Política

Pintan imágenes de calaveras en las casas de opositores en Jinotega

La mayoría de viviendas “pintadas” son de miembros del partido opositor Ciudadanos por la Libertad

Las casas de al menos diez opositores al régimen orteguista fueron pintadas la madrugada de este sábado con una figura de calavera humana, en las ciudades de Jinotega, en el norte de Nicaragua.

Las pintas fueron interpretadas por los dueños de las viviendas como “amenazas de muerte” extendidas por “paramilitares” sandinistas, quienes supuestamente se presentaron frente a sus casas. Cada pinta muestra la parte frontal de un cráneo humano en el centro de un blanco.

Freddy Zeledón, secretario departamental del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) en Jinotega, indicó que es la tercera vez que su casa es marcada con pintas “de fanáticos” sandinistas. Las anteriores ocasiones le pintaron la palabra “Plomo” y las siglas del partido “FSLN”.

El partido CxL denunció que las casas marcadas son todas propiedad de miembros de su organización, entre ellos el presidente departamental, Santiago Duarte.

Las pintas para amenazar a los opositores son comunes en Nicaragua desde 2018, y suelen incluir la palabra “plomo”, que es reconocida como un llamado a los sandinistas para dar muerte a quienes se oponen a Daniel Ortega y su familia.

Asesinan a otro campesino

Este mismo sábado un campesino opositor apareció muerto, con señales de tortura, en una zona rural del municipio de San José de Bocay, Jinotega, pero el caso no ha sido relacionado con lo ocurrido en el casco urbano.

Una investigación de la revista CONFIDENCIAL, en alianza con la plataforma CONNECTAS, confirmó que al menos 30 campesinos opositores fueron asesinados por motivaciones políticas, entre octubre de 2018 y diciembre de 2019.

La investigación reveló también que 18 ejecuciones ocurrieron en comunidades o el casco urbano de tres municipios de Jinotega: ocho en El Cuá; seis en San José de Bocay; y cuatro en Wiwilí. Esta zona es conocida como el antiguo “Corredor de la Contra”, ya que en la década de los ochenta —durante la última guerra civil nicaragüense— fue un importante bastión de la Resistencia Nicaragüense, un ejército irregular, financiado por Estados Unidos, que combatió contra el primer Gobierno de Daniel Ortega (1984-1990) y que, en su mayoría, estaba integrado por campesinos.

Con información de EFE

Más en Política

Share via
Send this to a friend