Emergencia Coronavirus

Minsa oculta datos de nuevo caso positivo de COVID-19 en Nicaragua

Autoridades de Salud continúan comunicados se suma y resta y sostienen que no hay transmisión comunitaria; denuncias de subregistro siguen aumentando

Después de más de 24 horas de silencio estatal sobre el estado de la pandemia por la COVID-19 en Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa) sumó solamente un caso positivo y cuatro casos sospechosos, en su reporte oficial de este cinco de mayo, sin detallar el origen ni ningún otro dato del nuevo caso confirmado.

Pese a la información oficial cada vez más escasa sobre el avance de la pandemia en Nicaragua, el Minsa sostiene que no hay “transmisión local comunitaria”, mientras continúan incrementando las denuncias por casos sospechosos o “indeterminados”.

Manteniendo el método de suma y resta sobre el avance de la pandemia, el secretario general del Minsa, Carlos Sáenz, leyó el comunicado oficial, según el cual hay cuatro casos de COVID-19 en Nicaragua: “dos delicados y atendidos” y “dos delicados, pero estables”. El Minsa también sigue sin detallar qué significan estos términos, que médicos y especialistas en Salud califican de ambiguos.

El Gobierno de Nicaragua confirmó el primer caso positivo de COVID-19 en el país el pasado 18 de marzo. Desde entonces ha admitido 16 casos positivos, con cinco muertes confirmadas.

Desde el pasado 26 de abril, el Minsa había mantenido tres casos activos de COVID-19. El pasado dos de mayo añadió que de ellos había uno “delicado y atendido” y dos “delicados, pero estables”. Este cinco de mayo sumó otro “delicado y atendido”, pero no brindó ningún detalle al respecto. Entre los primeros casos admitidos hay 14 hombres y una mujer, entre 33 y 76 años de edad.

Sin embargo, médicos independientes indicaron, a principios de mayo, que hay al menos 33 casos de COVID-19 en los hospitales nicaragüenses, entre ellos media docena de médicos contagiados por la falta de equipos de protección, que el Gobierno se ha negado a garantizar, e incluso ordenó no usar para “no alarmar a la población”.

Este cinco de mayo, el Minsa indicó que “teníamos 16 personas en seguimiento responsable y cuidadoso. De ellas, han cumplido el período reglamentario cuatro personas, que hoy pasan a resguardo domiciliar. Quedan, por tanto, 12 personas, a las que se suman hoy cuatro más, para un total, esta mañana, de 16 personas en cuido y monitoreo responsable y permanente”.

El Minsa tampoco precisa el total de casos sospechosos registrados hasta esta fecha. El pasado 30 de abril, el mandatario Daniel Ortega dijo que se ha dado seguimiento ha 162 casos. Desde entonces, se habrían sumado una decena más como sospechosos, de quienes se desconocen sus condiciones y tratamiento.

Letalidad por COVID-19, según datos oficiales: 33%

Además, hay al menos tres fallecidos que el Ministerio de Salud no admite en su registro oficial. El Gobierno oculta en su lista de casos positivos y fallecidos a un despachador de vuelos, reportado en el Hospital Monte España, de Managua. Además, no reconoce entre los muertos por COVID-19 al hombre de 70 años, fallecido en su casa de Estelí, que había dado de alta. Y el tercer fallecido no reconocido, que tampoco está en la lista de positivos es el paciente de Chinandega a quien se negaron a practicarle la prueba.

Un análisis de datos publicado este dos de mayo por CONFIDENCIAL, confirmó que Nicaragua tiene la mayor letalidad por COVID-19 en toda Centroamérica, basada en los mismos datos oficiales del Ministerio de Salud (Minsa), que han sido cuestionados por epidemiólogos independientes, debido a la escasez de pruebas realizadas y la falta de transparencia.

A mes y medio desde la confirmación del primer caso positivo de covid-19 en Nicaragua (el pasado 18 de marzo), las autoridades han reportado la menor cantidad de casos positivos en la región, pero el registro de fallecidos coloca al país con la mayor letalidad de covid-19: un 28.57% de los casos, que se eleva a 33.3% con la confirmación de la quinta muerte este domingo, incluyendo el caso entre la lista de confirmados (pasando esta de 14 a 15), porque el paciente no había sido reportado antes.

Al incluir los tres muertes verificadas por fuentes médicas y familiares, sobre las que el Gobierno calla, el número de casos positivos de COVID-19 en Nicaragua se elevaría extraoficialmente a 17 casos positivos, con ocho fallecidos, de manera que la letalidad se elevaría hasta el 47%.

Preocupación por respuesta oficial de la pandemia

El régimen de Daniel Ortega ha sido amplíamente cuestionado por su manejo de la pandemia, mientras también ignora las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las medidas internacionales para prevenir la propagación del virus.

También la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha expresado su preocupación por la promoción de actividades multitudinarias, en las que participan simpatizantes sandinistas que el Gobierno también envía en visitas casa a casa, llegando a más de 900 000 hogares, según confirmó el pasado 30 de abril el mismo Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), también han demandado al régimen que garantice el derecho humano de los nicaragüenses a la salud.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend