoconvocado, es imposible salir a la calle enarbolando la bandera nacional”, asegura Ivania Álvarez, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco, en entrevista con el programa de televisión Esta Noche, que se transmite en línea.

Recuerda que el 21 de agosto, en Metrocentro, “tuvimos el caso de un muchacho que frente a la Policía saca su bandera, y ellos, portando la misma bandera en sus vehículos, se lo llevan preso”.

Eso demuestra que, “es casi imposible salir orgullosamente con tu bandera. Nosotros entendimos que todos los focos de resistencia son válidos, y si el Gobierno saca la bandera, nosotros nos abstenemos de llevarla”, explicó.

Siendo la bandera un poderoso símbolo, como lo es “nos hemos puesto la meta de llevarla del 7 al 15 de septiembre, de portarla con orgullo, pero también reconocemos el temor que existe de portar el símbolo patrio. Es difícil seguir resistiendo, aunque no imposible. Hay muchas formas de lucha, pero el pueblo nos ha enseñado esta semana, que no va a portar la bandera, si es porque alguien [desde el Gobierno] se lo ha ordenado”.

Lanzan campaña “ondea tu bandera”

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), convocaron a los nicaragüenses a ondear la bandera nacional en las Fiestas Patrias, como una forma de protesta para exigir democracia y justicia ante la dictadura. Jesús Tefel, miembro de la UNAB, explicó que el objetivo de esta campaña es recuperar los símbolos patrios frente a la presión y el asedio policial.

“Nos han venido impidiendo el uso de nuestros símbolos patrios, que es derecho ciudadano para protestar, para manifestar el amor a Nicaragua. Y entonces en un afán de recuperar ese símbolo, sobre todo en un mes patrio como el que estamos ahorita, hicimos la convocatoria para que todo el mundo saliera a la calle con su bandera”, declaró Tefel.

La iniciativa de ondear la bandera nacional en septiembre, es respaldada por los excarcelados. Ricardo Baltodano, expreso político, afirmó que este tipo de campaña son positivas porque suman de a poco, y ayuda a que la gente que es indecisa, se incorpore a estas acciones.

“No podemos ofrecerle a la población acciones de gran envergadura, hay que hacer acciones pequeñas que la gente, el ciudadano común, el indiferente, se pueda sumar. Obviamente el régimen ha estado tomando medida para que la gente no saque su bandera, todo los que la sacamos no la andamos permanente. Pero hay que mostrar rebeldía, que el miedo no nos puede vencer. Si el miedo nos vence estamos fritos”, comentó.

Paro de consumo de alcohol

Otra forma de lucha es el paro de consumo, que tan buen resultado ha demostrado en el pasado. De ahí que, desde la Unidad Nacional Azul y Blanco, se orientara un paro de consumo de alcohol, a partir de este viernes 13 de septiembre.

“Las nuevas estrategias de lucha van encaminadas a ser menos riesgosas y a golpear más a la dictadura. En este caso, creemos que debemos hacer nuestros propios paros como ciudadanos, y no esperar al gran capital, porque la población ha insistido en llamar a un paro, y debemos retomar el poder que tenemos, que es como consumidores”, señaló.

Si el licor genera tantos ingresos al régimen, queremos focalizar este paro de consumo en ese producto, especialmente en este fin de semana largo, en que hay dos días feriados, en que la gente puede acercarse a las playas a consumir más. Entonces, nosotros estamos llamando, por la situación del país, por los presos políticos, a que este 13 de septiembre, paremos el consumo de alcohol desde las cero horas”, detalló.

Más de 100 presos políticos

En el país hay más de un centenar de presos políticos, entre ellos, una mujer: María Guadalupe Ruiz Briceño, cuya captura y encierro respondería a la decisión del régimen de imponer el terror entre quienes se muestran más activos en sus iniciativas de resistencia ciudadana.

Briceño, de 22 años de edad, estudiaba Banca y Finanzas en la UNAN Managua, recinto que protegió como atrincherada, dedicándose después a liderar las protestas en la catedral capitalina.

Álvarez relata que “el 13 de julio, cuando se dio el último plantón en catedral, ella fue perseguida y arrestada junto con su compañero”, y está presa por el supuesto robo de un celular, hecho que habría acaecido el 14 de ese mes, cuando ella ya tenía 24 horas de haber sido secuestrada.

“Ella y su grupo de jóvenes, eran quienes se manifestaban en catedral constantemente, y hemos visto la disminución de estos plantones, debido a que todo su grupo ha sido secuestrado y regresado a sus casas. Muchas de las muchachas que las acompañaban han sido violadas, y han tenido que dejar” la protesta, narró.

“El régimen se ha ensañado -sobre todo con las mujeres- porque en Nicaragua, salir a tirar papelillos, chimbombas, o salir con tu bandera, se ha convertido en un acto heroico, y más cuando son mujeres, porque eso es más visible, así que se ensañan más con estos liderazgos, más cuando son jóvenes”, agregó.

Marcha el 21

Aunque están a la expectativa de lo que pueda pasar durante los desfiles patrios del 14 de septiembre, la Unidad Azul y Blanco está convocando a una marcha para el día 21, “para conmemorar a la patria, pero también, del asesinato de Matt Romero, el 23 de septiembre, que fue la última vez que los nicaragüenses salimos a marchar”, recordó la lideresa.

“A la fecha, van tres marchas fallidas, que no han logrado siquiera reunirse en el punto de convocatoria. Desde la UNAB nos hemos reunido en varios departamentos bajo el acoso y la persecución. Hemos tenido visitas fallidas, porque nos detenían en la carretera una y otra vez, haciendo interminable la llegada, y cuando llegábamos, el lugar estaba sitiado”, relata.

Es por eso que “estamos queriendo recobrar la libertad de manifestarnos, de organizarnos libremente, y por eso hemos convocado para este 21 de septiembre”, insistió.

*Con la colaboración de Maynor Salazar