Emergencia Coronavirus

Maestros: Año escolar en Nicaragua se ha “perdido” por la covid-19

Asesor del Gobierno en educación reconoce el impacto de la pandemia en la asistencia escolar, pero afirma que apuestan por retorno a clases

El año escolar está “prácticamente perdido” en Nicaragua a causa de la pandemia de coronavirus, ya que los padres de familia se han resistido a enviar a sus hijos a los colegios, mientras las teleclases, impartidas por el Ministerio de Educación (Mined), no han despertado interés entre los estudiantes, valora la Unidad Sindical Magisterial.

A pesar de que el Ministerio de Educación no ha suspendido las clases presenciales, la asistencia escolar es menor al 10% desde mediados de marzo pasado, cuando se reportó el primer caso positivo de la covid-19, dijo la presidenta de la Unidad Sindical, Lesbia Rodríguez.

Desde entonces, según la dirigente gremial, los padres de familia han optado por no enviar a sus hijos a clases por temor a que se contagien con la enfermedad, ya sea en las escuelas, o en los autobuses, y, como resultado, no han adquirido los conocimientos del curso lectivo 2020, indicó.

“Prácticamente el año (escolar) está perdido. Los padres tomaron una buena decisión, de dar prioridad a la vida de sus hijos”, anotó.

Gobierno no admite deserción escolar

En tanto, el asesor presidencial en temas de educación, Salvador Vanegas, reconoció este jueves en una entrevista con un medio de comunicación oficialista que el cierre del primer semestre escolar este año se vio impactado por la pandemia de la covid-19, aunque lo calificó de “irregular”.

Sin embargo, afirmó que esperan que las clases se normalicen el próximo 21 de julio, cuando inicie el segundo semestre escolar.

“No podemos decir que ha sido un ciclo escolar ordinario, es extraordinario en esta ocasión (…) no es cierto que hay una inasistencia permanente, lo que hay es una inasistencia irregular. Nueva Segovia, por ejemplo, cerró con el 87 por ciento promedio (de asistencia de estudiantes)”, declaró Vanegas.

Vanegas culpó a los “sectores mediáticos y perversos” de provocar pánico entre las familias nicaragüenses, pero no admitió la poca asistencia escolar.

Califica de “buena práctica” no cancelar clases

Vanegas manifestó que Nicaragua podría ser tomada por otros países como un ejemplo de “buena práctica” por no ordenar la cancelación de clases, como lo han hecho la mayoría de países, asegurando que investigaciones de organismos internacionales “nos dan la razón” porque indican que el confinamiento puede provocar en los niños daños emocionales.

“Gracias a Dios este país ha enfrentado este desafío con mucha energía, sabiduría, y ha sido un semestre el cual el desafío se ha convertido en aprendizaje, consolidar y cohesionar las capacidades de los docentes, directores y de todo el sistema educativo para hacer frente a la pandemia”, manifestó Vanegas.

La ministra de Educación, Miriam Ráudez, reiteró el pasado primero de julio —durante una entrevista ofrecida a medio oficialista— que las escuelas en Nicaragua continuarán con las clases presenciales, aunque están ejecutando un programa de teleclases, como parte de un reforzamiento escolar, que durará tres semanas.

Ráudez calificó como “muy atinada” la decisión del régimen de Daniel Ortega y Rosario al “no cerrar” las escuelas públicas. Sin embargo, sindicatos magisteriales se han quejado de estar expuestos al contagio y han denunciado la muerte de más de treinta colegas que presentaban síntomas de covid-19.

Se ha perdido el contenido

La ausencia de alumnos en las escuelas estatales tras apenas dos meses de clases, y el hecho de que no se vislumbre una pronta salida a la crisis sanitaria, significa que estos se perderán el contenido didáctico de 2020, con lo cual no es posible promoverlos al siguiente año lectivo, y deben empezar el curso escolar de 2021 donde estaban hasta marzo pasado, consideró la presidenta de la Unidad Sindical, Lesbia Rodríguez.

Las teleclases, que desde la semana pasada se imparten por los canales televisivos estatales y la radioemisora oficial, tampoco son una solución, primero, porque durarán tres semanas, y luego, por una aparente falta de preparación, según la dirigente sindicalista.

@lunaceroLas teleclases del Gobierno de ##nicaragua cambian los lagos de lugares. 🤦🏻‍♂️♬ sonido original – lunacero

“El resultado no ha sido el que el Ministerio de Educación esperaba. Ha sido totalmente un fracaso. No parecen haber preparado las condiciones. Las lecciones no se corresponden con las guías que se les dio a los alumnos. Los maestros se muestran nerviosos. Algunos desconocen las materias que imparten, y hasta se nota falta de conocimientos básicos en pedagogía”, explicó Rodríguez.

La posición oficial

Sin embargo, Vanegas afirmó que el objetivo de las teleclases es nivelar a los estudiantes que no han asistido a las escuelas, y que las capacidades de los docentes han sido reforzadas “en toda el área tecnológica”.

Rodríguez indicó que las teleclases no llaman la atención de los alumnos porque las familias rechazan los canales estatales, y la forma en que son impartidas les resultan aburridas o complicadas.

La dirigente sindical criticó que, supuestamente, las autoridades están enviando a los maestros a las casas de los estudiantes para constatar si están viendo las teleclases, bajo amenaza de despido en caso de que no sea así.

“Para conservar sus trabajos, los docentes les piden a los niños que se pongan frente a la televisión cuando están las teleclases, solamente para tomar la foto, para enseñarles a los delegados una realidad que todos sabemos que no es, porque en Nicaragua no nos podemos llamar a engaño”, relató.

Vanegas confirmó que, tras el receso anual de tres semanas, las clases reiniciarán el próximo día 21, una decisión a la que se opone la Unidad Sindical.

“Obligan a los maestros a llegar a las escuelas vacías, a contagiarse y arriesgar sus vidas, porque ya llevamos 34 muertos por covid-19 en el gremio”, criticó Rodríguez.

A casi cuatro meses de la confirmación del primer caso, el Gobierno de Daniel Ortega continúa minimizando la pandemia, con un reporte oficial de 2846 contagios y 91 muertes por coronavirus. En contraste, el monitoreo independiente del Observatorio Ciudadano registra —hasta el primero de julio — 7402 casos sospechosos y 2087 fallecidos por la covid-19.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend