Confidencial

Misión OEA dejó Nicaragua

Denis Moncada Colindres, representante permanente de Nicaragua ante la OEA y ahora nuevo canciller. Foto | EFE | Confidencial

La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que llegó al país la noche de este lunes para reanudar el diálogo político que sostiene con el gobierno del comandante Daniel Ortega, abandonó el país este miércoles de forma sorpresiva, confirmaron fuentes basadas en Washington a Confidencial.

El consejero del secretario general de la OEA, Luis Ángel Rosadillo, fue el único miembro de la misión que se quedó una noche más en el país, pero partió este jueves.

Estaba previsto que el jefe de la misión, Gonzalo Koncke, sí dejará Nicaragua este miércoles, y que el resto de funcionarios de la organización salieran el sábado.

Sin embargo, después de conocerse que la OEA canceló abruptamente las reuniones programadas con organismos de la sociedad civil y partidos políticos, alegando razones “ajenas a la misión”, fuentes señalan que han despegado de Managua antes de tiempo.

Gonzalo Koncke no ha respondido a un correo electrónico de Confidencial para saber las razones de haber levantado la misión. Las fuentes todavía no saben las razones por la que fue tomada esta decisión.

La OEA ha dicho que dará una respuesta institucional sobre la salida del país.

El miércoles, la misión de la OEA canceló de forma repentina las reuniones que tenía programadas con diferentes organismos de la sociedad civil y partidos políticos acreditados ante el Poder Electoral.

El argumento ofrecido por una funcionaria de la oficina de la OEA en Managua, Dalila Barrios, fue que las cancelaciones respondían a “motivos de fuerza mayor, ajenos a la misión”.

“Fue una sorpresa. Nos enviaron esa comunicación, informando que nuestra reunión con el consejero de asuntos específicos del secretario general, Luis Ángel Rosadilla, era cancelada. Es decir, ni siquiera reprogramada”, relató la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), la doctora Vilma Núñez.

Núñez dijo que el encuentro quedó pactado desde diciembre de 2016, cuando el secretario Luis Almagro visitó el país. Desde esa fecha, el CENIDH quedó en “constante comunicación” con el jefe de la misión que aterrizó la noche del lunes, Gonzalo Koncke.

Según Núñez, el 22 de mayo la oficina de Koncke les ratificó el encuentro a través de un correo electrónico y la fecharon para las nueve de la mañana de este 24 de mayo.

La misma notificación recibió el Frente Amplio por la Democracia (FAD), el Movimiento por Nicaragua y partidos políticos como Ciudadanos por la Libertad (CxL) y Alianza por la República, éste último partido comparsa del régimen del comandante Ortega.

“El encuentro lo gestionamos la semana pasada con el señor Koncke y esta mañana la sede de la OEA, a través de una llamada telefónica la reconfirmó. Lo extraño es que tres horas después nos estaban cancelando”, dijo Sergio Boffelli, dirigente del Movimiento por Nicaragua.

La noche de este martes la misión de la OEA se reunió en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, en Managua, con el cuerpo diplomático acreditado en el país. Presentaron a los embajadores su propuesta de observación electoral y el presupuesto de 18 millones de dólares que necesitan para poder ejecutar los acuerdos.

Embajadores presentes en esa reunión confirmaron a Confidencial que durante la reunión la misión de la OEA confirmaba reuniones “bilaterales de intercambio con organizaciones de la sociedad civil”. De hecho, eso estaba escrito en la propuesta presentada a los diplomáticos en el punto llamado “componente de fortalecimiento institucional”, en su inciso “a”.

De igual forma lo recuerda el CENIDH: “La reunión se basaba en el punto 3.5 del Artículo III del Memorándum de Entendimiento del 28 de febrero 2017 y desarrollado con más amplitud y precisión en el punto 2 sobre el Componente de Fortalecimiento Institucional del Perfil del Proyecto en referencia que circula en el país.

La doctora Núñez lamentó la decisión sorpresiva de la misión de la OEA, cuyo jefe dejó el país este miércoles. Mientras que la otra parte de la misión, en teoría, debe irse el sábado.

“Acciones de este tipo, sin explicaciones convincentes y claras, debilitan el esfuerzo que impulsan para aportar a la solución de los graves problemas que sobre la materia en cuestión existe en Nicaragua”, cuestionó la presidenta del CENIDH en una misiva enviada a Koncke. “La falta de una explicación clara no abonaría a fortalecer la credibilidad que el proceso en general requiere y podría enmarcarse dentro de la política excluyente que hay en nuestro país”.

Confidencial intentó comunicarse con el vocero de la OEA, Sergio Jellinek, pero no hemos obtenido respuesta. Tampoco Konche ha contestado a nuestras consultas.

La doctora Núñez dijo que se “merecen respeto y una explicación de parte de Konche”. Aunque no quiso especular las razones de la cancelación de la reunión. “Consideramos que el gobierno pudo habérselo prohibido, pero es mejor no suponer pero sí decir que esto es grave para la credibilidad de la OEA en este acuerdo”, insistió.

Para el dirigente del Movimiento por Nicaragua, Boffelli, esto demuestra “la falta de voluntad política” del gobierno de Ortega de ampliar el diálogo con otros sectores políticos y sociales, que demandan depuración total del sistema electoral.

El exdiputado Eliseo Núñez, miembro del FAD, cree que detrás de la cancelación de las citas está la aprobación este miércoles de la NicaAct por parte del subcomité del Hemisferio Occidental del Congreso. Es el primer paso del proyecto de ley (que impondría sanciones y castigaría a funcionarios corruptos del gobierno de Ortega) en toda la tubería legislativa para su aprobación.

“Puede ser que el gobierno de Ortega lo haga para endurecer su posición, y lo considere una acción inviable con este otro actor político (OEA) al que no le tiene nada que decir, porque no tienen acuerdo”, dijo Núñez.