Confidencial

Más médicos despedidos por el régimen, ahora en Estelí

Médicos de Estelí durante su denuncia en la CPDH. Cortesía | Confidencial

La administración de los hospitales San Juan de Dios, Pedro Altamirano y del centro de salud Leonel Rugama, en la ciudad de Estelí, despidió a más de diez doctores (generales y especialistas) “por motivos políticos”. Los médicos despedidos denunciaron ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que los relevan de sus cargos por “cobros en consultas, abandono de turnos, vestimenta inapropiada”, cargos que aseguran son falsos.

Eliette Centeno, especialista en pediatría en el hospital San Juan de Dios, dijo que en su carta de despido la administración señala dos razones: “abandono de turno y vestimenta inapropiada”. Argumentos que resultan burdos para la doctora, quien ha trabajado por más de doce años en ese centro asistencial.

“Realmente me dan ganas de reírme, porque la carta dice que me salía de los turnos nocturnos. Eso es falso. Cuando un especialista está de turno en el San Juan de Dios, está a cargo de todas las áreas. Sos el único recurso con máxima autoridad para resolver la mayor parte de los problemas. ¿Cómo alguien puede abandonar un turno sin ser notado? Es imposible”, explicó Centeno.

La doctora manifestó que el abandono de turno es una causa grave de despido y que tiene su respectivo proceder en la ley sanitaria de salud. Es decir, se debe enviar al médico a un consejo disciplinario, luego a una comisión bipartita o tripartita, y que estos decidan si debe existir una sanción o despido. Centeno aseguró que a ella solo le entregaron la carta sin más explicaciones.

Cientos de personas participan en una marcha convocada para apoyar a los médicos que fueron destituidos por atender manifestantes. EFE/Jorge Torres

Respecto al argumento de “vestimenta inapropiada”, Centeno afirmó que nunca se vistió de “forma vulgar”, y agregó que siempre estuvo con su gabacha y en ocasiones, “por medidas de bioseguridad”, con pijamas y zapatos cerrados.

“Si es por mi vestuario, entonces que en el pensum de la carrera de medicina incluyan una clase de moda. Me encantaría que la primera dama nos dé tips de tendencia de moda”, ironizó Centeno.

Para esta doctora el motivo de su despido fue polìtico, pues ella, junto a los demás colegas del San Juan de Dios, firmaron una carta luego del 20 de abril, rechazando la decisión de la administración del hospital, de cerrar las puertas a los heridos en las protestas contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Fue por motivos políticos. El hospital estuvo sitiado por paramilitares. Los especialistas que estamos siendo despedidos, firmamos una carta y la expusimos a los medios locales. Ellos (la administración) no entienden que el hospital no es del Gobierno, sino del Estado, y no podíamos permitir que se cerrara”, sostuvo Centeno.

Los médicos despedidos en Estelí presentaron la documentación ante la CPDH. Cortesía | Confidencial

Para la administración del hospital San Juan de Dios, la firma de esta carta, fue catalogada como “alta traición” por parte de los doctores. Centeno insistió en que los médicos son neutrales, no pueden encerrarse en un bando y dejar de atender a los heridos. Agregó que los hospitales son sitios en los que no debe existir distingo de color o religión, para atender a los pacientes.

“Es como que me digan que no me ponga el color azul porque ofendo a la gente. Soy nicaragüense y me duele mi gente. El dinero con que se nos paga viene de los contribuyentes, no es de la bolsa de Daniel o Rosario. Es más, yo como contribuyente sí debería pedirle cuentas a ellos con todo el dinero que se recauda”, resaltó.

Más motivos “infundados”

Nelson Ríos, médico ortopedista del hospital general Pedro Altamirano, en La Trinidad, Estelí, fue despedido “por pensar diferente”. El galeno afirmó a CONFIDENCIAL que le entregaron su carta de despido la semana pasada, y lo acusaron de haber maltratado a pacientes, cobrar por consultas y no realizar algunas cirugías.

“Es por motivos políticos. Por pensar diferente. También me acusaron de sustraer medicamentos para atender a los heridos de los tranques”, contó el doctor.

Ríos vive en La Trinidad y tenía más de diez años de laborar en el hospital Pedro Altamirano. Su casa estaba ubicada en frente del tranque principal en ese municipio. “Yo salía y entraba por el mismo lugar, por eso algunos amigos que no son tan amigos, me tomaron fotos y videos, y me acusaron de todas esas cosas”, explicó el galeno.

Ríos manifestó que aunque no atendió a heridos en los tranques de La Trinidad, si recibió a ciudadanos que llegaron desde Sébaco y Estelí, con impactos de bala y armas de alto calibre.

“Todas las atenciones las hice en el hospital como me corresponde, por el juramento hipocrático que hice. No salí a ninguna marcha, porque cuando había yo estaba de turno. Esos motivos por los que ellos me despiden son infundados e ilegales, a uno lo tenían fichado por pensar diferente, por no decir ‘sí señor’ a las orientaciones que nos daban de ir al 19 de julio o a todas esas marchas que inventan”, refirió Ríos.

Para este doctor la medida del Gobierno, de despedir a trabajadores del Estado por no pensar como la pareja presidencial quiere, no tiene lógica y es irracional.

“Estamos haciendo las denuncias a los derechos humanos para nuestro reintegro, porque nuestro despido lo consideramos ilegal, y porque nuestra familia sufre, pues no tenemos una entrada económica”, afirmó el doctor.

Centeno agregó que además de solicitar el reintegro a sus trabajos, también están denunciando las amenazas que les hacen llegar a través de llamadas telefónicas y mensajes de texto.

“Me dijeron que me callara y que no dijera nada. Yo hago responsable al Gobierno si algo me llega a pasar. Yo no tengo problemas si no me quieren tener en una institución. Que me despidan, pero que lo hagan bien. Luego de denunciar la semana pasada, me robaron los teléfonos, y esto no fue al azar, no es fortuito, no sé qué andarán buscando. ¿Si está todo normal por qué están despidiendo gente?”, cuestionó Centeno.

La lista de los doctores despedidos

  1. Eliette Centeno, médico especialista en Pediatría. Hospital San Juan de Dios, Estelí. 12 años de trabajar.
  2. Ángela Mendoza. Pediatra y abogada. Centro de salud Leonel Rugama en Estelí.
  3. Nelson Ríos Moncada. Ortopedista. Hospital Pedro Altamirano.
  4. José Ángel Olivas. Médico anestesista. Hospital San Juan de Dios. 26 años de trabajar en el lugar.
  5. Rosibel Sánchez Águila. Otorrinolaringólogo. 33 años de trabajar en Hospital San Juan de Dios.
  6. Carmen Corrales. Dermatóloga. Seis años. Hospital San Juan de Dios.
  7. Idania Cruz. Preparadora de fórmulas pediátricas. Hospital San Juan de Dios.
  8. María Largaespada. Médico general. Seis años. Hospital San Juan de Dios.
  9. María del Carmen Suárez López. Medicina integral. Diabetóloga. Centro de salud Leonel Rugama, Estelí. 25 años.
  10. Carlos Roberto García Vallejos. Pediatría. 29 años. Hospital San Juan de Dios.
  11. Gladis Xiomara Rosales Mondragón. Dermatóloga. 29 años. Hospital San Juan de Dios.
  12. Ervin Flores. Médico General. 20 años. Hospital San Juan de Dios.
  13. Fabiola Toruño Castillo. Otorrinolaringólogo. 17 años. Hospital San Juan de Dios.

Los doctores aseguraron que la lista puede aumentar. Todavía había cartas de despidos que no habían sido entregadas.