Política

Centro Carter descarta posibilidad de cooperación con la misión de Penco

Misión de OEA vendrá “de a poco” a partir del 10 de octubre

“La OEA es un observador bastante pasivo”, afirma director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney



La presencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las votaciones municipales del próximo cinco de noviembre, en 153 municipios de Nicaragua, no garantiza que la misión vaya a tener un rol preponderante durante la jornada electoral, a juicio del director de Ética y Transparencia (EyT), Roberto Courtney.

A menos de seis semanas de las votaciones, la OEA anunció este martes, en un breve comunicado, que su misión encabezada por el uruguayo Wilfredo Penco llegará a Nicaragua a partir del próximo diez de octubre.

“El grupo base de la misión –compuesto por Penco y el subjefe de la misión, entre otros– estará integrado por 22 personas, y realizará su primera visita en la segunda semana de octubre”, indicó la OEA.

Según el “despliegue” trazado por el organismo, antes del diez llegará un “grupo móvil” que se encargaría de “observar/acompañar” la campaña electoral, que oficialmente arrancó el pasado 21 de septiembre. Además, un “grupo base” llegaría el 29 del mismo mes y un día después vendrían otros 11 coordinadores regionales que se juntarían para distribuirse en 14 departamentos del país durante la semana de las votaciones.

En total, la misión de la OEA estaría integrada por 60 “especialistas”, incluyendo a 24 observadores internacionales que serían “distribuidos por el país conforme a las exigencias de contemplar la elaboración de una muestra estadísticamente representativa”.

Irregularidades de las votaciones deben documentarse

Para el director ejecutivo de EyT, la “OEA es un observador bastante pasivo”, y  considera que los ciudadanos –en especial los organizados en partidos políticos y la Sociedad Civil– tendrán que realizar el mismo trabajo durante los comicios: documentar las irregularidades y hacerle planteamientos a la misión encabezada por el vicepresidente de la Corte Electoral de Uruguay, que ya ha venido al país como miembro de la cuestionada delegación del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela).

“Los partidos políticos, aparte de documentar bien sus señalamientos, tienen que pelear la batalla de la opinión pública. A un observador que lo considerás favorable, desfavorable, o neutro, se le trata del mismo modo: como un profesional al que si le enseñás la evidencia, el soporte de lo que señalás, en alguna medida vas a tener que ser persuasivo”, opinó Courtney en entrevista con el programa de televisión Esta Noche.

Lo mismo aplica para aquellos que señalan que Penco tiene antecedentes de condescendencia con el colapsado sistema electoral nicaragüense, cuando en el pasado elogió los procesos electorales, cuestionados incluso por la misma misión de la OEA que ahora representa a pedido del secretario general Luis Almagro, también uruguayo.

Penco
Wilfredo Penco, delegado como jefe de la misión de observación de la OEA en Nicaragua. Confidencial | Foto | academiadeletras.gub.uy

Courtney señaló que una de las razones por la que los partidos políticos querían la presencia de la OEA, es porque tiene un efecto de traducirle al electorado que hay, por lo menos, algunas condiciones para votar “y que también hay condiciones para que si algo inadecuado ocurre –como ha ocurrido en el pasado– se pueda poner en evidencia”.

Sin embargo, advierte que eso no quiere decir que la presencia de la OEA logre o consolide un cambio en el sistema electoral nacional. “Por su trayectoria, la OEA no agencia los cambios políticos ni los acelera”, recordó Courtney. “A la hora de que las cosas están funcionando, o antes que la sangre llegue al río, la OEA es un observador bastante pasivo”, ejemplificó.

OEA atada de manos ante países miembros

De acuerdo al director de EyT, la OEA toma mayor beligerancia en momentos de crisis, como por ejemplo la de Venezuela, que no es comparable al contexto nicaragüense.

Que la OEA esté compuesta por los Estados —representados por sus respectivos gobiernos — es una debilidad en el caso de la observación electoral. El experto afirmó que el organismo tiene trabas al momento de actuar en las crisis internas de cada país miembro. Si no se trata de una crisis de gravedad (como la venezolana, en la que Almagro ha sido crítico de primer orden), las naciones “se acuerpan” para que “no venga un organismo supra nacional a estarle diciendo qué hacer”.

presupuesto
El secretario General de la OEA, Luis Almagro, junto a Daniel Ortega, a principios de diciembre de 2016, en Managua. Foto / Presidencia

Ante el panorama venezolano, Courtney cree que la estrategia de la OEA respecto a Nicaragua es que “de una forma tranquila y suave, en un corto o mediano plazo, el país resuelva sus problemas”.

“Eso para decepción de la oposición, pero consistente con su historial de que la OEA no viene a agenciar cambios. Mientras la población esté tranquila, mientras los indicadores estén más o menos bien, la OEA no viene a tirar leña al fuego. No lo ha hecho nunca, no lo hará ahora”, considera Courtney.

Centro Carter descarta cooperación con la OEA

Este martes, el Centro Carter, de los Estados Unidos, el Instituto Nacional Demócrata (NDI) y la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh) organizaron en Managua el foro “Elecciones Municipales y Observación Electoral Nacional”, que contó con la asistencia de la directora del programa de América Latina y el Caribe del Centro Carter, Jennie Lincoln.

Foro del Centro Carter
Asistentes al foro “Elecciones Municipales y Observación Electoral”, este 26 de septiembre, en Managua.

Al foro asistieron políticos de diferentes partidos y movimientos, entre ellos representantes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Ciudadanos por la Libertad (CxL), el Frente Amplio por la Democracia (FAD), entre otros.

En la mesa central del foro participaron los observadores electorales Manfredo Marroquín (Guatemala), Alejandra Barrios (Colombia) y Courtney, de Nicaragua, en representación del consorcio de observadores nacionales Panorama Electoral.

Un par de horas antes de que la OEA emitiera su comunicado, indicando cuándo llegaría su misión, Lincoln justamente comentó que quién debería de responder porqué la OEA no está en Nicaragua, bajo los acuerdos que se firmaron el pasado 28 de febrero, es el Gobierno de Nicaragua.

“Yo no estoy aquí para defender a la OEA… pero ¿por qué no está contestando el Gobierno la pregunta? Ellos firmaron un acuerdo, entonces, ¿por qué no están arrancando ese proyecto? En vez de preguntar a la OEA por qué no están aquí, yo pregunto al Gobierno: ¿Por qué no está aquí la OEA bajo el acuerdo que firmaron con ellos?”, indicó Lincoln.

La directora del programa de América Latina y el Caribe del Centro Carter también descartó que el Centro establezca alguna cooperación de trabajo con la OEA, como las que han logrado en otros países. “No hemos tenido nada de una alianza para una observación en Nicaragua. Por una parte, ellos tienen una invitación, y nosotros no”, sentenció.

¿Cuánto cuesta la misión OEA en Nicaragua?

La misión que llegará a Nicaragua traería consigo un presupuesto de 400 mil dólares a un millón de dólares, según cálculos del director de EyT, que ya ha participado como observador junto a la OEA y sostiene que ya hay parámetros establecidos para estas misiones, como los boletos de avión, estipendios, seguros, estadía y seguridad.

“Lo típico de la OEA es que cada observador termina costando entre dos y tres mil dólares al día, cuando sumás sus pasajes, viáticos, hotel y alquiler de vehículos”, afirmó Courtney

Hasta ahora, la misión encabezada por Penco no ha detallado quién ha sido el donante para ejecutar la misión en el país.