Confidencial

Merck, una empresa familiar que cumple 350 años de historia

César Bonilla, gerente general de la empresa para Centroamérica, República Dominicana y el Caribe. Cortesía | Confidencial

Merck es una transnacional de origen alemán que acaba de cumplir 350 años de historia en el ramo de la farmacéutica, y que en años recientes ha explorado nuevos negocios en química y en ciencias biológicas. Su presencia en Centroamérica inició en 1936 a nivel comercial, y desde 1971 como industria establecida con fabricación de productos desde Guatemala. En Centroamérica distribuyen 18 marcas en 19 clases terapéuticas como esclerosis múltiple, oncología, inmunología, endocrinología, diabetes, productos cardiovasculares, tiroides, metabolismo (colesterol), entre otras áreas.

César Bonilla, gerente general de la empresa para Centroamérica, República Dominicana y el Caribe, conversa sobre la visión y retos de la empresa, de cara a su próximo aniversario.

Merck es vista como una empresa de medicinas, pero se ve a sí misma como una compañía global de ciencia y tecnología ¿Cuál es la diferencia entre ambas visiones o percepciones?

Efectivamente somos una empresa de ciencia y tecnología, y ese nuevo posicionamiento viene porque no solo predecimos medicinas, tenemos tres divisiones en donde una de ellas si produce y comercializa productos farmacéuticos con productos de venta libre como de alta tecnología. La segunda división se dedica a la fabricación y comercialización de reactivos para industrias de investigación y desarrollos. La última división desarrolla materiales de desempeño como cristal líquidos, pigmentos para cosméticos o pintura automotriz, recubrimiento de vidrios y ventanas, captura de luz y otros productos. Si hemos tenido un posicionamiento como industria farmacéutica porqué así fue como empezamos hace 350 años en Alemania, y poco a poco se han venido ampliando las divisiones. Por eso nos vemos como una industria de ciencia y tecnología.

¿Cómo se vive dentro de una empresa que es más vieja que muchos países? Literalmente nacieron en una Europa y mundo que ha cambiado totalmente. ¿Cómo piensa una empresa dentro de sí misma o que visión tienen desde esa realidad?

Uno de los secretos de esta empresa y de cómo se vive dentro de ella es que es una empresa familiar, y al mantener el negocio durante varias generaciones ha ayudado a preservar los valores de la compañía, aun con el proceso de expansión global, con 55,000 empleados en 96 países.

La familia Merck, propietaria del 70% de la empresa, se encarga de revisar en persona cómo va el negocio en todas sus operaciones y eso le ha permitido a la empresa mantener sus valores de respeto, integridad, y transparencia, desarrollando tecnologías y adquirir empresas de manera estratégica. Estos valores se transmiten a toda la compañía y se mantenga en donde está, protegida de compras agresivas en el mercado.

¿Cuál es la situación de Merck en Centroamérica?

Estamos 17 países de Centroamérica y el Caribe, y nuestra primera inversión en la región fue en Guatemala hace más de 80 años a nivel comercial. Aquí manufacturamos productos y se exportan a diferentes mercados como Centroamérica, Colombia y Ecuador, entre otros. Nuestros centros de distribución están aquí en Guatemala para toda Centroamérica, y otro en la ciudad de Panamá, desde donde surtimos al Caribe.

Tenemos 450 colaboradores en Centroamérica, principalmente en comercialización y manufactura de productos farmacéuticos.

¿Qué podemos esperar para Centroamérica sobre esta visión de compañía global de ciencia y tecnología?

Acá en Centroamérica nuestra dedicación y esfuerzo es desarrollar y mantener nuestra fuerza laboral en todos los países, fortaleciendo para mejorar procesos de distribución y trade-marketing con el propósito de aumentar la gama de productos y el alcance con los consumidores, con lanzamiento de nuevos productos para atender a pacientes de esclerosis múltiple de tipo oral, o innovaciones para inmunología oncológica, entre otros.

¿Cómo es su relación con los gobiernos y ministerios de salud?

Los gobiernos siempre buscan como maximizar su poder de compra en relación a sus presupuestos, aumentando la cobertura de salud a la población.

Nosotros, en la medida de lo posible, buscamos modelos farma-económicos para ver la mejor manera de combinar o definir estrategias para el tratamiento de diferentes enfermedades.