Blogs

¿De cuál “club del gallopinto” sos?

Si hablamos de nutrición, este platillo no parece ser tan malévolo. Claro, si lo comemos con medida



Existen cuatro tipos de personas según el “club del gallopinto” al que pertenecen. Yo conozco este alimento desde hace quince años. No nací en Centroamérica y, por ende, no crecí con él.

Ahora lo amo. Y estudiándolo, desarrollé los “clubes”. Ellos no dependen de una nacionalidad o del origen del platillo sino, más bien, de la receta.

¿A cuál pertenecés vos?

¿Tenés otro fuera de esta lista?

¡Contáme a marivi@comidologia.com!

Aquí van:

1. Club del gallopinto tostado: es crujiente, agradablemente seco y tiene un dejo a esa comida que, recalentada, sabe mejor. Es mi club, el del gallo pinto tostado. A él pertenecemos a los que nos gusta el arroz apenas cocido y que le echen al gallo pinto “la costra” (lo que se pega en el fondo de la olla); y, obviamente, los frijoles sin caldo.

2. Club del gallopinto húmedo o aguado: arroz esponjoso, como algodón. Frijoles suavecitos. Ambos se mezclan en la olla y, al final, se les agrega algo del caldo de los frijoles y se deja secar. El gallo pinto queda húmedo y suave, sin más textura que la que, eventualmente, le dan los vegetales.

3. Club del gallopinto pinto fresco: a este club pertenecen los que se arman un gallo pinto con el arroz y los frijoles recién hechos. Es mi club archienemigo. Mejor no hablo de ellos para no pelear. No los entiendo.

4. Club del gallopinto con aderezos: ellos podrían pertenecer a cualquier club anterior, siempre y cuando tengan aderezos a la par. Entre otros, este club gusta de salsa de tomate, salsa tipo inglesa (muy popular en Costa Rica), natilla o nata, queso salado rallado o chile picante.

Independientemente de tu escogencia, si hablamos de nutrición, el gallo pinto no parece ser tan malévolo (obvio, si lo comes con medida). Te dejo un enlace, de los archivos de Confidencial, para que leas más al respecto.

Y mi receta aquí.

Consulte el blog de la autora. 


6 Comentarios


  1. El gallo pinto es un producto de la culinaria nicaragüense y parte de la cultura de esa nación. El gallo pinto es tan nicaragüense como la Mora Limpia. Si otra nación trata de adueñarse de la creación del gallo pinto sería además de ser una completa deshonestidad constituiría un insulto a Nicaragua.

    Yo, en lo particular, ordeno mi plato de gallo pinto en los restaurante nicaragüenses existente en esta ciudad preparado por cocineras autóctonas de la tierra de lagos y volcanes.

    Saludos desde San Francisco, CA.

  2. Senora Colindres, el gallo Pinto es del Mundo, Yo vivo en USA por razones de trabajo y hasta chinos y vietnamitas lo hacen, en Miami los cubanos comen gallo pinto. Dejemos las diferencias eso solo nos aparta y abracemos este celebre articulo que mas bien nos une. No demos mas que decir de nosotros los Nicas. Con mucho respeto y cariño oyo Madre, cuidese!!

  3. De donde sacaron que el Gallo Pinto es de Costa Rica, En Nicaragua agregamos: frijoles, arroz, lleva cebolla, se deja consumir el caldo de los frijoles ,se le agrega el arroz, se frie por un rato, cuando ya esta bien frito,ya tenemos nuestro rico y sabroso plato Nacional El Gallo Pinto, no le agregamos nada mas. En otros paises se le llama Moros y Cristianos, Casamiento, Solo en nuestro terrunito Nicaragua, se le llama y se conoce mundialmente como Gallo Pinto. Profesora Myriam Colindres-Chacon (Nicaraguense por gracia de Dios)

  4. Me encanta el húmedo o aguado…es divino y me sacio..cuando los frijolitos están accesibles al consumidor…y ante lis altos costos de la carne…es mejor saborearlo y digerirlo como un manjar…tradicionalmente llamado la comida de los pobres..pero ni a eso llegamos hoy en el gobierno de los pobres..ya no se diga aspirar a un trozo de carne..es sentirme como una zarina..delicatessen bocado de cardinally….aunque los aderezados son ricos…eso se hace en otros países..llamados también..moros y cristianos……casamiento…..gallopinto….y en cubano lo hacen con comino.y acompañado con chorizo español..divino..bueno es rico salirnos de las columnas que ofrecen solo el triste vivir de los nucas..

    1. ¡Hola Soane! Además de rico, el gallopinto es económico y nutritivo. ¡Súper accesible para todo bolsillo! Nada más ajustamos la cantidad de arroz y de frijoles dependiendo de cómo vayan los precios. Le “arrimamos” un par de tomatitos y la carne que haya ¡y listo! Gracias por tu comentario 🙂