Nación

Meseni demanda investigar asesinatos en el norte del país

Organismo requiere al Gobierno de Ortega una investigación exhaustiva “y no una simple formalidad condenada de antemano a ser infructuosa”

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), advirtió sobre “un incremento de la violencia en las zonas rurales de Nicaragua y en la frontera con Honduras”, donde varios opositores al régimen de Daniel Ortega fueron asesinados durante el mes de julio y sus familiares tienen “temor a sufrir represalias”.

La Comisión abordó la situación de derechos humanos en Nicaragua, en su boletín de julio de 2019, donde destacó que los familiares de las personas asesinadas sienten “desconfianza” en las instituciones del Estado e indicó que factores como la falta de independencia en el Poder Judicial y el limitado acceso de los medios de comunicación “dificultan contar con información precisa sobre las circunstancias en que ocurren estos hechos”.

Asimismo, el Meseni requirió al Estado de Nicaragua una investigación exhaustiva que debe ser asumida “como un deber jurídico propio y no como una simple formalidad condenada de antemano a ser infructuosa”, ya que es obligación del Estado investigar para “evitar la impunidad y que este tipo de hechos vuelvan a repetirse”.

  • Asesinato de un excontra y su hijo comprueba violencia estatal en el campo
  • Policía de León mata a joven de 22 años y hiere a otros dos

Además, el organismo subrayó que la investigación debe realizarse independientemente a quien pueda atribuirse la responsabilidad, ya que “si los hechos no son investigados con seriedad”, los autores “resultarían, en cierto modo, auxiliados por el poder público, lo que comprometería la responsabilidad internacional del Estado”.

Otro hecho violento que debe ser investigado es el asesinato de Bryan Murillo López, ocurrido el 17 de julio en la ciudad de León, así como las graves lesiones causadas con armas de fuego a su hermano Kenner Murillo López y su cuñado Javier Cortez Castillo. La CIDH enfatiza en que los familiares de las víctimas “denuncian que la casa fue atacada en la madrugada por la Policía Nacional de Nicaragua”.

Continuación de la represión y el estado policial

Además, el organismo “denunció la persistencia de los patrones de la represión como mecanismos de censura indirecta en contra de medios de comunicación, la ocupación desproporcionada del espacio público y la prohibición de las protestas sociales”.

El Meseni constató “actos de hostigamiento policial” en contra de quienes realizaron eventos en memoria de las personas asesinadas durante la operación limpieza, la negativa de la Policía para autorizar la marcha del día del estudiante; y la represión contra quienes intentaron manifestarse.

Asimismo, la Comisión destacó la “intensificación del seguimiento policial y hostigamiento en contra de defensores de derechos humanos”, entre ellos la abogada María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien fue detenida el 26 de julio en Masaya y este ocho de agosto fue remitida a juicio, en un proceso donde la acusan de obstruir funciones públicas.

De igual forma, integrantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y de otras  organizaciones beneficiadas con medidas provisionales por la Corte Interamericana son víctimas de asedio.

Por otro lado, la CIDH lamentó “el cierre del diálogo y, en particular, la falta de voluntad para alcanzar el restablecimiento efectivo de los derechos y garantías fundamentales restringidas en el contexto de grave deterioro institucional que se mantiene en el país”.

Más en Nación

Send this to a friend