Confidencial

Madres y familiares de asesinados desmienten al régimen

El Movimiento "Madres de abril" protestó frente a la Fiscalía. Yader Luna | Confidencial

Madres, viudas, hermanas y otros familiares de los asesinados por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se pronunciaron ante los recientes hechos y declaraciones oficiales, incluyendo la decisión del Gobierno de poner fin a la misión en el país del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“Condenamos enfáticamente la expulsión de facto de la misión de la OACNUDH, precisamente después de haber presentado su Informe, “Violaciones de Derechos Humanos y abusos en el contexto de las protestas en Nicaragua, 18 de abril – 18 de agosto de 2018, que documentaba los crímenes ejecutados por el estado de Nicaragua, que asesinó a
nuestros hijos”, indica el comunicado, emitido este tres de septiembre.

Los familiares, entre quienes está el grupo de las Madres de Abril, organizado con las madres de los asesinados en el primer mes de la represión, también reiteraron su respaldo y agradecimeinto al trabajo de la Misión y otras instancias que han dado acompañamiento a las víctimas, como la Comisión de Verificación y Seguridad, creada en la mesa del Diálogo Nacional, suspendido desde hace más de dos meses.

Igualmente, expresaron su “indignación y dolor” a la respuesta del Gobierno al informe de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, pues según la versión oficial, “las protestas acontecidas desde el 18 de abril, fueron desde el principio violentas, con armas de fuego convencionales y artesanales, no eran pacíficas, ni se trataba de estudiantes
universitarios…”, una afirmación que las madres niegan.

Entre las mentiras que los familiares niegan están las afirmaciones del Gobierno sobre el joven de 17 años, Richard Pavón Bermúdez, a quien vinculan como simpatizante del FSLN, pero en realidad protestaba contra las ahora fallidas reformas al INSS. También la lista de fallecidos presentada por la oficialista Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, que integró y juramentó la Asamblea Nacional de mayoría sandinista.

“Denunciamos que nuestros hijos, familiares fueron asesinados, por la represión desatada por el régimen Ortega-Murillo en su más alto y letal nivel de violación de derechos humanos. Violentando el derecho constitucional establecido en el articulo 23, el derecho a la vida. Sólo por ejercer su derecho a la protesta cívica, consignado en el
articulo 54, de nuestra Constitución, derecho de concentración, manifestación y movilización pública”, sostienen.

Según los familiares, el Gobierno, a través de esta Comisión, ha manipulado la información sobre varios de los asesinados, al asegurar que estos murieron tras la instalación de tranques, desarmados por la Policía.

“En los 8 casos que se presentan, la Comisión , colocó los tranques como el lugar de los hechos ocurridos, lo que no se corresponde con la verdad”, indican, enumerando los siguientes casos:

Puede descargar y leer el pronunciamiento completo en el siguiente enlace.