Confidencial

Magnate brasileño acusado de corrupción reaparece como “youtuber”

El empresario brasileño Eike Batista, quien llegó a ser el hombre más rico de Brasil. / EFE

El empresario Eike Batista, que llegó a ser el hombre más rico de Brasil y actualmente está imputado por corrupción y lavado de dinero, estrenó su canal personal en YouTube para exponer “su visión” del país después de un largo silencio sin declaraciones públicas.

“Estoy aquí para aprovechar y hablar de mi visión de lo que va a pasar en Brasil como un todo, de lo que va a pasar en Río de Janeiro y dar mi lectura del fenomenal crecimiento en las áreas petróleo que serán un gran motor de desarrollo en Brasil”, afirmó Batista en uno de sus vídeos.

El magnate responde en una acción en la que es acusado por supuestamente haberle pagado comisiones ilegales por unos 16,5 millones de dólares al exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral (2007-2014), quien afronta a su vez más de 20 procesos penales por corrupción con la Justicia, para adjudicarse contratos públicos.

Batista fue detenido en enero de 2017 y enviado a prisión de manera preventiva hasta que en abril de ese año el juez Gilmar Mendes, de la Corte Suprema, le concedió un “habeas corpus” provisional que le permitió salir de la cárcel y permanecer detenido en su residencia.

En octubre pasado, la segunda sala de la máxima corte del país flexibilizó la prisión domiciliar y pasó a cumplir una orden de recogimiento nocturno en la que solo es obligado a pasar las noches y festivos en su casa.

Los jueces de la sala también determinaron que el empresario no puede salir del país y que tiene que presentarse ante la Justicia cada vez que sea solicitado.

Videos semanales

En su nueva faceta como ‘youtuber’, prometió publicar semanalmente un vídeo para “motivar” a emprendedores sobre las oportunidades de inversión que presenta el gigante suramericano.

“Esa avenida aquí, esos Campos Elíseos de creación de riqueza, está pasando en este momento” en Brasil, agregó Batista, quien llegó a ser en el pasado el octavo hombre más rico del mundo, según la revista Forbes.

Su fortuna estaba estimada en 2010 en los 30.000 millones de dólares distribuidos en negocios de minería, petróleo y materias primas que se extendieron por varios países de la región, un imperio que se vino abajo después por la mala gestión y la caída en picado de los precios internacionales del crudo y de las materias primas.

A pesar de ese fracaso, Batista, que también abrió estos días una cuenta en Instagram, garantizó que dará consejos sobre posibles inversiones en Brasil, al tiempo que “explicará todos los proyectos que le quedaron en pie, que son legados que van a generar mucha riqueza” en el país, sostuvo.