Emergencia Coronavirus

La “barrida” de diez médicos que demandan “protección”

Los despedidos por el Minsa relatan cómo fue su salida. “Se están muriendo compañeros, ¿cómo no le va afectar?”, increpa doctora

Al doctor Ignacio Molina no le dieron una explicación por su despido. La encargada del área de Recursos Humanos del Hospital Manolo Morales, de Managua, admitió que ella tampoco “entendía por qué”, pero le dijo que seguía “una orden de arriba”. En la carta de despido igual no le detallan la causa de su salida, tras trece años de servicio como oncólogo de este centro hospitalario, donde hubo otros tres médicos despedidos este nueve de junio. En total, una decena de médicos, entre ellos varios especialistas, fueron corridos de los hospitales en la jornada, según verificó uno a uno CONFIDENCIAL.

Médicos despedidos - Ignacio Molina
Carta de despido del doctor Ignacio Molina, oncólogo del Hospital Manolo Morales. // Foto: Cortesía

“No hubo ninguna ausencia o ninguna queja en mi contra”, relata el doctor Molina. Es por esa razón, que el médico presume que su despido se debe a “la carta que firmamos los médicos independientes en la que estábamos solicitando medidas de apoyo y el equipo de protección” ante el virus de la covid-19. Además, “yo me encargué de estar llevando al hospital mascarillas y equipo de protección para los compañeros que están atendiendo la pandemia”, agrega.

El doctor Molina laboraba desde el 2003 en el Hospital Manolo Morales y cada martes atendía entre 60 y 70 pacientes en el área de Oncología. “Mi consulta era una de las más grandes del Hospital… Tenía una demanda de pacientes bastante grande, estos pacientes ahora tendrán que ser atendidos por otros colegas que están ahí… al final la más afectada siempre es la población”, lamenta.

Los pacientes de esta área del hospital no serán los únicos afectados por la barrida del régimen en represalia al personal de Salud, que ha denunciado la gravedad de la pandemia de covid-19 que el Gobierno insiste en minimizar.

“Se están muriendo compañeros, ¿cómo no le va afectar?”

La doctora Martha Bendaña fue una de las primeras despedidas este martes en el Hospital Manolo Morales y sostiene que su salida es injustificada.

La carta que le entregaron por la mañana no detalla ningún argumento. “La verdad es que la orden viene de arriba”, denuncia.

“La única razón ––sostiene la doctora Bendaña–– es que firmé el pronunciamiento en donde varios médicos decimos que no estamos de acuerdo en el manejo de la epidemia de la covid-19 en Nicaragua”.

Médicos despedidos - Martha Bendaña
Carta de despido de la doctora Martha Yadira Bendaña, internista del Hospital Manolo Morales. // Foto: Cortesía

La doctora Bendaña era una de los dos médicos de base del área de Medicina Interna del Hospital Manolo Morales. Tras su despido, el Hospital únicamente queda con un médico de base y algunos médicos residentes, “los que no se han enfermado”, comenta, pues asegura que en ese Hospital “la mayoría de los médicos se encuentran de subsidio porque se han enfermado” de covid-19, debido a la falta de medidas y equipo de prevención como la que han demandado más de 700 médicos en sendos pronunciamientos.

Al ver a sus compañeros enfermos por covid-19, la doctora Bendaña no dudó en firmar el comunicado de los médicos independientes y aunque está convencida que esa fue la razón de su despido, afirma que no se arrepiente de haberlo hecho. “Si usted está viendo que la mortalidad es alta y que se están muriendo compañeros de trabajo, ¿cómo no le va afectar?”, cuestiona.

Actualmente “el hospital está hecho un caos, hay un montón de gente enferma y no se repone a la gente (los trabajadores de la Salud) que está enferma. Cualquiera que tenga conciencia tiene que firmar ese documento”, destaca.

Más de una decena de médicos despedidos en un solo día

“Desde hace días ha sido noticia cotidiana el desconcierto, dolor y luto que ya se está provocando a muchas familias nicaragüenses. Muertes que pudieron ser evitadas”, afirmaron 716 médicos en un comunicado fechado a finales de mayo, en el cual lamentaron la “estrategia inaudita e inverosímil del Gobierno nicaragüense ante la pandemia del covid-19” y reclaman recursos sanitarios.

El Gobierno, lamentaron, “permanece impasible pretendiendo normalizar la realidad, anteponiendo los aspectos económicos a la salud de la población nicaragüense, convirtiéndonos en un potencial foco de diseminación de la infección para el resto de Centroamérica”.

La preocupación de los médicos también está soportada en las decenas de contagios entre personal de Salud. Hasta este tres de junio, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 registraba 458 contagios entre personal de salud, incluyendo 48 fallecidos. El costo de esta preocupación dejó este nueve de junio más de una decena de médicos despedidos.

Entre los médicos despedidos hay cuatro del Hospital Manolo Morales: el cirujano oncólogo, Ignacio Molina; las internistas Martha Yadira Bendaña y Tania Munguía, y el cirujano hepatobiliar, Sergio López.

También en el Hospital Antonio Lenin Fonseca fue despedida la doctora y anestesióloga María Nela Escoto. El cirujano general de este mismo centro hospitalario, Adolfo Díaz Ruiz, renunció en solidaridad con sus compañeros despedidos, y horas más tarde el director ordenó el despido de su esposa, la radióloga Linda Barba Rodríguez.

Otros médicos despedidos fueron: el doctor Enrique Ocampo, oncólogo del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera, conocido como “La Mascota”; el doctor Fernando Rojas, anestesiólogo del Hospital Bertha Calderón; la doctora Yamilet Sánchez, ginecóloga del Hospital La Trinidad, en Estelí; y la doctora Leonor Eugenia Morín, otorrinolaringóloga del centro de salud Francisco Morazán, en Managua.

Estos despidos se suman al del infectólogo Carlos Quant Durán, el pasado cuatro de junio en el Hospital Escuela Roberto Calderón, en represalia por ser una de las voces más beligerantes contra la falta de respuesta oficial para prevenir y enfrentar la pandemia.

También a finales de abril fue despedida la doctora Luz Indiana Talavera, oncóloga con más de 28 años de experiencia en el Hospital Bertha Calderón.

Doctora María Nela Escoto: Son “órdenes de Gustavo Porras”

Al momento de ser despedida en el Hospital Antonio Lenin Fonseca, la doctora María Nela Escoto grabó un video denunciando que su despido fue injustificado. “No tienen ninguna causa justa. Ni siquiera tengo un llamado de atención en mi desempeño profesional”, argumentó.

La doctora Escoto asegura que los despidos del Minsa “son órdenes de Gustavo Porras”, secretario general de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), presidente de la Asamblea Nacional y operador político de Rosario Murillo, sancionado por los Gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

“He sido una de las personas que he alzado la voz y he reclamado por lo que es justo”, insistió la doctora.

Agregó que en el Lenin Fonseca “hay personas corruptas y Fetsalud los encubre”. A los trabajadores “nadie los va a defender”, pero “sé que este Gobierno no va a ser eterno. Yo soy médico no ninguna política”, zanjó.

Dr. Fernando Rojas: “Por no comulgar con este régimen criminal”

El doctor Fernando Rojas, especialista en Anestesiología, quiso dejar constancia de su despido injustificado en el Hospital Bertha Calderón, de Managua. Antes de abandonar las instalaciones, el médico se despidió de sus pacientes y les aclaró que fue echado “por no comulgar con este régimen criminal que está arriesgando a la población” con un manejo inadecuado de la pandemia.

Los pacientes del doctor Rojas lo despidieron con aplausos después de escuchar su discurso improvisado en la sala de Emergencia del Hospital.

“Yo siempre le he jugado limpio a Nicaragua” dijo el médico, quien recordó que en 2018, cuando el Minsa corrió a más de doscientos trabajadores de la Salud que atendieron a los manifestantes heridos durante la represión contra la Rebelión de Abril, él no pudo sumarse a las protestas de sus colegas porque tenía pendiente una cirugía de rodilla. Pero, agregó, “nunca he comulgado con esta gente”.

En un video que circula en redes sociales se observa al médico relatando lo sucedido y explicando que como especialista “no le tiene que hacer el juego” al régimen. “Ha sido un placer haber trabajado con ustedes”, añadió.

Sergio López, cirujano hepatobiliar: Fue “por pensar diferente”

El cirujano hepatobiliar Sergio López tenía siete años trabajando en el Hospital Manolo Morales, y se enteró de su despido a través de las redes sociales en Brasil, donde tomaba un curso médico y se quedó varado por la pandemia.

El doctor López afirmó a CONFIDENCIAL que las autoridades del Minsa no le han entregado oficialmente su carta de despido, pero se enteró de la noticia por mensajes de sus compañeros de trabajo.

El especialista recuerda que algunas veces llevaba sus propios instrumentos para atender a los pacientes y cada año coordinaba la visita de brigadas médicas para atender a la población. Por eso su despido le sorprende, pero deduce el motivo.

“Por pensar diferente, por firmar una cosa que para nosotros era tan obvia como llamar a la protección de los colegas y los ciudadanos nicaragüenses, no sé si eso haya pesado”, increpa.

Dr. Fulgencio Báez: “No tendrán perdón de Dios”

“En el Hospital La Mascota fue despedido el doctor Enrique Ocampo sin brindarle la más mínima explicación. El Dr. Ocampo me acompañó en el desarrollo del departamento de Hematooncologia desde inicio de los años 90”, escribrió el doctor Fulgencio Báez, oncólogo pediatra, miembro del Comité Científico Multidisciplinario.

“Su pecado, pienso yo, haber firmado el pronunciamiento de los médicos. Hemos llegado a niveles de represión y revanchismo hasta de tu pensamiento. Ya no se respeta ni los estudios ni los años de entrega y ni lo sacrificios hechos” reflexionó Báez.

“Tampoco les importa la afectación en la atención a los niños con cáncer y la sobrecarga de trabajo a los médicos que quedan sin poder llenar el vacío que el Dr. Ocampo deja con su despido. Cuanta indignación y enojo hay en mi corazón, cuanta tristeza por las injusticias y afectación a los niños. No tendrán perdón de Dios”, expresó.

El oncólogo cuestionó que, “en medio de un ascenso acelerado de los contagios y fallecidos de covid-19, el Gobierno está procediendo al despido de un gran número de médicos, todo por pronunciarse sobre las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud hace a los Gobiernos y personas para evitar enfermarse y morir”.

Renuncia en solidaridad y corren también a su esposa

Tras conocer los despidos injustificados en los hospitales públicos, el cirujano general Adolfo Díaz Ruiz presentó su renuncia irrevocable a su puesto de trabajo en el Hospital Antonio Lenin Fonseca, “en solidaridad, con los colegas médicos despedidos injustamente del Ministerio de Salud, durante esta pandemia, por las arbitrariedades e irrespeto al gremio médico”.

“No va con mis principios de vida callar y ser cómplice contra todos estos atropellos”, añadió, en la carta recibida a la 1:30 de la tarde.

La renuncia del doctor Díaz incomodó tanto al director del Hospital que este ––en represalia–– ordenó echar a la esposa del doctor Díaz, la también doctora Linda Barba Rodríguez, quien se desempeñaba como radióloga.

El doctor Díaz tenía 25 años laborando en el Hospital Lenin Fonseca y la decisión de renunciar “es algo que me duele mucho”, asegura.

Sin embargo, sostiene que “no podía seguir callando” y “no se puede seguir trabajando en un sistema donde no priva lo científico, sino que se permiten este tipo de arbitrariedades”.

La doctora Barba, al recibir su carta de despido, escribió en una esquina inferior de la página: “Despido injusto por no estar de acuerdo con el abuso contra el gremio médico y no estar de acuerdo con el tratamiento de la pandemia”.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend