Emergencia Coronavirus

Ministerio de Educación ordena vigilar a maestros a través de CLS, órgano del FSLN

Maestros son controlados y obligados a seguir órdenes ministeriales para subir asistencia escolar, pese al aumento de contagios y muertes en el gremio

El régimen de Daniel Ortega ordenó a través del Ministerio de Educación (Mined) que los Comités de Liderazgo Sandinista (CLS), el órgano de control político partidario del Gobierno a nivel de los barrios, se encarguen de llevar en las escuelas un control de la participación de los maestros en las actividades partidarias del FSLN. La instrucción es que se creen estos comités a nivel de cada centro escolar.

En ocasiones anteriores la orden ha sido caracterizar a los maestros según su nivel de lealtad con el partido o bien verificar si el profesor es opositor, y ahora quieren volver a hacerlo.

“La primera vez que levantaron esa lista fue después de abril de 2018, incluía a todas las personas que trabajaban en la escuela, hasta el guarda de seguridad. Las opciones eran: ‘duro’, ‘suave’, ‘sí’, ‘no’. ‘Sí’, significaba que simpatizaban con el FSLN, ‘no’, que era opositor. El opositor ‘duro’ era quien se rehusaría a participar en actividades partidarias y el opositor ‘suave’ era quien, a pesar de no ser sandinista, atendería la orden de ir a las actividades”, confiesa bajo anonimato una maestra de Masaya.

Según explica, una buena parte de los maestros no son sandinistas, pero se identifican como tales para evitar repercusiones; otros son sandinistas, pero no “danielistas” ni “murillistas”. Sin embargo, en el gremio hay malestar porque cada vez ordenan más actividades extracurriculares, a pesar de los atrasos en las lecciones que no han podido dar debido a la inasistencia escolar por la pandemia.

“Los sindicalistas más fanáticos del FSLN incluso llegan a amenazarnos, a decir que no van a tolerar a maestros que no participen en sus actividades y mucho menos a quienes critiquen al partido o al Gobierno”, cuenta.

Maestros contagiados son enviados “de boca” a reposo

Oficialmente se desconoce el número de maestros que se han contagiado en las escuelas, pero a cinco meses de la llegada de la pandemia se sabe que hay más 46 docentes que han fallecido por esta causa, según informa la Unidad Sindical Magisterial (USM).

En Carazo, explica un maestro que pidió no ser identificado por temor a perder su empleo, hay al menos 15 docentes que dieron positivo y que fueron enviados a guardar reposo en sus casas; sin embargo, ahora están preocupados porque las autoridades del Mined están haciendo auditoría y les están exigiendo a los directores mostrar los subsidios.

“Les dicen que van a resguardo por 21 días o más, pero ese reposo no se hace por escrito, es verbal; les dicen: ‘nosotros le vamos a informar al delegado’ y ahora que andan haciendo auditoría y ven que hay maestros que han faltado casi un mes, le dicen al director que si no hay constancia o subsidio el maestro puede ser despedido”, dice.

De parte de las autoridades del Mined no hay seguimiento hacia los maestros que se han contagiado, no les han suspendido el pago ––que ronda entre C$8000 – C$9000––, pero tampoco reciben algún tipo de apoyo.

“Es un boleo porque el INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) dice que ellos informan al Mined y el Mined dice que no tienen ningún reporte. Yo le pregunté a una funcionara del INSS y me dijo: ‘no se preocupen porque eso está reportado a nivel central. Es un reporte grupal que hacen’, pero no sabemos”, dice.

Leve incremento en la asistencia escolar

Desde el inicio de la pandemia el Ministerio de Educación ha unido esfuerzos para que los estudiantes regresen a las aulas, según denunciaron los docentes, que fueron obligados a ir casa a casa, aún en los meses con más incidencia de contagios y muertes, para convencer a los padres de familia de enviar a sus hijos a las escuelas e incluso les prometieron aprobarlos.

“En el colegio de secundaria en el que trabajo, la asistencia estudiantil ha aumentado. Ya anda por arriba del 50%”, dice la maestra de Masaya.

Sin embargo, los han seguido mandando a visitar al alumnado. “Nos dijeron que la Juventud Sandinista va a acompañar a los maestros en las visitas. A algunos maestros los padres de familia les han cerrado las puertas cuando llegan a las casas y temen que si llegan acompañados de miembros de la Juventud Sandinista será peor”, señala.

En Carazo la situación es parecida, aunque no hay un incremento en la asistencia escolar tan notorio, a los maestros les ordenaron realizar ferias, elaboración de comidas, desfiles en las comunidades, concursos de dibujo para animar a los estudiantes y padres de familia a volver.

Hace unas semanas, la vicepresidenta y vocera estatal, Rosario Murillo anunció que iniciarían los desfiles patrios en los barrios y comunidades, pero que este año serían “en pequeños formatos con mucho cuidado”.

“Los desfiles quieren hacerlos los días sábados del mes de septiembre para llamar a más población porque la mayoría de personas trabajan en la semana”, señala el docente, quien teme contagiarse durante estas actividades patrias.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend