Mundo

Reportan casi 800 heridos en altercados por referéndum ilegal

Madrid respondió con fuerza a desafío separatista catalán

Las cargas policiales y otros incidentes provocaron heridos y contusionados de diversa consideración, uno de ellos por un pelotazo de goma en el ojo



Partes de la región española de Cataluña votaron en el referéndum independentista ilegal con numerosas irregularidades, en medio de un amplio despliegue policial y con algunos altercados entre ciudadanos y agentes del orden, que causaron 761 heridos, 33 de ellos policías.

La consulta secesionista, convocada por el gobierno autónomo catalán a primeros de septiembre, fue suspendida inmediatamente por el Tribunal Constitucional español. Diferentes juzgados ordenaron a las fuerzas de seguridad cerrar los colegios y llevarse las urnas y papeletas de votación.

La respuesta de las autoridades catalanas fue modificar las normas de votación (el mismo día del ejercicio electoral), de modo que una persona pudiera votar en cualquier colegio por medio de un “censo único”, con papeletas impresas por su cuenta.

Según las autoridades catalanas, el 73 % de las mesas electorales estaban “abiertas” a media mañana y “funcionando”.

Aspecto del Centro Cívico de la Sedeta, en Barcelona, donde se están realizando votaciones desde esta mañana. EFE/Marta Pérez

En medio de la pasividad de la policía regional catalana (Mossos d’Esquadra), que no desalojó colegios ocupados previamente por ciudadanos ni cerró otros abiertos, agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil españolas se desplegaron a primera hora del día por numerosos centros designados para la votación.

En algunos casos la intervención policial generó tensión con los manifestantes independentistas. En el centro de Barcelona, los agentes cargaron contra personas que cortaban las calles y, que en algún caso, lanzaron objetos contra los policías.

“No ha habido referéndum ni apariencia de tal”, proclamó la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, quien criticó a los promotores de la consulta ilegal por conculcar los derechos de los ciudadanos con métodos “antidemocráticos”.

Las fuerzas de seguridad, que el sábado bloquearon el centro informático catalán – cuya misión sería facilitar el eventual recuento – el domingo anularon el nuevo sistema informático anunciado por el gobierno catalán.

Eso motivó que muchos colegios paralizaran la votación ante la imposibilidad de seguir, y en otros lugares se tomaran a mano los datos de los que acudían a votar.

Es difícil saber cuántas personas participaron en la consulta ilegal, mientras el Ministerio del Interior alertaba que con esa falta de garantías, una misma persona podría votar varias veces en diferentes sitios.

Según el Gobierno catalán, la votación no se efectuó con normalidad a causa de la actuación policial en 319 de los 2,315 centros de votación designados.

Numerosas personas esperan a las afueras del colegio Cervantes de Barcelona. Policía Nacional y Guardia Civil han desplegado a sus agentes en varios colegios electorales. Confidencial | EFE

¿Ahora qué sigue?

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció que convocará a las fuerzas representadas en el Parlamento para una reflexión conjunta acerca del futuro del país, y defendió el restablecimiento de la normalidad institucional.

En una comparecencia de prensa tras la consulta ilegal, Rajoy dijo que “no ha habido un referéndum de autodeterminación” y que todos los españoles han podido constatar que el Estado de Derecho se mantiene fuerte y vigente.

Aseguró que el cauce para las demandas políticas no pasa por “la quiebra de la legalidad” y responsabilizó al gobierno autonómico catalán, promotor de la iniciativa, de haber actuado contra la convivencia democrática y la concordia.
Rajoy agradeció el trabajo de los jueces y fiscales y de la Policía y la Guardia Civil ante el “ataque tan grave a nuestra legalidad”, y admitió que “hubiera sido más fácil para todos mirar para otro lado”, pero no lo han hecho por “lealtad” a la democracia.

También agradeció el apoyo “sin fisuras” de la Unión Europea y la comunidad internacional.

“Hoy ha prevalecido la democracia, porque se ha cumplido la Constitución”, añadió señalando que “la gran mayoría” de los catalanes (cuya población asciende a 7,5 millones) no ha participado en “la mera escenificación” que ha sido la consulta ilegal.